Es noticia
Menú
La madre del menor de Morón desaparecido usó dos teléfonos y cobró 5.000 euros
  1. España
Sucesos

La madre del menor de Morón desaparecido usó dos teléfonos y cobró 5.000 euros

El juzgado prolonga los trabajos en el vertedero madrileño de Valdemingómez y la Policía baraja ampliar su búsqueda a otros puntos de la Comunidad de Madrid

Foto:

La madre de Morón de la Frontera (Sevilla) que dice haber tirado a su hijo adolescente discapacitado a un contenedor tenía dos teléfonos móviles y cobró 5.000 euros procedentes de las cláusulas suelo poco antes del suceso registrado hace ahora un mes y medio. Las pesquisas, que dirigen el Juzgado de Primera Instancia número 2 de la localidad sevillana y la UFAM central de la Policía Nacional en colaboración con la Comisaría General de Policía Científica, apuntan a que la mujer comenzó en verano los preparativos de su fatídico plan.

Según informan a El Confidencial fuentes conocedoras de la investigación, fue en agosto cuando cobró el dinero e hizo retiradas en efectivo. Esto ha hecho que la mujer no haya realizado operaciones con tarjeta de crédito que permitan reconstruir con facilidad sus movimientos. Padece trastorno bipolar. Eran un matrimonio con dos hijos; el menor adolescente desaparecido —totalmente dependiente por el síndrome de West— y otra chica ya mayor de edad. La mujer se separó de su marido y se quedó con la custodia de ambos, pero pasado el tiempo discutió con la hija mayor y se distanciaron.

Foto: Vista de un furgón de la Policía Nacional. (EFE)

Los investigadores de la Policía Científica que revisaron de arriba abajo la casa encontraron todo extremadamente limpio, también las cañerías. Se buscó por todos los rincones de la vivienda cualquier indicio, restos biológicos o incluso fauna cadavérica. No ha aparecido nada relevante. Diversos testimonios de su entorno dan a entender que quería emprender un cambio de vida. También se han analizado en profundidad sus redes sociales. Los investigadores hacen hincapié en que contaba con dos líneas telefónicas que cambió en verano.

Septiembre

Las cámaras de la Dirección General de Tráfico (DGT) han permitido arrojar algo de luz sobre su errático recorrido en coche. El 12 de septiembre se fue de Sevilla a Cádiz, donde apenas estuvo una hora. Se desconoce qué fue a hacer allí, pero se sabe que circuló sin teléfono móvil —el aparato apareció con la pantalla rota en un contenedor de Sevilla— y sin la ayuda de un GPS. Ella, además, tiene problemas de visión y de audición.

Continúa la búsqueda del menor con discapacidad desaparecido

Su siguiente destino fue Riaza (Segovia), a más de 700 kilómetros de distancia. Allí se la vio entrar en un primer hotel, pero apenas permaneció dentro 10 o 15 minutos. Estaba sola. Testigos que han prestado declaración por estos hechos dicen que la vieron tranquila. Antes de eso, un hombre también dice haberla visto con el niño en una gasolinera de Miajadas (Cáceres) el mismo día.

El siguiente punto en el que se la ubica es un hotel de Talavera de la Reina a las 20:00 aproximadamente. Ahí ya sí se la ve todavía con el niño. La localidad toledana está a otras dos horas y media aproximadamente de Riaza. Madre e hijo estuvieron casi medio día en la carretera, principalmente por carreteras secundarias. Se sabe que salió del hotel en Talavera a la una de la madrugada.

Desguazó la silla

El 13 de septiembre se la encuentra una patrulla de la Guardia Civil desorientada en una carretera de Segovia. Es ahí cuando confiesa que ha tirado a su hijo en un contenedor. La mujer ha dado varias ubicaciones. Una de ellas es la calle Illescas de Madrid, en el barrio de Aluche. Los investigadores se centran en tratar de reconstruir sus movimientos durante esa noche. El menor necesitaba una silla adaptada para moverse. Ella dice que desguazó las piezas y las tiró en zonas separadas: la parte principal en un lugar, los reposabrazos en otro y el cabecero en un tercer sitio. Eso dificulta el trabajo policial.

La madre del menor desaparecido se desprendió de su móvil para no ser rastreada

Hasta ahora, la mujer solo ha ofrecido explicaciones inconexas. Primero admitió que había matado al chico y después se habría deshecho del cadáver, pero luego dijo que el menor "murió" y que por eso se desprendió del cuerpo. Tras su localización, fue ingresada en el centro psiquiátrico debido a su estado mental. Pese a que todavía no se ha encontrado al joven, la madre quedó el lunes en libertad provisional tras prestar declaración en el juzgado. En este tipo de situaciones, los juzgados suelen valorar si existe riesgo de fuga, de reiteración delictiva o de destrucción de pruebas.

Desde entonces, se ha buscado en el vertedero de Valdemingómez, que concentra la práctica totalidad de las instalaciones de tratamiento de residuos urbanos de Madrid. Recibe 4.000 toneladas diarias de residuos. Las autoridades advierten de que prolongar una búsqueda en ese lugar resulta costoso, pero los investigadores otorgan una importancia capital a continuar las labores.

Solo el hallazgo del cuerpo del joven permitiría saber cuáles fueron las causas de la muerte y la responsabilidad penal de la madre. También el momento en que falleció y si cuando emprendió el viaje ya no estaba con vida. Por el momento, el juzgado ha prolongado las labores de búsqueda, según las fuentes consultadas, y la Policía baraja empezar a buscar también en otros puntos de la Comunidad de Madrid como el vertedero de Pinto.

La madre de Morón de la Frontera (Sevilla) que dice haber tirado a su hijo adolescente discapacitado a un contenedor tenía dos teléfonos móviles y cobró 5.000 euros procedentes de las cláusulas suelo poco antes del suceso registrado hace ahora un mes y medio. Las pesquisas, que dirigen el Juzgado de Primera Instancia número 2 de la localidad sevillana y la UFAM central de la Policía Nacional en colaboración con la Comisaría General de Policía Científica, apuntan a que la mujer comenzó en verano los preparativos de su fatídico plan.

Sucesos
El redactor recomienda