Es noticia
Menú
Así es el piso de lujo que compró el socio de Luis Medina tras cobrar el dinero de Madrid
  1. España
El comisionista

Así es el piso de lujo que compró el socio de Luis Medina tras cobrar el dinero de Madrid

Está ubicado en la urbanización Somosaguas Club, en la localidad de Pozuelo de Alarcón. Alberto Luceño pagó más de un millón de euros por la vivienda de lujo

Foto: Urbanización en la que se ubica la casa que compró Luceño. (Otto Medem)
Urbanización en la que se ubica la casa que compró Luceño. (Otto Medem)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El comisionista que cobró cinco millones de dólares por traer material sanitario para el Ayuntamiento de Madrid, Alberto Luceño, se gastó 1.107.400 euros en comprar un piso en una de las zonas residenciales más exclusivas de España. Se trata de Somosaguas, en el municipio madrileño de Pozuelo de Alarcón. El juez que le investiga por estafa agravada, falsificación de documento mercantil y blanqueo de capitales ya ha dado orden de que se le embargue para que se preserve el dinero defraudado en caso de que sea finalmente condenado.

Alberto Luceño fue de la mano del hijo del duque de Feria, Luis Medina, en un negocio con el Consistorio madrileño para firmar tres contratos por valor de 16 millones de dólares. El Ayuntamiento finalmente acabó pagando 12, de los cuales, cerca de la mitad fueron para el bolsillo de estos dos empresarios. Se les acusa de inflar los precios de unos productos adquiridos a un empresario de Malasia al que la Fiscalía trata de interrogar desde hace más de un año para preguntarle, entre otras cosas, quién fijó los precios. Luceño le dijo al fiscal que los precios los puso el proveedor.

placeholder Otra de las imágenes promocionales del proyecto. (Otto Medem)
Otra de las imágenes promocionales del proyecto. (Otto Medem)

En el sumario del caso, al que ha accedido este periódico, figuran los datos de la vivienda. Va acompañada de tres plazas de garaje y un trastero. Está ubicada en una urbanización con piscina y seguridad, en la puerta que se llama Somosaguas Club, en la calle Cruz de la Atalaya 7. La construcción tiene un particular estilo que es obra de la firma de arquitectos Otto Medem, que presentan este proyecto como viviendas de lujo.

Solárium personalizado

La urbanización alberga 75 domicilios. La casa que compró Alberto Luceño está en la segunda planta de uno de los bloques. Según el catastro, que obra en la causa, la vivienda cuenta con una superficie construida de 345 metros cuadrados construidos. Los arquitectos dicen que "la segunda planta dispone de un gran alero que protege del soleamiento y una terraza en prolongación con la vivienda proyectada a modo de caja, cuya asimetría es opuesta a la de la primera planta, y desde la cual se accede a la cubierta, en la que se sitúa un impresionante solárium personalizado por cada propietario y con infinitas posibilidades".

placeholder Los investigadores recabaron los datos catastrales de la vivienda.
Los investigadores recabaron los datos catastrales de la vivienda.

En la página web de la firma se pueden apreciar numerosas fotos de la urbanización. "Cada uno de los bloques —añade Otto Medem Arquitectura— se compone de viviendas con doble orientación, dotando a ambas fachadas de toda expresividad y diseño gracias al movimiento de las cajas exteriores, y a la combinación 'flexible' de materiales, sin que este aspecto artístico de los bloques afecte a una construcción simple y sólida". También hay un gimnasio, un hoyo de golf, un lago, una pista de pádel, una cocina comunitaria, una sala de reuniones y parques de juegos para niños.

Actualmente, está en venta un piso similar en la primera planta de uno de los bloques de la urbanización, según el portal Idealista. El precio es superior al que gastó Luceño. Valorado en 1.495.000 euros, tiene 226 metros cuadrados. Cuenta con doble terraza orientada a sur y norte, con vistas a la capital en "un proyecto residencial único, constituido por la promotora Ikasa en el año 2018", según el anuncio.

"Pa la saca", "ahora cabeza"

El titular del Juzgado de Instrucción número 47 de Madrid, Adolfo Carretero, ha imputado a los empresarios Luis Medina y Alberto Luceño por supuestas irregularidades en los contratos que firmaron con el Ayuntamiento. Ambos tendrán que declarar el próximo 25 de abril a las 12:30 horas como investigados. Medina se llevó un millón de euros y Luceño 5,1 millones de dólares. En la causa constan los correos personales que se mandaban entre ellos en los que celebraban el negocio con expresiones como "pa la saca".

placeholder Imagen del interior de un de las viviendas. (Idealista)
Imagen del interior de un de las viviendas. (Idealista)

En otro de los correos, enviado por Luceño a Medina el 27 de marzo de 2020, se aprecia que no tienen una relación perfecta, pero se felicitan por la operación: "Enhorabuena, amigo, con nuestros más y nuestros menos, te lo mereces. Ahora cabeza ehhh? Abrazo fuerte". Lo que hicieron los meses siguientes con el dinero también ha quedado reflejado en las pesquisas de la Fiscalía Anticorrupción.

Según los investigadores, Luceño se costeó con las comisiones el pago de una estancia en un hotel de Marbella que ascendió a 60.000 euros, tres relojes marca Rolex valorados en más de 42.000 euros y siete coches de alta gama que cuestan más de un millón. Medina se compró a su vez un velero de 325.515 euros que, según el Ministerio Público, no figura a su nombre, sino que está controlado por una sociedad gibraltareña cuyos titulares son él mismo y su hermano.

El comisionista que cobró cinco millones de dólares por traer material sanitario para el Ayuntamiento de Madrid, Alberto Luceño, se gastó 1.107.400 euros en comprar un piso en una de las zonas residenciales más exclusivas de España. Se trata de Somosaguas, en el municipio madrileño de Pozuelo de Alarcón. El juez que le investiga por estafa agravada, falsificación de documento mercantil y blanqueo de capitales ya ha dado orden de que se le embargue para que se preserve el dinero defraudado en caso de que sea finalmente condenado.

Madrid Ayuntamiento de Madrid
El redactor recomienda