Es noticia
Menú
Pulido benefició a González Cobos con una permuta de bienes por acciones en Cajasol
  1. España
  2. Andalucía
AMPLIACIÓN DE LA DENUNCIA ANTE LA FISCALÍA

Pulido benefició a González Cobos con una permuta de bienes por acciones en Cajasol

La sociedad del número uno del Grupo Inmobiliario Ferrocarril consiguió un lote de inmuebles mientras la entidad financiera entró en el accionariado de GIF gracias a la amistad del presidente de Cajasol

Foto: Antonio Pulido, en una imagen de archivo. (Efe)
Antonio Pulido, en una imagen de archivo. (Efe)

Antonio Pulido, presidente de la Fundación Cajasol, benefició al comprador de su casa de Sevilla, el empresario Rafael González Cobos, con una “permuta encubierta” de bienes de la entidad Cajasol que presidía por acciones del Grupo Inmobiliario Ferrocarril, propiedad de González Cobos, según consta en una denuncia ante la Fiscalía de Sevilla presentada el pasado 24 de febrero por el Observatorio de la Ciudadanía contra la corrupción y a la que ha tenido acceso El Confidencial (ver documento).

Un mes antes de la salida a Bolsa de Banca Cívica, grupo en el que estaba integrado Cajasol, se vendió a Valdeobispo y Sierra de Almaraz S.L., sociedad patrimonial de González Cobos, propietaria del 60% del accionariado del Grupo Inmobiliario Ferrocarril, un lote de inmuebles valorados en 19 millones de euros que pertenecían a la entidad financiera. En concreto, se trataba de un solar en Camas (Sevilla), otro en calle Maimónides, en la capital andaluza, y otro en la calle Alcalá de Madrid, en pleno barrio Salamanca.

El Grupo Inmobiliario Ferrocarril, sin actividad hasta entonces en Andalucía y sin relación alguna con la caja hispalense hasta que en marzo de 2010 su presidente adquirió la casa de Pulido en el barrio de la Macarena de Sevilla por 1,1 millones de euros a través de su sociedad Gabinete Jurídico y Servicios Inmobiliarios, ya contaba desde 2007 entre sus accionistas con Caixanova y Bankia (Caja Ávila), con un porcentaje del 20%. Entraron a 6.900 euros por acción con un desembolso de 20 millones de euros.

placeholder Los copresidentes de Banca Cívica Antonio Pulido y y Enrique Goñi en 2011. (EFE/Ángel Díaz)
Los copresidentes de Banca Cívica Antonio Pulido y y Enrique Goñi en 2011. (EFE/Ángel Díaz)

“Abuso de influencias”

El acuerdo de inversión se llevaba negociando muchos meses antes. Se empieza a trabajar inmediatamente después de la compra de González Cobos de la vivienda de Pulido. El consejo de Cajasol lo estudió el 27 de enero de 2011. La operación se cerró el mes de febrero, aunque no se hizo público hasta el mes de junio. “Existe una clara relación causa-efecto”, apuntan fuentes conocedoras de la operación entre estos dos amigos que se conocieron en las Juventudes Socialistas, estuvieron más de una década con vidas ajenas y luego volvieron a coincidir y a solidificar su amistad. Eran asiduos del palco del Santiago Bernabéu.

Pulido, “abusando de sus influencias y puesto en la entidad Cajasol, vende su vivienda a un precio fuera de mercado, a una empresa [la de González Cobos] de 3.000 euros de capital social, sin actividad ni antes ni después en esta localidad, sin destino ni interés en la explotación, con un crédito concedido por la CAM (directivos imputados en situaciones similares)sin criterioni análisis de riesgos, como lo prueba que el crédito no fuera abonado ni en las primeras cuotas, y hoy está ejecutándose como si se tratara de un préstamopersonal, ya que ejecutar la hipoteca tendría doble quebranto para la CAM”, según el escrito presentado a la fiscalía.

El Grupo Inmobiliario Ferrocarril (GIF) que preside González Cobos argumenta que no ha realizado negocio con esos activos. De las 11 viviendas, aún quedan cinco pendientes de venta y las que se vendieron se adjudicaron a un precio un 50% por debajo del coste de adquisición. Las plazas de garaje actualmente tienen un valor unitario de 42.615 euros, “muy por debajo de los 97.281 de su adquisición”.

El ático de la “emergencia”

GIF, que asegura que entre 2010 y 2012 mantuvo el valor de los activos netos (NAV), magnitud de referencia contable en el sector, califica como “muy difícil” la financiación y comercialización de los solares en Camas (Sevilla) y la calle Maimónides de la capital andaluza, “ni Cajasol pagó un precio excesivo por su entrada en el accionario del Grupo Ferrocarril, ni éste ha registrado plusvalías mediante la enajenación de los bienes dados en pago de las acciones”. Los dos áticos de la calle Alcalá se unieron “para mejorar su posibilidad de venta”. No se ha logrado vender. “El ático [que utilizó Pulido en alguna ocasión ‘para alguna emergencia’] se encuentra en proceso de reforma en este momento por lo que no tiene un precio asignado aún.Éste será de entre 2 y 2,5 millones cuando se ponga en el mercado”, subrayan fuentes de la compañía inmobiliaria.

Estas mismas fuentes remarcan que la operación contó con el visto bueno de sociedades de tasación nacionales y auditores internacionales: “La entrada en el accionariado de Cajasol no fuepor amiguismo, ni por la venta de la casa. Fue una decisión puramente empresarial”.Como explica a El Confidencial un directivo del GIF, este grupo no mantuvo, según su relato, reuniones directas con Pulido, sino que fue el área de expansión de la compañía y el equipo de Cajasol quienes capitanearon este proceso.

La denuncia se pregunta si la sociedad patrimonial de González Cobos recibió una transferencia de 800.000 euros en 2012 al margen de la cantidad pactada en la permuta encubierta, “poco antes de la incorporación de Banca Cívica (Cajasol) a La Caixa”. Según GIF, ese gasto supuso el 50% de los impuestos de transmisiones patrimoniales que le correspondía a Cajasol por la venta. “Todo se aprobó en los comités de inversión”, señalan en el grupo.

Los “negocios particulares” de Pulido

El Observatorio de la Ciudadanía contra la Corrupción también se cuestiona si el consejo de administración de la entidad financiera conocía la vinculación del empresario “en negocios particulares” de Pulido, imputado por estafa, y manifiesta que no fue “una operación ordenada y aprobada en el seno de los órganos de gobierno de Banca Cívica originándole un quebranto considerable y, sobre todo, planificado, previsto y realizado”.

Fuentes próximas al presidente de la Fundación Cajasol, tras negar que Pulido y González Cobos fueran amigos (“eso es mentira”, expresaron de forma contundente a este diario), como sí confirmaron las fuentes del Grupo Inmobiliario Ferrocarril, subrayaron que el ex número uno de la entidad financiera andaluza, que entró en El Monte a pesar de un grave informe de la Cámara de Cuentas, no está presente “en todas las operaciones empresariales”. Estas mismas fuentes de la fundación, tutelada por la Junta de Andalucía, negaron que el Banco de España (BdE) planteara “algún problema” en la operación. Según la denuncia, el BdE sí ordenó provisionar fondos.

“En los nueve años y medio como presidente de entidad financiera [en El Monte se gastaron 4.000 euros en tarjetas en casinos, clubes, ropa y alimentación, además de los 17.887,67 euros de Pulido] no existe ninguna operación que se haya hecho de forma irregular; los órganos de Gobierno están compuestos por un equipo de personas muy profesionalizado. Aquí no existe ninguna permuta encubierta, ni ningún documento privado entre Pulido y González Cobos”, remató a este diario un directivo de la Fundación Cajasol.

Antonio Pulido, presidente de la Fundación Cajasol, benefició al comprador de su casa de Sevilla, el empresario Rafael González Cobos, con una “permuta encubierta” de bienes de la entidad Cajasol que presidía por acciones del Grupo Inmobiliario Ferrocarril, propiedad de González Cobos, según consta en una denuncia ante la Fiscalía de Sevilla presentada el pasado 24 de febrero por el Observatorio de la Ciudadanía contra la corrupción y a la que ha tenido acceso El Confidencial (ver documento).

Cajasol Antonio Pulido Banca
El redactor recomienda