Los compañeros de Sánchez-Gordillo dejan la dirección de IU por el pacto con el PSOE
  1. España
  2. Andalucía
Cañamero lo anuncia en twitter

Los compañeros de Sánchez-Gordillo dejan la dirección de IU por el pacto con el PSOE

Destacados dirigentes como Diego Cañamero abandonan la militancia como protesta mientras que el partido “congela” su participación en Izquierda Unida

Foto: Los compañeros de Sánchez-Gordillo dejan la dirección de IU por el pacto con el PSOE
Los compañeros de Sánchez-Gordillo dejan la dirección de IU por el pacto con el PSOE

"Aunque sea el día de los inocentes, no puedo seguir ni un día más. Mis respeto y apoyo a la militancia de base de IU”. Con este mensaje en la red Twitter el histórico dirigente jornalero Diego Cañamero anunciaba su salida de Izquierda Unida como protesta por el pacto de Gobierno con los socialistas en Andalucía y después de que la asamblea de este partido decidiera aplazar a junio un referéndum sobre la coalición. Cañamero se convierte uno de los rostros más conocidos que han decidido abandonar IU, en un momento en el que la CUT ya había coqueteado y anunciado un posible salto a Podemos.

No ha sido el único. Otros dirigentes importantes, incluso algunos con sillones en la dirección regional de Izquierda Unida, anunciaron también su marcha. El secretario de organización de la CUT y portavoz de IU en la Diputación de Sevilla, Manuel Rodríguez, también ha dado un portazo, como José Caballero y María García, que también ocupan sillones en la dirección de la federación de izquierdas.

Estos nombres representan la opción más radical dentro de la CUT. La decisión mayoritaria ha sido la de “congelar” su presencia en IU pero no abandonar la militancia. El diputado de la CUT en el Parlamento andaluz, Álvaro García Mancheño, explicó a El Confidencial que esa “congelación” supone “suspender la participación en los órganos de dirección y en el Consejo Andaluz de IU hasta que se rompa el pacto con el PSOE o cambien mucho las relaciones en el Gobierno andaluz”. Sin embargo, los militantes de la CUT que tengan cargos orgánicos o institucionales seguirán desempeñándolos “sin problema” a menos que la dirección de IU decida lo contrario. La situación es un tanto peculiar. El propio García Mancheño, que sustituyó a Sánchez Gordillo en el escaño semanas atrás, aseguró que seguirá en el Parlamento con normalidad y justificó que hace menos de una semana votara a favor del Presupuesto andaluz para 2015 aunque precisamente los recortes en estas cuentas han sido esgrimidos como el detonante del estallido de la CUT. Según sus explicaciones, él votó en contra de las enmiendas del PP pero no asumió la globalidad de la ley presupuestaria.

El otro histórico rostro de la CUT, Juan Manuel Sánchez Gordillo, no asistió a la asamblea del partido celebrada este domingo por seguir “convaleciente” aunque sí hubo una representación de su localidad, Marinaleda, que según fuentes de la reunión apoyó no salir de IU pero sí tensar las relaciones como medida de protesta. Lo que sí confirman desde la CUT es que este episodio no significará la futura integración de este partido en Podemos, como habían expresado públicamente varios dirigentes, entre otras cosas, admiten, porque la formación de Pablo Iglesias les ha dado un sonoro portazo.

García Mancheño confirmó que sí han existido contactos con dirigentes y portavoces de Podemos en Andalucía pero que los requisitos impuestos no serán aceptados por la CUT. Tras explorar la posibilidad de una confluencia, desde el partido de Pablo Iglesias dejaron claro que están abiertos a que quien quiera se inscriba en esta formación y se sume dejando atrás las siglas de la Candidatura Unitaria de Trabajadores. “La suma supondría la pérdida de nuestra identidad y no estamos dispuestos a eso. No vamos a hacer lo mismo que Izquierda Anticapitalista”, añade. Este último partido planea su disolución y su conversión en asociación el próximo enero para sortear el veto que Podemos ha impuesto en los órganos de dirección a quien ostente alguna otra militancia.

Izquierda Unida Juan Manuel Sánchez Gordillo Diego Cañamero
El redactor recomienda