Ultras Sur S.A., crisis de modelo y relevo generacional entre radicales del Real Madrid
  1. Deportes
  2. Fútbol
PUGNA ENTRE LOS RADICALES DEL REAL MADRID

Ultras Sur S.A., crisis de modelo y relevo generacional entre radicales del Real Madrid

El pasado 6 de noviembre, una comitiva del colectivo Ultras Sur visitó el estadio Vicente Calderón. Estaban invitados por sus homólogos del Austria de Viena.

Foto: Ultras Sur en el Santiago Bernabéu.
Ultras Sur en el Santiago Bernabéu.

El pasado miércoles 6 de noviembre, una pequeña comitiva de miembros del colectivo Ultras Sur visitó el estadio Vicente Calderón. Su presencia en el templo de la hinchada rival estaba justificada. Los seguidores radicales del Real Madrid estaban invitados por sus homólogos del Austria de Viena, que ese día volaron hasta la capital para ver jugar a su equipo contra los colchoneros en el partido correspondiente a la jornada de Champions League. Todos ultras, pero cada uno en su bando.

Esa noche, un responsable de la unidad de intervención policial (UIP) reconoció entre los ultras visitantes a uno de los cabecillas del fondo sur del Real Madrid, al que sacó de entre la multitud para hacerle un par de advertencias. La Policía Nacional ya estaba al corriente de las tensiones internas que había en el seno los Ultras Sur. Es más, conocían al detalle el pulso existente que un grupo de treintañeros había plantado al histórico Álvaro Cadenas, líder del grupo radical durante casi dos décadas.

Unos días más tarde, el sábado 9 de noviembre, antes del encuentro con la Real Sociedad, tuvo lugar la ya famosa y novelada pelea entre seguidores Ultras Sur. Algunos de los cabecillas que reclamaronal líder la cesión del bastón de mando de la formacióndos semanas atrás, en el partido contra el Sevilla, habían visto bloqueados sus pases. Aquello fue recibido como una traición. Lo que aspiraba a ser una sucesión por las buenas, todos se conocen desde hace años, acabó en una pelea a cara de perro.

Los jóvenes que ahora disputan la autoridad de Ultras Sur crecieron en el fondo sur bajo el liderazgo de Álvaro Cadenas

El incidente a las puertas del histórico Drakkar, el bar regentado por el líder de Ultras Sur donde se congregan sus acólitos antes de cada partido, rompió la paz fraternal del grupo. En realidad, la batalla campal la protagonizaron poco más de dos docenas de radicales, a los que los antidisturbios permitieron desfogarse antes de comenzar la carga, pero la espita ya había saltado por los aires. Era un punto de no retorno. El cetro de poder en el fondo sur del Santiago Bernabéu estaba en juego, tal como adelantó este diario.

Son los mismos desde hace años, aunque cada vez menos. Los jóvenes que ahora disputan la autoridad de Ultras Sur crecieron en el fondo sur bajo el liderazgo de Cadenas, que ahora cumple más de 40 años y es padre de familia. Más allá del espíritu ultra, denominador común de todos ellos, la deriva del grupo radical disgustaba a las camadas más jóvenes: mucha implicación y compromiso para lo poco que reciben de la cúpula, cicatera a la hora costear gastos judiciales y acomodada a la hora de agitar la grada.

Como si de un negocio familiar se tratara, nadie cuestionó al padre del clan mientras todo funcionaba. Ni las cuentas, ni la gestión de la caja. Dos décadas de perfecto ordeno y mando, con el veterano Ochaita reducido a un rol honorífico. La pequeña gran familia se reúne cada dos semanas en la grada, pero es habitual que coincida en lugares de ocio y activismo en torno a los ambientes ultra de Madrid, una reducida comunidad que con la actual crisis ha adquirido algo más de protagonismo.

La efervescencia de otros entornos no se había trasladado al fondo sur del Real Madrid. Los viejos ultras tenían suficiente con la "jaula" concedida por el club para algo más de 500 asientos. En el estadio rival, el Frente Atlético mete a más de 3.000 hinchas en cada partido. "No es una cuestión política, todos somos ultras". Sin embargo, la resistencia del patriarca paraceder el testigo enervó a los más rebeldes, que viajaron a Turín para ver el partido de Champions junto a Cadenas, convencidos de haberle persuadido.

El nuevo grupo de interlocutores reparte el protagonismo entre varios treintañeros que reclaman el relevo generacional

Entre los protagonistas, algunos medios han destacado la presencia de Antonio 'el Niño', un joven de 29 años conocido por su activismo skinhead. La vieja cúpula de Ultras Sur le señala como el ideólogo y responsable del golpe de Estado. Por contra, el "nuevo grupo de interlocutores" reparte el protagonismo entre varios treintañeros que se han atrevido a reclamar el relevo generacional. "Nadie le pidió que se fuera. Sólo que se apartara a un lado", afirman midiendo sus palabras, casi de forma diplomática.

Ese episodio a las puertas del estadio Santiago Bernabéu rompió la paz social firmada años atrás con Florentino Pérez. Nada de broncas en los aledaños del mausoleo madridista ni nada de simbología neonazi dentro del recinto. Eran las reglas de juego que Cadenas asumió a cambio de los privilegios de ser el interlocutor único de Ultras Sur con el palco presidencial y el administrador del negocio de pases (en torno a 250) manejado por la facción radical, un extremo negado siempre por el club.

Desde las filas radicales temen que este suceso sea aprovechado por la cúpula del Real Madrid para acabar con ellos. De momento, la grada de animación es el concepto que se maneja en los despachos de Concha Espina como alternativa a los seguidores ultras. Los "nuevos interlocutores" esperan ganarse la confianza que antes monopolizaba Cadenas. Es sólo cuestión de tiempo. Son de sobra conocidos por el club y por la Policía Nacional, que en ocasiones se dirige a ellos hasta por su nombre de pila.

Real Madrid Ultras Sur Policía Nacional
El redactor recomienda