LE PASA FACTURA SU ENEMISTAD CON NÚÑEZ BOLAÑOS

Alaya pierde su gran batalla: se aleja de los ERE y sólo el CGPJ puede ‘salvarla’

La única esperanza que le queda a Alaya para continuar al menos en parte en la causa de los ERE es que el Consejo General del Poder Judicial le permita seguir en comisión de servicio

Foto: La juez Mercedes Alaya. (EFE)
La juez Mercedes Alaya. (EFE)

¿Salvar a la soldado Alaya? Es lo que desean los alayistas. Pero el Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla no es el escenario de una película de Spielberg. Tan sólo el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) puede evitar que la juez Mercedes Alaya pierda de modo definitivo su gran batalla: la causa de los ERE, el mayor caso de corrupción de la historia de Andalucía, con un fraude que ella calculó en 855 millones de euros, pero que podría verse reducido a apenas 151 tras los errores en su instrucción, desmontada por el abogado imputado Carlos Leal.

El intenso y nada disimulado enfrentamiento de Alaya con María Ángeles Núñez Bolaños, la juez titular del juzgado más famoso de la comunidad andaluza y uno de los más mediáticos de España, ha estallado de una manera ya definitiva con la separación en tres partes del caso de los ERE. Núñez Bolaños, acusada por Alaya de tener amistad con el consejero de Justicia e Interior, Emilio de Llera, que este confirmó, ha atendido la petición de la Fiscalía Anticorrupción, que en reiteradas ocasiones arguyó que lo mejor era la división del caso.

La magistrada sevillana no sólo no hizo caso a la Fiscalía, sino que expresó la necesidad de continuar con la macrocausa por las estrechas conexiones entre los distintos actores e imputados y los delitos de los que se les acusa. El auto de Núñez Bolaños, dictado y notificado ayer mismo por la mañana, se puede recurrir ante la Audiencia Provincial de Sevilla. Las defensas de los acusados no deseaban esta posibilidad porque se aleja la posible prescripción de los delitos. De hecho, el escrito judicial abre la posibilidad del fin de la instrucción de alguna de las causas e incluso del juicio.

María Núñez Bolaños en su nuevo despacho en el juzgado de instrucción 6 de Sevilla. (EFE)
María Núñez Bolaños en su nuevo despacho en el juzgado de instrucción 6 de Sevilla. (EFE)

Fuentes jurídicas próximas al caso explicaron a El Confidencial que la división se formula sobre el criterio de base de Alaya “de que todas las ayudas fueron ilegales”. Esto no es así. El Tribunal Supremo tiene claro que hay que analizarlas una a una y la Junta de Andalucía ha admitido que las prejubilaciones son legales. “Al dividirse la causa si en una póliza no hay trabajadores intrusos se puede archivar todo”, señalaron estas fuentes jurídicas. La división del caso también puede causar otros problemas. Hay ejemplos como el del exconsejero de Empleo Antonio Fernández, implicado en varias de las causas, a los que se les debería juzgar no por separado, sino en conjunto. 

¿Cómo se dividirá el caso? Habrá una causa por la que se concedían las ayudas; otra pieza con las sobrecomisiones cobradas por las aseguradoras y los sindicatos en la tramitación de las ayudas, y un tercer bloque que incluiría las más de 200 piezas, una por cada ayuda sociolaboral o directa a empresas. “En cuanto a las sobrecomisiones existe un error de concepto: se trata de ayudas a trabajadores”, expresaron a este diario fuentes jurídicas especializadas en este asunto. 

“Enjuiciamiento de forma inmediata”

El escrito judicial de Núñez Bolaños califica como “innegable” que la división contribuiría “decisivamente a la agilización de la causa, simplificación y activación del procedimiento”, según el artículo 762, sexto, de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. “Existen expedientes de concesión de subvenciones y ayudas sociolaborales respecto de los cuales casi no quedan diligencias que acordar y, en las que en muchas de ellas no se ha avanzado nada, prácticamente, desde el inicio de la instrucción, pudiendo ser elevadas a enjuiciamiento de forma inmediata”, señala.

La única esperanza que le queda a Alaya para continuar al menos en parte en la causa de los ERE es que el Consejo General del Poder Judicial le permita seguir en comisión de servicio en el Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla. La comisión permanente del CGPJ tiene encima de la mesa la última palabra sobre el sistema de reparto propuesto por el TSJA (Tribunal Superior de Justicia de Andalucía) para que Alaya continuará investigando los ERE. El CGPJ podría reunirse este mes de agosto o ya en el mes de septiembre para adoptar una resolución, la última esperanza de la juez.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios