entrevista a la secretaria general de UGT-Andalucía

Carmen Castilla: “Vamos a vivir momentos muy complicados por asuntos judiciales”

Carmen Castilla, número 1 de UGT Andalucía ha concedido una entrevista a El Confidencial para hablar del complicado panorama del sindicato

Foto: Carmen Castilla, número 1 de UGT Andalucía. (Efe)
Carmen Castilla, número 1 de UGT Andalucía. (Efe)

Nada de encuentro a cara a cara. Carmen Castilla, número 1 de UGT Andalucía desde el pasado mes de enero con el 83% de apoyo, está acompañada durante la entrevista con El Confidencial de José Ginel, secretario de Comunicación del UGT-A y de dos empleadas del sindicato asesoras de Prensa. Es martes y hace apenas media hora que Susana Díaz acaba de anunciar que no se presentará a la Secretaría general del PSOE. Castilla, de 45 años, tampoco veía muy claro que Díaz compaginara la dirección del partido con la Presidencia de la Junta de Andalucía.

PREGUNTA: ¿Cómo valora la gestión de Susana Díaz al frente del Gobierno andaluz?

RESPUESTA: Es muy pronto, lleva de presidenta apenas 8 meses. La gestión no se puede valorar en el primer año. Evaluaré su política de empleo, la mayor preocupación social. Yo no sé cómo dicen, tanto en la Junta como en el Gobierno, que están eufóricos con la disminución de las cifras del paro... Esa euforia la tendrán por otra cosa, pero no por el empleo. Vete a Cádiz, la situación es insostenible.

P.: ¿Desde UGT se fomenta el voto para el PSOE o Izquierda Unida?

R.: En las elecciones europeas no hicimos ninguna petición de voto para ningún partido. Estamos contra la política de recortes y austeridad. La reforma laboral ha sido mortal para los trabajadores y hace falta un plan especial de Empleo para Andalucía, como el de Extremadura o Canarias. En Andalucía, la Junta, que también hace recortes en Sanidad, por ejemplo, está paralizada en todos los aspectos. En este contexto social hay una crisis de identidad de los ciudadanos hacia los políticos. Lo del partido Podemos es un toque de atención. Están haciendo las cosas medio bien. Le deseo a Pablo Iglesias mucha suerte para que no decepcione a ese millón y pico de votantes.

P.: ¿Hay afiliados del PP andaluz que también lo son del sindicato?

Yo no sé cómo dicen, tanto en la Junta como en el Gobierno, que están eufóricos con la disminución de las cifras del paro... Esa euforia la tendrán por otra cosa, pero no por el empleo. Vete a Cádiz, la situación es insostenible

R.: Yo creo que sí. Hay gente que veo muy apañada con ideas que no están muy lejanas a lo que necesita esta comunidad. Juan Manuel Moreno es una persona bastante dialogante y puede ser un buen presidente de la Junta de Andalucía, pero eso lo tendrán que decidir los ciudadanos.

P.: ¿Moreno sería mejor presidente de la Junta que Díaz?

R.: No sé si mejor. Yo soy de izquierda y mi partido es mi partido, pero yo lo que quiero son resultados para los andaluces y que se acabe la incertidumbre para que las empresas vuelvan a invertir en Andalucía. En eso el PP me va a encontrar a su lado, aunque tienen que bajar el nivel de intensidad en el Parlamento con UGT. Están obsesionados con nosotros.

P.: UGT Andalucía está siendo investigada por una presunta trama de facturas falsas en subvenciones concedidas por la Junta. La Consejería de Economía observa irregularidades en 17 millones de euros y les exige devolver 1,8 millones. ¿Cuándo van a devolver ese dinero?

R.: En ningún sitio se dice que hay que devolverlo. Nosotros tenemos abiertos 21 expedientes de reintegro en la Consejería de Economía que en total suman 17 millones de euros, pero no significa que todo esté mal.

P.: ¿Cuál es su criterio?

En ningún sitio se dice que hay que devolver 1,8 millones de euros. Nosotros tenemos abiertos 21 expedientes de reintegro en la Consejería de Economía que en total suman 17 millones, pero no significa que todo esté mal

R.: Lo están revisando los técnicos de la consejería con el instructor de cada expediente. En su día, en 2009 y 2010, al parecer estaban bien, pero ahora estarían mal. No existe ninguna resolución donde se diga que se ha terminado la fase de alegaciones que todo expediente de reintegro exige. En esos 1,8 millones que dice la consejería hemos argumentado, había facturas que no eran falsas o estaban mal justificadas, sino que la Junta decía que eran gastos y ahora dicen que no. No pueden cambiar el criterio de un año a otro porque deja en indefensión al administrado, en este caso a nosotros. Y todavía no se ha cerrado el proceso administrativo. Parece que UGT no tiene derecho a defender la legalidad. Tenemos 12 meses por delante para defendernos y pelearemos.

P.: ¿Y si al final tiene que devolver los 1,8 millones o más cantidad?

R.: Es que eso no va a ocurrir.

P.: ¿No se plantea el escenario más pesimista?

R.: Es como si te dicen que has matado a alguien y tú no has matado a nadie, aunque es verdad que cuando el juzgado número 9 de Sevilla  [que investiga las posibles irregularidades] empiece las diligencias empezaremos con momentos judiciales muy complicados. Será lo mejor, que nos dejemos ya de especular. Cuando antes mejor para que todo se ponga en su sitio.

P.: El Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla, que dirige Mercedes Alaya, también ha puesto a UGT en el punto de mira. ¿Qué le parece el trabajo de la magistrada?

R.: Yo no la voy a juzgar. Confío en la justicia plenamente y todo eso se resolverá. Yo a esa mujer la admiro, está trabajando en unas condiciones… Parece que todo lo que hace tiene que estar sometido a un control, hay que dejarla trabajar. Su señoría Alaya tiene por delante un trabajo muy difícil y además está cuestionada constantemente por todo el mundo. Así es muy difícil trabajar; lo que no me gusta es que muchas veces los políticos y algunos medios quieren jugar a ser jueces.

P.: Salvador Mera, exsecretario general de UGT Cádiz, imputado en el caso ERE, entró en el juzgado esposado.

Su señoría Alaya tiene por delante un trabajo muy difícil y además está cuestionada constantemente por todo el mundo. Así es muy difícil trabajar; lo que no me gusta es que muchas veces los políticos y algunos medios quieren jugar a ser jueces

R.: Dicen que no ha habido lucro personal, eso es algo que yo no sé. Yo no estaba en ese momento en la Ejecutiva Regional y lo desconozco totalmente; no me gusta opinar de lo que no sé. La presunción de inocencia debe existir, pero no me gustó que entrara esposado en el juzgado. No es peligroso ese hombre. En ese caso hubo concentraciones delante del juzgado, pero no estoy de acuerdo con que se insulte a nadie [sindicalistas de UGT insultaron a la juez al grito de “Fea, pija y pepera”].

P.: Alaya ha puesto otra vez en el punto de mira a UGT al preimputar al exsecretario general Francisco Fernández Sevilla, su antecesor en el cargo, por el ERE de Altadis.

R.: La juez está haciendo su trabajo, cuanto más tranquilidad tenga, mejor lo hará. Lo de Altadis no es asunto que concierne a UGT-A. El sindicato no gestiona ningún tipo de ERE, no tenemos capacidad jurídica para hacerlo. Son las federaciones. El problema de Fernández Sevilla surge cuando estaba de secretario general de la Federación de Trabajadores de la Tierra. Lo único que hace es firmar un convenio donde estaba el representante de la Junta, el representante de la federación a nivel federal, Comisiones Obreras y Altadis. La Fiscalía le dice a Alaya si lo va a investigar porque el convenido se firmó en diciembre de 2004 y prescribe a los 10 años. En el escrito no pone en ningún lado si lo hará en calidad de imputado o testigo, no sé cómo lo van a llamar.

P.: ¿Cuál es su relación con Fernández Sevilla y con Manuel Pastrana?

Me gusta controlarlo todo y me gusta saber qué es lo que hace con cada céntimo de gasto público. Eso es lo fundamental y viene de los bolsillos de todos nosotros

R.: No lo conocía antes, lo conocí hace un año cuando entré en su Ejecutiva. Es muy buena persona. Le he transmitido ánimo y tranquilidad. Pastrana me parece un buen sindicalista, una buena persona que le ha dedicado mucho tiempo al sindicato. Y que no se merece el trato que se le da actualmente por los medios, que ya lo han encausado, procesado y condenado.

P.: Entre 1993 y 2013 la Junta de Andalucía ha destinado 128.000 millones euros a la concertación social entre empresarios y sindicatos. La comunidad sigue a la cola en las cifras de desempleo de todo el país.

R.: Habrá que cambiarlo. El modelo en sí no es malo; lo que hay que cambiar es cómo hacemos las cosas. Por eso no podemos demonizar la concertación social.

P.: ¿Ha habido pasteleo de la Administración andaluza con los empresarios y sindicatos?

R.: Eso del pasteleo es lo que se ha dicho siempre, pero ha habido muchos logros gracias a la concertación. De todas formas soy de la opinión que la concertación debe seguir, se le llame como se le llame y el espíritu debe seguir el mismo. Los agentes legitimados para la concertación social son UGT, Comisiones Obreras, patronal y la administración en general.

P.: ¿Qué hay que cambiar?

R.: No podemos estar anclados en el pasado y hay que evaluar cada plan. Lo que se invierte en empleo, ¿sirve para generar puestos de trabajo? Si no evaluamos las infraestructuras no sirven para nada. Yo que vengo del mundo de la gestión de la sanidad pública andaluza no se sé a qué se destina con detalle la concertación social. Me gusta controlarlo todo y me gusta saber qué es lo que se hace con cada céntimo de gasto público. Eso es lo fundamental y viene de los bolsillos de todos nosotros.

Andalucía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios