Susana Díaz y Antonio Maíllo se reúnen e IU rechaza una "ruptura pactada"
  1. España
  2. Andalucía
ALTOS CARGOS SE PLANTEAN LA DIMISIÓN

Susana Díaz y Antonio Maíllo se reúnen e IU rechaza una "ruptura pactada"

La dirección del partido sigue apostando por resistir y ordena que nadie deje el sillón hasta que no se consume la ruptura con el PSOE de Susana Díaz

Foto: El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Diego Valderas. (EFE)
El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Diego Valderas. (EFE)

Dimisiones en el aire

Dentro de Izquierda Unida comienzan a oírse cada vez más voces que piden que los altos cargos de esta formación dentro del Gobierno presenten su dimisión y se ahorren el espectáculo de que los echen. La orden del coordinador regional de IU, Antonio Maíllo, sigue siendo la de resistir y esperar a que la dirigente socialista firme los ceses. Consideran que ese escenario, por mucho que haya voces que hablen ya de “humillación” por parte de los socialistas, es el que mejor contribuye a dejar claro que esto es una ruptura “unilateral” del acuerdo y que responde “solo a intereses particulares de Susana Díaz y el PSOE”.

IU ostenta la vicepresidencia del Gobierno andaluz y otras dos consejerías, Fomento y Turismo. Los máximos representantes de este partido en la Junta, Diego Valderas, Rafael Rodríguez y Elena Cortés ya saben que hay altos cargos que no están de acuerdo con permanecer a cualquier precio en sus sillones y han amagado con dimitir en las próximas horas. El partido de Antonio Maíllo tiene que decidir si es capaz de controlar esta división y llegar unidos hasta el final o encajará una dura foto de división interna. En la Consejería de Turismo, por ejemplo, se han desconvocado ya todos los actos previsto para el consejero en Fitur la próxima semana en Madrid.

Los socialistas tienen claro que cuando se consume la ruptura en el Gobierno andaluz cesarán inmediatamente a los consejeros de Izquierda Unida. No habrá un Gobierno en funciones en el que las dos fuerzas políticas sigan conviviendo. Susana Díaz tendrá que firmar la reestructuración de su Ejecutivo y repartir entre los consejeros socialistas las competencias que ahora mismo están en manos de sus socios. En concreto, se ampliarán las consejerías de Presidencia, Educación y Cultura y Medio Ambiente. Se avecina una guerra sin cuartel y el divorcio amenaza con ser sonado. En IU crece a la velocidad del rayo el sentimiento de “traición” por parte de los socialistas y todo señala a que se tardará mucho tiempo en que las heridas cicatricen.

Quienes nunca han estado a favor del pacto con el PSOE están en este escenario más fortalecidos que nunca. Las malas relaciones y la desconfianza que han presidido las relaciones entre PSOE e IU en Andalucía durante años están de nuevo instaladas. Ha costado décadas que estas dos fuerzas políticas volvieron a tenderse la mano después de la pinza entre PP e IU que desde 1994 a 1996 mandó en el Parlamento andaluz. Ahora, todos admiten que las relaciones están absolutamente rotas y que la relación será “muy difícil de recomponer”. IU ya ha advertido de que no volverá a facilitar un gobierno del PSOE en la comunidad.

La operación de los ERE

Por otro lado, el PSOE sigue sin confirmar su operación para garantizar el blindaje de los aforados ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía y señalados por la juez Mercedes Alaya en el caso de los ERE. Los exconsejeros Carmen Martínez Aguayo, Antonio Ávila, Francisco Vallejo y Manuel Recio perderían su aforamiento en el momento en el que se disuelva el Parlamento andaluz. Quedarían en manos de la juez Alaya en vez del TSJA.

La única opción para alargar su blindaje como aforados durante la campaña electoral es que entren a formar parte de la Diputación Permanente, el órgano que vela por las tareas parlamentarias cuando la Cámara se disuelva. Recio sí forma parte de este órgano en calidad de vocal. El PSOE ha registrado una iniciativa que se resolverá en el pleno extraordinario del lunes cesando a cinco de sus miembros en la Diputación Permanente pero sin dar los nombres de quienes lo sustituirán. Aunque la versión oficial sigue jugando al despiste, la operación cada vez está más clara. Fuentes del juzgado de Alaya han confirmado que la juez ya ha terminado la exposición razonada para desviar la causa de estos aforados al TSJA. No obstante, fuentes judiciales aclaran que el caso volvería a mano de la magistrada si estos diputados perdieran su blindaje.

Susana Díaz Izquierda Unida PSOE Junta de Andalucía
El redactor recomienda