A 100 DÍAS DEL CONGRESO FEDERAL

Susana Díaz marca distancias con Pedro Sánchez y reivindica su autonomía

Susana Díaz ha vuelto al foco nacional. Lo ha hecho intencionadamente después de varias semanas en las que ha estado más centrada en Andalucía con la

Foto: Pedro Sánchez junto a Susana Díaz (Efe)
Pedro Sánchez junto a Susana Díaz (Efe)

Susana Díaz ha vuelto al foco nacional. Lo ha hecho intencionadamente después de varias semanas en las que ha estado más centrada en Andalucía con la intención de enterrar la posibilidad de un adelanto electoral y encauzar la negociación del Presupuesto andaluz con Izquierda Unida. La presidenta de la Junta y secretaria general del PSOE-A ha iniciado una ronda de entrevistas con medios nacionales en las que ha dejado clara su “autonomía” frente a Pedro Sánchez y su deseo de liderar el debate territorial llevando la voz cantante del PSOE frente al problema de Cataluña.

Para muchos ha sido una sorpresa la frialdad con la que Díaz se ha referido a su secretario general. Para quienes están acostumbrados a oírla habitualmente, no. La falta de entusiasmo de la líder andaluza no es nueva. Su silencio en las últimas semanas o el desinterés con el que ha evitado valorar algunas de las propuestas de Sánchez al frente del partido son muy elocuentes.

Desde que empezó a recibir las primeras críticas por supuestamente “tutelar” al secretario general y teledirigirlo políticamente, la baronesa andaluza dio un paso al lado. Desde aquella foto de ambos nada más acceder Sánchez al cargo no se encontrará ninguna más. No estuvo en la primera reunión de la Ejecutiva Federal. Alegó problemas de agenda por un viaje oficial a Marruecos. No ha pisado Ferraz, al menos de forma pública, y la interlocución con el número uno de su partido la prefiere hacer vía telefónica, sin intermediarios y sin cámaras.

Sánchez o su equipo de colaboradores más próximo alertó del peligro de aparecer bajo la sombra de Díaz para forjar un liderazgo y ella lo comprendió, aseguran fuentes próximas a la presidenta, desde el primer momento. Otra cosa fue que le gustara aquella advertencia y que la dirigente andaluza piense que debe replegarse en San Telmo para no restar foco al líder nacional. Por ahí no pasará. Tiene su agenda y la va a seguir teniendo de Despeñaperros hacia arriba, insisten desde el PSOE andaluz.

Un acto electoral del PSOE-A
Un acto electoral del PSOE-A

A los socialistas andaluces les ha decepcionado el debut de Pedro Sánchez al frente del PSOE aunque existió la orden de no cuestionarlo públicamente. No compartieron que el dirigente nacional pusiera el foco en Podemos ni muchas de las propuestas que ha ido deslizando en las últimas semanas. Muchos no apoyan su estrategia mediática ni su forma de lanzar lo que consideran que no van más allá de titulares de prensa. Susana Díaz no está dispuesta a erosionarse por los errores que pueda cometer Sánchez ni a postularlo incondicionadamente como candidato a La Moncloa.

Si el actual líder del PSOE pensaba que el apoyo que le brindaron los socialistas andaluces en las primarias y que le auparon a la secretaria general iba a repetirse sin más en las primarias del partido, se equivocaba. Susana Díaz trabaja para Andalucía, aseguran desde su equipo, y no para hacerle la campaña al secretario general del PSOE. ¿Recuerdan algún gran acto organizado por los socialistas andaluces para gloria de Pedro Sánchez desde que accedió al cargo? No lo ha  habido. Por ejemplo, la presidenta de la Junta protagonizó un gran mitin en Sevilla para celebrar su primer año de Gobierno y ni siquiera mencionó a Sánchez. Fue muy comentado.

En una entrevista con Carlos Herrera en Onda Cero, Díaz ha eludido abiertamente decir si apoyaría al secretario general en las primarias y en otra concedida a El País el domingo dejó claro que cada uno tiene su estrategia. “Lo apoyo todos los días, ha llegado en el momento más difícil para el PSOE en democracia y todavía no lleva  ni cien días”, ha defendido en el programa radiofónico. Acto seguido ha puesto su marca: “Él es autónomo como secretario general para decir y hacer lo que quiera y yo también soy autónoma para decir lo que no me gusta”, ha dicho, para lamentar que se pase de hablar de “tutela a frialdad”. En los mismos términos se expresó el pasado viernes en una entrevista en Telecinco.

Esa defensa de su “autonomía” frente a Ferraz lleva semanas en boca de Susana Díaz y además es una de las armas que utiliza con más frecuencia para denostar al líder del PP andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, al que insiste en describir como un  títere de  Mariano Rajoy sin margen ni voz frente a Madrid.

Encuentro entre Artur Mas y Susana Díaz (Efe)
Encuentro entre Artur Mas y Susana Díaz (Efe)

No optará a las primarias

La opción de que la presidenta andaluza pudiera optar a las primarias de su partido es alejada por todo su entorno. Ella misma lo niega tajantemente. Otra cosa es que hará una vez que convoque elecciones en Andalucía y si logra conseguir el apoyo en las urnas que todavía no ha obtenido. Su futuro a medio plazo puede pasar por Madrid. Eso es evidente. A corto plazo, insisten desde su entorno, no.

La líder del PSOE ha decidido también descargar en Pedro Sánchez algunos de los asuntos más peliagudos que tendrán que afrontarse en el partido en relación al caso de los ERE y la posible imputación, de decidirlo así el Tribunal Supremo, de los expresidentes Manuel Chaves o José Antonio Griñán. Por ejemplo si se pregunta al PSOE andaluz si debe el partido afrontar el pago de las defensas de estos dos dirigentes la respuesta es clara: “Pregunta en Ferraz”. Igualmente si se trata de saber si ante una posible imputación se les daría de baja de militancia a estos dos históricos del partido se halla la misma reflexión: “Lo decidirá Ferraz”.

La presidenta de la Junta sí quiere asumir el liderazgo de su partido en relación al problema de Cataluña. Desde que el pasado mes de febrero la secretaria general del PSOE andaluz se plantó en Barcelona para reivindicar frente a Artur Mas y lo más granado del empresariado catalán un plan que desatascara el conflicto catalán, Díaz ha dejado claro que quiere hacer valer su voz como presidenta de Andalucía frente a Mariano Rajoy y por encima de otros líderes de su partido, incluido Pedro Sánchez, al que algunos socialistas andaluces reprochan que esté más centrado en su propia campaña personal para elevar su grado de conocimiento entre los votantes que en lo que consideran los verdaderos problemas de Estado.

La hoja de ruta de Díaz pasa por reivindicar al Gobierno de Rajoy que lidere las respuestas el desafío independentista y ofrezca soluciones para el diálogo. Su límite está en el reconocimiento de la soberanía de Cataluña y en todo aquello que suponga un trato económico de favor frente a otros territorios como Andalucía. Díaz podría ejercer este papel de portavoz del PSOE en el debate territorial desde su puesto en Ferraz como presidenta del Consejo de Política Territorial pero, de momento, prefiere hacerlo por libre. Como presidenta de Andalucía, según reivindica. Y con “autonomía”, como se encarga de dejar claro.

Andalucía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios