Es noticia
Menú
La Fiscalía advierte indicios de "21 homicidios por imprudencia" en el naufragio del Pitanxo
  1. España
DELITOS "CONTRA DERECHOS DE TRABAJADORES"

La Fiscalía advierte indicios de "21 homicidios por imprudencia" en el naufragio del Pitanxo

El magistrado destaca la declaración de uno de los supervivientes en el auto con el que acuerda enviar la investigación sobre el Villa de Pitanxo a un Juzgado de Marín, en Pontevedra

Foto: Villa de Pitanxo, en una imagen de archivo. (EFE/Grupo Nores)
Villa de Pitanxo, en una imagen de archivo. (EFE/Grupo Nores)

La Fiscalía considera que existen "elementos indiciarios" que permiten imputar "21 delitos de homicidio por imprudencia grave" y "contra los derechos de los trabajadores" en la investigación sobre el naufragio del Villa de Pitanxo, el pesquero gallego que se hundió el 15 de febrero en aguas internacionales próximas a Canadá y dejó nueve fallecidos y 12 desaparecidos. El Ministerio Público apoya esta sospecha en que uno de los tres supervivientes sostiene que "gritaron al capitán que soltara los aparejos" y "este se negó", a lo que se suma que en ningún momento "dio orden de ponerse los trajes de supervivencia" a la tripulación.

El magistrado de la Audiencia Nacional Ismael Moreno incluye esta versión de la Fiscalía en el auto con el que acuerda enviar la investigación sobre el Villa de Pitanxo a un juzgado de Marín, en Pontevedra. Según explica en su resolución, esta es la localidad donde radica el puerto base del buque, por lo que considera que es competencia del juzgado territorial: “En las presentes diligencias ha de acudirse, de conformidad con el informe del Ministerio fiscal, al encontrarnos ante supuestos delitos cometidos en un buque español hundido en aguas internacionales, artículo 15 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, correspondiendo la competencia al Juzgado de instrucción de Marín”.

Foto: Familiares de los tripulantes del Villa Pitanxo. (EFE/Salvador Sas)

La versión de los supervivientes

El naufragio del Villa de Pitanxo dejó tres supervivientes: el capitán Juan Enrique Padín Costas, su sobrino Eduardo Rial Padín y el marinero de origen ghanés Samuel Koufie. En un primer momento, todas ellos apuntaron a que, en torno a las cuatro de la madrugada del 15 de febrero, se paró el motor del buque, lo que "dadas las condiciones meteorológicas existentes en ese momento determinó la sucesiva entrada de agua por la aleta de babor ocasionando una cada vez mayor escora por babor".

De esta manera, los tres señalaban un fallo mecánico como único motivo del naufragio, pero en su posterior declaración ante la policía, Koufie dio "una versión absolutamente distinta de los hechos", subraya la Fiscalía. "Preguntado por este cambio de versión, manifiesta que la primera declaración fue obtenida bajo presión inducida tanto por el capitán como por el armador (al que no identifica)". La investigación se encuentra así con que el propio Koufie ha dado dos versiones de los hechos:

  • Primera versión: "Al pararse el motor, el barco quedó a merced de las olas, lo que, unido al peso del aparejo, hizo que entrara mucha agua y se escorara hacia babor. Entonces oyó al capitan ordenar que subieran al puente, lo que hizo sin el traje de supervivencia al no darle tiempo".
  • Segunda versión: "Efectivamente, indica que el motor no se para sino que las maquinillas que recogen el aparejo dejaron de funcionar bien, tensando pero no recogiendo y provocando la escora. Que Ie gritaron al capitán que soltara los aparejos, pero este se negó. Que después, con el buque muy ladeado, se para el motor y se incrementó la escora de babor. Que en ningún momento el capitán dio orden de ponerse los trajes de supervivencia, aunque él y su sobrino sí los llevaban, lo que Ie sorprendió. Que, una vez consigue subir a una de las balsas, se hunde el buque produciendo con su arrastre un agujero en la balsa. A continuación, el declarante indica el orden de fallecimiento por hipotermia de cada uno de los tripulantes refugiados en la balsa".
Foto: Villa de Pitanxo, en una imagen de archivo. (EFE/Grupo Nores)

Con ambas versiones sobre la mesa y "analizadas las actuaciones", la Fiscalía considera que "existen indicios de que la versión primeramente ofrecida puede no ajustarse a la realidad, tratando con ello de eludir las posibles responsabilidades". El Ministerio Público apunta para ello a que el capitán sostiene que la tripulación se puso "los equipos de salvamento", pero ni Koufie "ni ninguno de los cadáveres recuperados tenían el equipamiento de seguridad puesto". Otro aspecto que la Fiscalía considera de "vital importancia" es "la parada del motor", pues "la velocidad del buque a esas horas" y justo antes del hundimiento "suscita dudas acerca de la versión del capitán".

"Sin perjuicio de lo que resulte tras ulterior instrucción, se concitan elementos indiciarios que permiten imputar, al menos, 21 delitos de homicidio por imprudencia grave (artículo 142 del Código penal), y contra los derechos de los trabajadores (artículo 316 del Código penal), sin perjuicio de lo que resulte", concluye la Fiscalía.

Una vez reproducida este razonamiento de la Fiscalía y atendidos sus argumentos respecto a la competencia de la investigación, el magistrado Ismael Moreno acuerda enviar el caso a un juzgado de Marín: "Tras las primeras declaraciones sobre la forma en que se produjeron los hechos descritos por los tres supervivientes, el marinero superviviente Samuel Koufie ante la Unidad policial efectuó una declaración distinta a la que hizo anteriormente sobre la forma en que se produjo el hundimiento del buque y la forma en como fueron falleciendo por hipotermia cada uno de los tripulantes", se limita a señalar sobre las contradicciones entre unos supervivientes y otros.

La Fiscalía considera que existen "elementos indiciarios" que permiten imputar "21 delitos de homicidio por imprudencia grave" y "contra los derechos de los trabajadores" en la investigación sobre el naufragio del Villa de Pitanxo, el pesquero gallego que se hundió el 15 de febrero en aguas internacionales próximas a Canadá y dejó nueve fallecidos y 12 desaparecidos. El Ministerio Público apoya esta sospecha en que uno de los tres supervivientes sostiene que "gritaron al capitán que soltara los aparejos" y "este se negó", a lo que se suma que en ningún momento "dio orden de ponerse los trajes de supervivencia" a la tripulación.

Audiencia Nacional Naufragio