Es noticia
Menú
Felipe VI retiró a Juan Carlos I en 2020 el Bentley de 250.000 € que usaba para cazar
  1. España
tras el escándalo de la fundación lucum

Felipe VI retiró a Juan Carlos I en 2020 el Bentley de 250.000 € que usaba para cazar

El Rey canceló un contrato de 'renting' de la Casa Real con el Grupo Volkswagen-Audi que permitió a su padre, Juan Carlos I, disfrutar durante tres años de un Bentley tipo SUV con cargo al presupuesto de la institución

Foto: Bentley Bentayga verde idéntico al que conducía el rey Juan Carlos.
Bentley Bentayga verde idéntico al que conducía el rey Juan Carlos.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Felipe VI canceló un contrato de 'renting' de la Casa Real con el Grupo Volkswagen-Audi que permitió a su padre, Juan Carlos I, disfrutar con cargo al presupuesto público de un Bentley Bentayga, un exclusivo vehículo tipo SUV valorado en más de 250.000 euros. El coche fue devuelto al fabricante de forma anticipada en junio de 2020 después de que el actual jefe del Estado concluyera no era necesario para el desarrollo de las funciones propias de la institución.

La decisión se tomó solo tres meses después de que Zarzuela anunciara que Felipe VI había renunciado a la herencia de su progenitor y le había quitado la asignación presupuestaria de Casa Real por el escándalo de la Fundación Lucum, la entidad instrumental que utilizó el antiguo monarca para cobrar 100 millones de dólares de Arabia Saudí en una cuenta secreta de Suiza. Ni la cancelación del acuerdo de 'renting' ni la propia existencia del Bentley Bentayga habían trascendido hasta ahora.

Vídeo de presentación del Bentley Bentayga

Juan Carlos I empezó a conducir ese coche a finales de 2017, después de que la Casa Real adjudicara a Volkswagen-Audi un contrato para el arrendamiento de tres vehículos de alta gama. La licitación se tramitó sin concurrencia con un importe final de 28.556 euros y una duración de un año, aunque fue prorrogada automáticamente durante los siguientes ejercicios.

El Rey emérito, que nunca ha ocultado su pasión por los coches, aprovechó el acuerdo con el grupo alemán para lograr la cesión del primer todoterreno fabricado por Bentley, que había sido lanzado un año antes y se había convertido inmediatamente en el modelo tipo SUV más exclusivo del mercado. Los otros dos automóviles alquilados por Zarzuela a Volkswagen eran coches de la marca Audi que pasaron a ser utilizados por otros miembros de la familia real en desplazamientos de carácter privado.

Juan Carlos I usó el Bentley Bentayga para ir a cazar con sus amigos, sobre todo a la finca La Flamenca, en la zona del valle de Aranjuez. El coche circulaba sin dificultad por los caminos escarpados que recorrían las 4.000 hectáreas de superficie del coto, aunque el Bentayga también había sido diseñado para transitar por autovía y carreteras convencionales. Con un motor de 608 caballos de potencia, alcanzaba una velocidad punta de 301 km/h y podía acelerar de cero a 100 en 4,1 segundos. Todos sus asientos tenían función de masaje, calefacción y ventilación, e iba equipado con techo panorámico y un potente sistema de sonido. Juan Carlos I eligió una carrocería de color verde.

El automóvil fue devuelto el 1 de junio de 2020, según ha precisado a El Confidencial un portavoz de Zarzuela

El acuerdo de la Casa Real con el Grupo Volkswagen-Audi fue prorrogado nuevamente otro año a finales de 2019. Sin embargo, tras desvelarse la existencia de la Fundación Lucum, en cuyos estatutos aparecía como futuro beneficiario el propio Felipe VI, este decidió cancelar el 'renting' del SUV que usaba su padre. El automóvil fue devuelto el 1 de junio de 2020, según ha precisado a El Confidencial un portavoz de Zarzuela. A partir de ese momento, el contrato de Casa Real con Volkswagen pasó a englobar únicamente los dos vehículos de la marca Audi.

Juan Carlos I ha conducido otros coches de lujo en los últimos años cuya existencia tampoco se había desvelado hasta ahora. Como publicó este diario la semana pasada, el Rey emérito se convirtió en propietario en 2008 de un Rolls-Royce Phantom Dropheah, un descapotable deportivo valorado en 550.000 euros. En 2010, se lo vendió a su amigo el empresario Juan Miguel Villar Mir por unos 210.000 euros. Se desconoce el destino de esos fondos.

Felipe VI canceló un contrato de 'renting' de la Casa Real con el Grupo Volkswagen-Audi que permitió a su padre, Juan Carlos I, disfrutar con cargo al presupuesto público de un Bentley Bentayga, un exclusivo vehículo tipo SUV valorado en más de 250.000 euros. El coche fue devuelto al fabricante de forma anticipada en junio de 2020 después de que el actual jefe del Estado concluyera no era necesario para el desarrollo de las funciones propias de la institución.

Rey Don Juan Carlos Casa Real Rey Felipe VI Arabia Saudí Noadex
El redactor recomienda