TRAS LA PRUEBA DE LAS MUNICIPALES

Maíllo aplaza a junio un referéndum sobre la salida del Gobierno de Susana Díaz

El coordinador general de Izquierda Unida Andalucía, Antonio Maíllo, ha propuesto realizar un referéndum el próximo mes de junio sobre la coalición con el PSOE

Foto: Alberto Garzón, hoy, en Borujos (Sevilla). (Efe)
Alberto Garzón, hoy, en Borujos (Sevilla). (Efe)

Izquierda Unida planea permanecer en el Gobierno andaluz de Susana Díaz, al menos hasta junio, cuando pasen las elecciones municipales del próximo mayo y en cuenta atrás de las andaluzas. La dirección regional de Antonio Maíllo ha logrado un gran respaldo (77%) y acallar las voces críticas que pretendían una ruptura inmediata del acuerdo con el PSOE con dos promesas. Propondrán una comisión de investigación en el Parlamento andaluz “sobre la corrupción en Andalucía”. Es algo inédito y que tiene difícil encaje en el Reglamento de la Cámara.

IU mezclará en su propuesta las ramificaciones de Gürtel y Bárcenas en Andalucía, el caso de los cursos de formación y la supuesta trama de amaños y sobornos de la empresa Fitonovo. Un tótum revolútum que, según ha sondeado El Confidencial, ha descuadrado e indignado a los socialistas, que lo han tachado de “brindis al sol” y “charlotada”. La propuesta se oficializará en un pleno extraordinario sobre corrupción que se celebrará en enero. Quizás el órdago de IU pueda acabar de dar munición a Susana Díaz para adelantar las andaluzas al próximo mes de febrero, aunque de momento la hoja de ruta marca ir a 2016. Vienen curvas para el Gobierno andaluz.

La segunda gran carta que ha jugado Antonio Maíllo es dar una patada hacia adelante al referéndum sobre la permanencia en el Gobierno autonómico. Será en junio cuando la dirección evalúe el cumplimiento del pacto y decida si llama a sus bases a una votación. El temario del examen incluye cinco leyes que tachan de prioritarias. La banca pública, la creación del llamado banco público de tierras, la aprobación de una norma de suministro vital que impida los ‘desahucios’ de luz y agua, la renta básica y una ley integral de igualdad serán los símbolos de izquierda que midan si sigue o no el acuerdo.

Alberto Garzón, en Sevilla

La asamblea de IU en Andalucía ha contado con la presencia de Alberto Garzón como estrella invitada y la ausencia destacada de Cayo Lara, que se ha excusado por motivos de agendas. Por algo la dirección andaluza está en la génesis de la llamada operación Garzón, para lanzar al diputado malagueño como candidato en las generales y nuevo rostro del partido. Maíllo ha pedido también respaldo a la dirección para hacer cambios en la primera fila en Andalucía que según han aclarado posteriormente podrían afectar tanto al partido como a su presencia en el Gobierno de Susana Díaz.

El ambiente en los debates ha sido tenso e intenso, con opiniones muy duras contra la permanencia en el Gobierno andaluz y contra el PSOE

Aunque hace días que se especula con una posible maniobra para que Diego Valderas, excoordinador regional y vicepresidente de la Junta, dé un paso atrás y Antonio Maíllo entre en el Gobierno como plataforma para mejorar su conocimiento y reforzar su liderazgo ante las próximas autonómicas, fuentes de la dirección han descartado “de momento” ese escenario. Sí que hay una corriente mayoritaria que opina que el discurso de Valderas es demasiado complaciente con el PSOE y la presidenta andaluza. De hecho, ella lo prefiere como interlocutor y ningunea a Maíllo cada vez que puede.

El ambiente en los debates ha sido tenso e intenso, con opiniones muy duras contra la permanencia en el Gobierno andaluz y contra el PSOE. Tanto, que los altos cargos de IU en la Junta, copan más de 80 puestos institucionales, se han quejado de que las críticas hayan solapado el debate y no hayan permitido poner en valor lo que ha hecho el partido en estos dos años junto a los socialistas.  La reivindicación más contundente y mayoritaria ha sido la de que se abra una comisión de investigación sobre los cursos de formación en el Parlamento andaluz que IU ha rechazado hasta en tres ocasiones. El PSOE ha advertido que eso sería motivo de ruptura. Son muchas las voces que han advertido de que el panorama electoral para IU es muy duro, sin aludir directamente al devastador efecto de Podemos, según las encuestas, pero siempre flotando en el aire la sensación de que hay que evitar que los de Pablo Iglesias les robe la cartera.

“Asfixiar” a los socialistas

Aunque sea minoritaria la posición de que haya un referéndum inmediato que decida sobre la ruptura del pacto con el PSOE, sí que ha sido mucho más común la reivindicación de una nueva estrategia en el acuerdo de Gobierno, reivindicado las políticas de izquierdas con la intención de que a los socialistas se les haga la convivencia “insoportable” de aquí a las elecciones municipales de mayo. Se han oído peticiones sobre nuevos símbolos que permitan marcar distancias ante la próxima cita electoral. “Hay que echarlos a ellos”, se oía en una de las comisiones.

Los militantes de base advierten además de que el PSOE está usurpando a IU las políticas que se están poniendo en marcha desde el Gobierno andaluz para “ampliar su red clientelar”. El ejemplo concreto ha estado en los planes de empleo puestos en marcha por la Junta y que se quejan que los alcaldes del PSOE están monopolizando y vendiendo solo como suyos. “Hay que soltar lastres”, advirtieron muchas voces críticas.

Será difícil sacar adelante la comisión de investigación sobre toda la corrupción en Andalucía

También se ha palpado el malestar por los recortes que está asumiendo IU en el Gobierno andaluz con la educación como política más señalada. Quienes se encuentran incómodos en el acuerdo con Susana Díaz advierten de que IU arrancó mal desde el momento en que días después de entrar en el Gobierno andaluz se tragó un recorte de más de mil millones de euros en el Presupuesto andaluz.

Maíllo sale reforzado de esta asamblea y con manos libres incluso para acometer cambios en su dirección. Pero los meses que vienen en Andalucía y para el Gobierno serán muy complicados. Es difícil sacar adelante esa comisión de investigación sobre toda la corrupción en Andalucía  y también será muy complicado gestionar todo el malestar que se ha palpado entre las bases y la incomodidad que genera para muchos estar en un pacto con el PSOE, que lleva más de treinta años gobernando en la comunidad.

IU tratará de “tensionar” más, de meter prisa a la aprobación de sus leyes, de “poner en evidencia los fuegos artificiales del PSOE y su venta de motos”, de mostrar su malestar por la política de Susana Díaz de fotos con los grandes del Ibex 35 y se volcará en programar una gran manifestación el Día de Andalucía, el 28 de febrero. Harán gestos para desmarcarse de “las corruptelas del pasado” y para marcar diferencias con el PSOE. Además tratarán de defenderse frente a Podemos. Maíllo reivindicó “la solidez ideológica” de IU y advirtió a los suyos que en este partido llevan años “resistiendo mientras algunos creen que han inventado la rueda”. Un cóctel explosivo. Da la sensación de que Maíllo ha salvado con éxito los muebles de IU a corto plazo pero que la inestabilidad en el Gobierno andaluz será marca de la casa de aquí a los próximos meses por más que esta misma semana el Parlamento apruebe un nuevo Presupuesto para todo 2015. Y no se sabe hasta cuándo Susana Díaz aguantará esa estrategia.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios