Es noticia
Menú
El ayuntamiento desaconsejó usar parte de los test de Medina y Luceño con sus empleados
  1. España
EL SUMARIO DE LA TRAMA DE LAS MASCARILLAS

El ayuntamiento desaconsejó usar parte de los test de Medina y Luceño con sus empleados

El juez Adolfo Carretero imputó la semana pasada a los empresarios Luis Medina y Alberto Luceño por estafa agravada, falsedad documental y blanqueo de capitales

Foto: Luis Medina. (Mediaset)
Luis Medina. (Mediaset)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Los mensajes que se intercambiaron el empresario Alberto Luceño y la responsable de los contratos de material sanitario del Ayuntamiento de Madrid, Elena Collado, revelan que el consistorio tuvo conocimiento de que se estaban usando test de baja calidad para comprobar si sus empleados estaban contagiados en plena pandemia: "Hay una parte de los test que no tienen la misma calidad que las otras tres, solo un 60%, lo que desaconseja que sigamos haciéndolos a nuestros empleados públicos", le escribió Collado el 31 de mayo de 2020. El wasap aparece en un informe de 25 folios que obra en el sumario del caso, al que ha tenido acceso El Confidencial.

El titular del Juzgado de Instrucción número 47 de Madrid, Adolfo Carretero, imputó la pasada semana a los empresarios Luis Medina y Alberto Luceño por estafa agravada, falsedad documental y blanqueo de capitales. La investigación se centra en los tres contratos que suscribieron con el consistorio para adquirir mascarillas, guantes y test covid en el inicio de la pandemia. Según la Fiscalía Anticorrupción, Medina y Luceño inflaron los precios para quedarse con seis millones de dólares de comisiones.

placeholder Fragmento de la conversación entre Luceño y Collado. (Pinche para ampliar)
Fragmento de la conversación entre Luceño y Collado. (Pinche para ampliar)

Más allá del dinero que acabó en sus bolsillos, las conversaciones revelan los problemas que tuvo el Ayuntamiento de Madrid con el material adquirido, hasta el punto de que la trabajadora del consistorio llegó a decirle el 8 de abril de 2020 que “nos han estafado seguro”, al constatar que les habían enviado guantes de ínfima calidad. Pese a ello, las negociaciones siguieron adelante y, a finales del mes siguiente, llegó el problema con los test que estaban utilizando con los "empleados públicos".

"Si podemos cambiarlos por otra partida, fenomenal, si no puede ser, tenemos que devolverlos", le escribió Collado. "Te mando un correo con las validaciones del laboratorio independiente". Una vez más, Luceño trató de calmarla con sus mensajes: "Manda el correo y mañana lo reenvío a Leno [la empresa malaya de la que obtenían el material]".

Test y mascarillas para familiares

Las conversaciones reflejan que, junto a las mascarillas que estaba comprando el Ayuntamiento, Medina y Luceño se comprometieron a donar una partida de 238.000. Ese fue el motivo por el que, según el propio consistorio, el alcalde José Luis Martínez-Almeida llamó a Medina a finales de marzo para agradecerle esta entrega, pero tal y como reflejan los wasaps, Luceño insistió en que se cumpliera una condición a cambio: que 50.000 fueran a parar al hospital Puerta de Hierro, donde trabajaba su mujer.

placeholder Parte de la conversación entre ambos. (Pinche para ampliar)
Parte de la conversación entre ambos. (Pinche para ampliar)

"También te mandé correo de la donación. Pero no me has contestado. Cuándo llegarán las 50 mil máscaras a Puerta de Hierro. Gracias", le escribió el empresario el 14 de abril. "Perdona; te cuento. Necesitamos una confirmación de que son válidas para uso médico. De momento no las va a usar el Samur hasta que estén analizadas. Si no son aptas, en su caso, llevarlas al hospital puede ser peligroso para el personal sanitario, puede ser más prudente esperar un poco", respondió Collado. Minutos después, ella misma insistía en conocer la opinión de Luceño al respecto: "¿Y te parece bien lo de las 50.000?". "En China son las que usa el Gobierno", se limitó a decir Luceño.

Otra tanda de wasaps revela una vez más que, entre contrato y contrato, Luceño pedía favores a Collado. "Lo que sí te pediré como favor es que cuando lleguen los test pueda tener 4 para cada miembro de la familia", le escribió el 24 de abril. La trabajadora le dijo que "claro que sí" y, un mes después, ella misma le recordó esta promesa: "Cuando queráis haceros los test, dímelo; unos u otros o ambos". Para entonces, ambos empresarios ya no los necesitaban: "Ya me los hice y Luis también".

El juez no puede embargar a Luis Medina porque solo tiene 247 euros en el banco

En una resolución, el juez califica el caso de “grave” y recuerda que en los momentos en que se produjeron estas negociaciones había “miles de fallecimientos diarios”. Tanto Luceño como Medina tendrán que declarar como imputados el próximo 25 de abril, mientras que Collado comparecerá como testigo el 9 de mayo. El magistrado también ha acordado el embargo de los bienes de ambos empresarios, pero en el caso de Medina, se ha encontrado con que en su cuenta ya solo hay 247 euros.

Los mensajes que se intercambiaron el empresario Alberto Luceño y la responsable de los contratos de material sanitario del Ayuntamiento de Madrid, Elena Collado, revelan que el consistorio tuvo conocimiento de que se estaban usando test de baja calidad para comprobar si sus empleados estaban contagiados en plena pandemia: "Hay una parte de los test que no tienen la misma calidad que las otras tres, solo un 60%, lo que desaconseja que sigamos haciéndolos a nuestros empleados públicos", le escribió Collado el 31 de mayo de 2020. El wasap aparece en un informe de 25 folios que obra en el sumario del caso, al que ha tenido acceso El Confidencial.

Ayuntamiento de Madrid
El redactor recomienda