La Delegación del Gobierno sabía que el convocante de Chueca fue líder de Ultras Sur
  1. España
Manifestación de extrema derecha

La Delegación del Gobierno sabía que el convocante de Chueca fue líder de Ultras Sur

Mercedes González se escuda en que la convocatoria fue un "engaño", pero desde su departamento admiten que conocían que el organizador es un histórico neonazi de Madrid

Foto: Manifestación de grupos de extrema derecha en Chueca y el centro de Madrid. (Sergio Beleña)
Manifestación de grupos de extrema derecha en Chueca y el centro de Madrid. (Sergio Beleña)

La Delegación del Gobierno sabía que la marcha homófoba en Chueca había sido convocada por un histórico y conocido neonazi de Madrid y exlíder de Ultras Sur llamado Alberto Ayala de Cantalicio, según informan a El Confidencial fuentes policiales y confirman desde la propia institución que dirige la socialista Mercedes González. “Es un señor que tiene el historial que tiene, pero que ha convocado otras manifestaciones sin incidentes”, dice a este periódico un portavoz de su departamento.

Según las fuentes consultadas por este periódico, la convocatoria de la manifestación llegó a nombre de este radical de extrema derecha en representación de la asociación vecinal San Blas-Canillejas. Otra persona convocaba también en nombre de la asociación vecinal Hortaleza-Chamartín. Desde hace tiempo, la Policía tiene detectado que estas agrupaciones son en realidad una tapadera de grupos de extrema derecha. En concreto, la que integra Ayala Cantalicio —luchador de 'kick boxing'— acoge a miembros de las Juventudes Canillejas. Este periódico se ha puesto en contacto con la asociación vecinal, pero no ha obtenido respuesta.

Ayala de Cantalicio arrastra un largo historial de incidentes violentos. El Ministerio del Interior le tiene identificado desde principios de siglo como el presunto cabecilla del grupo de ideología neonazi denominado Juventudes Canillejas y de Ultras Sur, los seguidores radicales del Real Madrid que todavía tienen actividad pese a tener prohibido el acceso al Santiago Bernabéu. Una mera búsqueda de su nombre en internet aporta decenas de entradas sobre su vinculación a grupos radicales violentos.

placeholder Convocatoria de la manifestación en Chueca.
Convocatoria de la manifestación en Chueca.

Lo mismo sucede con la web de la asociación vecinal San Blas-Canillejas, donde se anunciaba el cartel y la convocatoria de la manifestación: "Desde Madrid Seguro queremos hacer pública la correlación de entidades/asociaciones/partidos que han manifestado su adhesión para la manifestación contra las agendas 2030/2050 del próximo día 18 de septiembre a las 17:00 en la plaza de Chueca (Madrid)". Ahí figuraba la asociación de vecinos de San Blas-Canillejas, de Pinar de Chamartín y Hortaleza Carlomagno, Villamantilla, Coslada y San Fernando de Henares, y partidos de ultraderecha de sobra conocidos como España 2000, entre otros. En la redes sociales, hay comentarios de Cantalicio en los que pide ayuda para difundir esta convocatoria.

Incidentes en el Bernabéu

En mayo de 2002, Ayala de Cantalicio fue detenido junto a otros tres miembros de Ultras Sur, incluido el histórico dirigente Álvaro Cadenas, por una serie de incidentes violentos contra la Policía acaecidos en las inmediaciones del estadio madridista momentos después del estallido de un coche bomba. Ese mismo año, fue arrestado también como principal ideólogo de Juventudes Canillejas, por lo que se instruyeron diligencias número 1.465 de fecha 5 de marzo. Para entonces, ya había sido detenido en otras cinco ocasiones.

Delegación de Gobierno: "Es cierto que todos sabemos quiénes son, pero no se puede prever"

Estuvo implicado en los incidentes ocasionados en marzo de 2000 en el distrito madrileño de San Blas, con ocasión de la revuelta vecinal contra ciudadanos de nacionalidad rumana, y acusado de un delito contra los derechos fundamentales y otro de lesiones. El 25 de noviembre de 1995 fue detenido por la Policía Municipal como autor de una agresión con arma blanca y lesiones, portando en el momento de la detención diversas pegatinas con contenido nazi. El 4 de marzo de 1998 fue también detenido en Bonn por difundir distintivos de organizaciones anticonstitucionales.

La manifestación convocada este fin de semana por Ayala de Cantalicio transcurrió por el barrio de Chueca, entre otros puntos del centro de Madrid. Es una zona de la ciudad muy vinculada a la comunidad homosexual y los manifestantes profirieron todo tipo de gritos homófobos como “fuera sidosos de Madrid” o “fuera maricas de nuestros barrios”. Desde la Delegación del Gobierno, dependiente del Ejecutivo central, se justificaron inicialmente alegando que en la convocatoria tan solo figuraba una protesta contra la Agenda 2030 y la Agenda 2050 promovidas por el gabinete que preside Pedro Sánchez.

El director de Seguridad llamó a la Policía

Sin embargo, desde la Delegación del Gobierno admiten ahora a El Confidencial que supieron quién estaba detrás de la iniciativa. Cuando llegó la convocatoria a nombre de Ayala de Cantalicio, cayeron en la cuenta de quién era debido a que es una persona conocida por su ideología radical. El viernes, un día antes de la manifestación, el director de Seguridad Ciudadana en la delegación, un inspector jefe de la Policía Nacional, se puso en contacto con la Jefatura Superior de Policía de Madrid para confirmar con sus compañeros que ese Ayala de Cantalicio que convocaba la protesta era el conocido neonazi.

Grupos de neonazis se manifiestan en Chueca al grito de ''fuera maricas de nuestros barrios''

Un portavoz de la delegación confirma esta llamada de su director de Seguridad: “Él [el policía adscrito al departamento] sabe quién es [Cantalicio] porque ha convocado otras manifestaciones, pero no fuera de su territorio”. Se refiere a que nunca antes había organizado nada en el centro de Madrid, y menos en el barrio de Chueca, y que nunca antes “ha habido síntoma de problemas”. “Es cierto que todos sabemos quiénes son, pero no se puede prever. El lema era contra las agendas. Es un señor con un historial, pero que ha convocado otras sin problemas”, explican desde el departamento que dirige Mercedes González.

Mercedes González: “No había dato alguno que nos indicara que eso iba a acabar como acabó”

La propia delegada del Gobierno refrenda esta versión, pero en su caso ha descrito la convocatoria como “un engaño”. “No había dato alguno que nos indicara que eso iba a acabar como acabó”, dice. Reitera que la asociación vecinal había convocado otras manifestaciones en el pasado, pero obvia en sus explicaciones que su equipo conocía tanto el nombre como el perfil del organizador.

Mercedes González hace hincapié en que la Delegación del Gobierno no autoriza manifestaciones, en todo caso puede prohibirlas. Las fuentes consultadas coinciden en que es difícil conculcar el derecho de manifestación, pero no tanto desviar el recorrido si se considera que puede ser un problema de seguridad. Así lo recoge el artículo 10 de la ley que regula el derecho de reunión: "Si la autoridad gubernativa considerase que existen razones fundadas de que puedan producirse alteraciones del orden público, con peligro para personas o bienes, podrá prohibir la reunión o manifestación o, en su caso, proponer la modificación de la fecha, lugar, duración o itinerario de la reunión o manifestación".

Despliegue policial

En la Policía Nacional, se prepararon para una manifestación que no había sido prohibida, pero que entrañaba cierto riesgo de seguridad. Esa es la razón de que, como se aprecia en las imágenes difundidas en redes sociales, los neonazis circularan en todo momento bajo la vigilancia de los agentes antidisturbios. Ese despliegue no se decide en la Delegación del Gobierno sino en reuniones de trabajo previas de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, según las fuentes policiales consultadas. En este caso, no tenían por qué ser del conocimiento de la delegación.

Foto: Manifestación de grupos de extrema derecha en Chueca y el centro de Madrid. (Sergio Beleña)

Desde el departamento de Mercedes González podrían haber solicitado un informe en concreto sobre esta manifestación antes de su celebración, pero no lo hicieron. La Policía no hace de oficio un informe por cada convocatoria. En Madrid, pueden llegar a realizarse cientos de concentraciones en un fin de semana. En la marcha neonazi, se juntaron unas 200 personas de grupos de extrema derecha. Algunos de ellos llegaron de otros puntos de España como Valencia, desde donde se trasladaron al menos nueve personas.

Un detenido

Al finalizar la concentración, se produjo un altercado violento en la plaza de Pedro Zerolo, en pleno corazón de Chueca. Uno de los asistentes a la manifestación circulaba en solitario por el barrio cuando fue sorprendido por un grupo que le identificó por la camiseta y la estética que portaba. Le agredieron y resultó herido, hasta el punto de tener que ser ingresado. Uno de los presuntos agresores fue arrestado por la Policía Municipal, que se personó después en la zona. Se le imputa un presunto delito de desobediencia tras resistirse y enfrentarse a los agentes. El agredido de extrema derecha se ha negado a identificar ante la Policía a las personas que le pegaron, según fuentes de la investigación.

La manifestación neonazi en Chueca acarrea también enfrentamiento político

La Fiscalía Provincial de Madrid ha incoado de oficio unas diligencias de investigación penal por la manifestación en coordinación con el fiscal de Sala delegado de Odio y Discriminación. Fuentes conocedoras del procedimiento informan que ya cuentan con un oficio de la Policía Nacional en el que se da cuenta de los convocantes, de las proclamas que se gritaron, los lemas que portaban y los vídeos que han circulado en las redes sociales.

En febrero, cuando se celebró un acto en Madrid en homenaje a la División Azul, que luchó a favor de Hitler en la Segunda Guerra Mundial, también se abrió una investigación. En ese caso, la Policía Nacional atribuyó un delito de odio a Isabel Peralta, la joven de extrema derecha y vinculada a Bastión Frontal que proclamó el discurso antisemita.

Extrema derecha Ultras Sur Ministerio del Interior Homofobia Noadex
El redactor recomienda