sobre SU GESTIÓN EN INTURJOVEN DE 2001 A 2006

La Junta colocó a Pulido en El Monte pese al grave informe de la Cámara de Cuentas

La Junta de Andalucía ignoró un informe demoledor de la Cámara de Cuentas andaluza contra la gestión del presidente de la Fundación Cajasol, Antonio Pulido

Foto: La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, junto al presidente de la Fundación Cajasol, Antonio Pulido (d). (EFE)
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, junto al presidente de la Fundación Cajasol, Antonio Pulido (d). (EFE)

La Junta de Andalucía ignoró un informe demoledor de la Cámara de Cuentas andaluza contra la gestión del presidente de la Fundación Cajasol, Antonio Pulido, para colocarlo en la Presidencia de la caja de ahorros El Monte, embrionaria de Cajasol. El informe resaltaba la ausencia de control interno, “con pagos sin justificar y facturas sin localizar” en Inturjoven (empresa andaluza de gestión de instalaciones y turismo juvenil), la empresa en la que Pulido fue gerente entre 2001 y 2006.

El órgano de control del Parlamento de Andalucía alertó en su informe, fechado en Sevilla en mayo de 2005 y referente a la gestión del año 2003, que la sociedad recibió en el año de la fiscalización de la cámara encargos de ejecución de distintas consejerías y organismos autónomos de la Junta de Andalucía, con la finalidad de gestionar diversas actuaciones que no estaban relacionadas directa o indirectamente con su objeto social”.

La contabilidad de Inturjoven se convirtió en uno de los agujeros negros de la gestión pilotada por Pulido. El Departamento de Auditoría y Control Interno no contaba con un plan anual, aprobado por la dirección de la empresa, que detallara las actuaciones por desarrollar para “garantizar el adecuado funcionamiento de los sistemas de control administrativo y contable”.

Contra las normas contables

Ni siquiera disponía de un inventario. Esta circunstancia impedía conocer la ubicación física de los bienes y su estado de uso, afectando a las garantías sobre la fiabilidad de los registros contables y su reflejo en las cuentas anuales. El informe lo expresaba de modo muy claro: “Resulta necesario disponer de un registro o inventario donde estén debidamente identificados todos los bienes e instalaciones con los que la empresa cuenta para el desarrollo de su actividad, en el que se identifique su ubicación física, estado de uso y situación jurídica de los mismos”.

Además, las cuentas anuales del ejercicio 2003 no recogen la valoración de los derechos de uso de la red de instalaciones de la comunidad autónoma adscritas a la empresa pública “contraviniendo la normativa contable que le es de aplicación”. La empresa tampoco fue objeto de inspección por parte de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT). “El criterio contable, y en consecuencia fiscal, seguido desde el ejercicio 2000 puede ser objeto de interpretaciones divergentes por parte de la Administración Tributaria, considerando los fondos como subvención de explotación y siendo por tanto de aplicación la regla de la prorrata del IVA”, incide el órgano de control.

La Cámara de Cuentas de Andalucía también registra como “incidencias más importantes” partidas de ejercicios anteriores sin seguimiento del departamento de contabilidad. También facturas pagadas en efectivo en las instalaciones que no se localizan en servicios centrales para su contabilización; se trata, por lo tanto, de pagos sin justificar. Hay más: contabilización duplicada de pagos, cobros, ingresos y gastos; pagos duplicados, realizados en efectivo por la instalación y posteriormente por los servicios centrales mediante transferencia bancaria a proveedores y un pago en efectivo de factura por importe de 573,78 euros que no corresponde a Inturjoven, que lleva 24 años de existencia.

El ‘tridente’ Zarrías, Viera y Susana Díaz

Tras conocerse este informe, el entonces consejero de Presidencia de la Junta de Andalucía, Gaspar Zarrías, pensó en destituir a Pulido. No sólo no ocurrió eso, sino que fue ascendido a presidente de la caja de ahorros El Monte, donde ya ejercía como secretario general. La intervención del entonces todopoderoso José Antonio Viera, señalado en el caso ERE al igual que Zarrías, y entonces secretario provincial del PSOE de Sevilla, fue determinante para frenar el cese del ahora presidente de la Fundación Cajasol. A las órdenes de Viera en el socialismo sevillano, como secretaria de organización, figuraba la hoy presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz.

El exconsejero andaluz de Empleo y Desarrollo Tecnológico José Antonio Viera. (EFE)
El exconsejero andaluz de Empleo y Desarrollo Tecnológico José Antonio Viera. (EFE)

Pulido logró, con gran habilidad política, minimizar las consecuencias de este informe para su futuro financiero y fue incluso mucho más allá: fichó para El Monte a Lázaro Cepas, su estrecho colaborador en Inturjoven. Cepas era su consultor particular jurídico en la empresa y luego fue secretario general y director general de Cajasol. Hoy trabaja en el bufete BC&C Abogados de la capital andaluza.

El presidente de la Fundación Cajasol se enfrenta a la apertura de diligencias por parte de la Fiscalía de Sevilla por la venta de su casa en la misma ciudad en marzo de 2010, como publicó El Confidencial el pasado 18 de diciembre. También está imputado por estafa en un juzgado de Sevilla. La fundación, tutelada por la Junta de Andalucía, controla un patrimonio de 500 millones de euros.

Andalucía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios