Es noticia
Menú
La exescolta de Montero revela al juez que otra trabajadora de Podemos hacía de niñera
  1. España
Declaración como testigo

La exescolta de Montero revela al juez que otra trabajadora de Podemos hacía de niñera

Según ha asegurado ante el juez, a veces llevaba en su coche a la exjefa de Prensa de Podemos y esta le mostraba su enfado por tener que cuidar de los hijos de Iglesias y Montero

Foto: La ministra de Igualdad, Irene Montero. (EFE/Elvis González)
La ministra de Igualdad, Irene Montero. (EFE/Elvis González)

La exescolta de Irene Montero, Elena G., ha abierto un nuevo frente a Unidas Podemos en el bautizado como caso Niñera, donde se investiga si la ministra utilizaba de forma irregular a la asesora de Igualdad Teresa Arévalo para cuidar de su hija. La exescolta ha declarado este martes como testigo y, según explican fuentes presentes en la comparecencia, ha extendido esta sospecha a la que fuera jefa de Prensa de Podemos, Gara Santana, quien supuestamente le comunicó su malestar por tener que cuidar a los hijos de Montero e Iglesias en más de una ocasión.

El titular del Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid, Juan José Escalonilla, mantiene abierta una investigación contra Arévalo y contra la propia Montero "por el presunto delito de administración desleal". Al gozar de aforamiento, la ministra solo puede ser imputada por el Tribunal Supremo, pero Arévalo ya tuvo que declarar como investigada en julio: según aseguró ante el juez, su trabajo en el partido y en el ministerio nunca consistió en cuidar de la hija de Montero e Iglesias, lo que no quita que, "como cualquier otro compañero o compañera", pudiera puntualmente "tenerla en brazos".

Foto: Irene Montero y María Teresa Arévalo, en un 'frame' de un programa de televisión. (EC)

Ocho meses después y tras varias citaciones fallidas, ha llegado el turno de la exescolta, quien en 2019 demandó a Unidas Podemos por su despido. El partido alcanzó un acuerdo con ella para evitar llegar a juicio en enero de 2020, pero ahí queda el escrito en el que les acusaba de utilizarla para "hacer compras personales", tener que adelantar su jornada "para que el habitáculo del coche estuviera caliente", "hacer de chófer de la empleada doméstica y de la niñera" o incluso encargarse de "tareas de gestión de obras" y de "mantenimiento" en sus propiedades.

Según explican las fuentes consultadas, la exescolta ha hecho referencia a estas supuestas tareas paralelas durante su testifical de este martes, pero el grueso de la comparecencia se ha centrado en si Montero utilizaba a trabajadoras del partido y del ministerio como niñeras: aunque en el caso de Teresa Arévalo no ha podido añadir nuevos datos, la exescolta ha revelado que en ocasiones llevaba en su coche a la que fuera jefa de prensa de Podemos en su coche y, en aquellos viajes, esta le mostraba su enfado por tener que cuidar a los hijos de Iglesias y Montero.

Foto: Irene Montero y María Teresa Arévalo, en un 'frame' de un programa de televisión. (EC)

"Lo que ha dicho esta señora es que ella tenía que hacer funciones que no estaban dentro de sus competencias laborales y que tenía constancia de que otras personas del equipo también", ha explicado la vicesecretaria jurídica de Vox, Marta Castro, a la salida del juzgado. "Lo que ha quedado claro y que también refleja es que quien cuidaba a los niños de Irene Montero en su casa era otra persona de sala de prensa a la que ha identificado como Gara". "Ella se encargaba de llevarla a su casa y es Gara la que le decía que estaba un poco cansada de hacer ese trabajo de cuidadora".

Vox ejerce como acusación popular en el caso y, según ha sostenido Castro ante las cámaras, su próximo paso consistirá en pedir la citación de Gara Santana. "Desde luego, si estaba haciendo funciones de cuidadora, no podía desarrollar las funciones para las que estaba contratada", ha defendido. "Hay que ver cómo se documenta y si Irene Montero y Pablo Iglesias pagaron a alguien para cuidar a los niños". "Si su defensa es que todos los trabajadores, bien de Podemos o del grupo parlamentario, cuidaban a los niños por afecto personal, resulta poco creíble".

El viaje de Arévalo

Como desveló El Confidencial en febrero de 2021, la sospecha de que Iglesias y Montero utilizaron a una asesora de Igualdad como niñera parte de una denuncia presentada por Mónica Carmona, exresponsable de Control Normativo de Podemos. En su escrito, apuntaba a que habrían confiado el cuidado de su hija a la exdiputada del partido María Teresa Arévalo Caraballo. Pese al carácter privado del encargo, esta supuestamente lo compatibilizó en un primer momento con un sueldo del grupo parlamentario y, después de la llegada de Podemos al Gobierno, con un salario de Igualdad tras ser nombrada por Montero jefa de Gabinete adjunta de su cartera.

"La persona denunciante", relata Carmona en su escrito, "me indicó que la señora Irene Montero utilizaba habitualmente a esta empleada de Podemos para cuidar a su hija, y que incluso se habían desplazado las tres en el mes de octubre a la ciudad de Alicante para participar en un acto de campaña electoral, dejando a la empleada de Podemos al cuidado de la niña mientras la señora Montero intervenía en un acto de campaña".

Foto: Irene Montero y Maria Teresa Arévalo, en un 'frame' de un programa de televisión. (EC)

Tras la denuncia, la entonces responsable de Cumplimiento Normativo comprobó que, efectivamente, Montero se desplazó a Alicante el 20 de octubre de 2019 para participar en un acto de la campaña de las generales y que viajaron con ella su hija y Arévalo. Otros altos cargos de Podemos integraron esa comitiva, pero estos últimos intervinieron o se dejaron ver en el acto de campaña. Sin embargo, la exdiputada por Albacete no aparece en ninguna imagen del evento.

En julio, al ser preguntada por estos hechos durante su declaración como imputada, Arévalo se escudó en que su participación en este viaje fue como jefa de la Portavocía, así como candidata al Congreso en esas elecciones. Su defensa, de hecho, también se centró en que, cuando se produjo este viaje, ella cobraba del grupo parlamentario de Podemos y no directamente del partido, con lo que consideran que en ningún caso encajan los hechos con un posible delito de administración desleal.

Lo ocurrido en Alicante también se ha abordado durante la declaración de la exescolta este martes, pero, según explican las fuentes consultadas, esta se ha visto incapaz de añadir nuevos datos: ella fue despedida en junio de 2019, por lo que no coincidió con Arévalo en aquel viaje. Pese a ello, ahí queda su mención a Gara Santana y su supuesto enfado por tener que cuidar a los hijos de Montero e Iglesias, una versión que refuerza la sospecha respecto al posible uso irregular de asesores y trabajadores en el cuidado de los hijos de ambos.

La exescolta de Irene Montero, Elena G., ha abierto un nuevo frente a Unidas Podemos en el bautizado como caso Niñera, donde se investiga si la ministra utilizaba de forma irregular a la asesora de Igualdad Teresa Arévalo para cuidar de su hija. La exescolta ha declarado este martes como testigo y, según explican fuentes presentes en la comparecencia, ha extendido esta sospecha a la que fuera jefa de Prensa de Podemos, Gara Santana, quien supuestamente le comunicó su malestar por tener que cuidar a los hijos de Montero e Iglesias en más de una ocasión.

Irene Montero Jueces