De Kabul a Hortaleza: las familias afganas llegan al hotel habilitado por el Gobierno
  1. España
El primer grupo de familias es realojado

De Kabul a Hortaleza: las familias afganas llegan al hotel habilitado por el Gobierno

El Ejecutivo deriva a estas familias, en su mayoría del cupo de la UE, para dejar espacio en las instalaciones del aeródromo de Torrejón

Foto: Refugiados afganos llegan a un hotel de Madrid. (Jesús Hellín)
Refugiados afganos llegan a un hotel de Madrid. (Jesús Hellín)

Decenas de ciudadanos afganos llegaron pasadas las 22 horas de este jueves a un hotel del norte de Madrid, en el distrito de Hortaleza, tras culminar los primeros trámites a su llegada a España en vuelos procedentes de París y Atenas. Como adelantó El Confidencial, su alojamiento en este establecimiento privado parte de la decisión del Gobierno de liberar espacio de las instalaciones de Torrejón de Ardoz por lo que pudiera pasar en el tramo final de las evacuaciones de Kabul.

Ya de noche, estas familias fueron trasladadas en autobús por las calles de la capital de España. Portaban las escasas pertenencias con las que tuvieron que salir de su país. Había mujeres, hombres, adultos y menores de casi todas las edades. Todos iban con mascarillas excepto los más pequeños, muchos dormidos en brazos de sus padres. El grupo iba acompañado por personas que se encargan de velar por su estancia en España y les recibió en la puerta el personal del hotel y de la ONG Accem, especializada en la atención de personas refugiadas.

Foto: Refugiados afganos recibidos en Torrejón. (EFE)

El hotel, que llevaba completamente cerrado desde el inicio de la pandemia en marzo de 2020, mantenía su aspecto hermético a lo largo del día de ayer. Nada parecía indicar que en cuestión de horas iban a recibir a una decena de familias afganas para darles cobijo hasta que su situación se regularice. En torno a las 18, un coche y una furgoneta se adentraban en el recinto a través del garaje. Pero nadie salió en horas. Solo cuando se acercó a la puerta principal una furgoneta de un catering de Madrid desde la que se descargaron hasta 50 cajas y bandejas.

Los preparativos siguieron silenciosos. Sobre las 21 se acercó un grupo de voluntarios de la ONG Accem, que serían los encargados, junto con el traductor, en ayudarles durante el proceso de acomodación y consiguientes gestiones que estas familias vayan a necesitar. Poco más de una hora después, llegaba un autobús con las primeras familias afganas que han sido realojadas tras aterrizar en la base de Torrejón. Con los rostros cansados, tuvieron que formar una fila, separados por familias, para ir entrando en el recinto poco a poco

placeholder Refugiados afganos llegan a un hotel de Madrid. (EC)
Refugiados afganos llegan a un hotel de Madrid. (EC)

En su mayoría son personal -y sus familias- que prestó servicios para el Servicio Europeo de Acción Exterior de la Unión Europea. España se comprometió a ser el centro de distribución (‘hub’) de estas personas a los distintos países del continente. Alrededor de un centenar procedía de un vuelo que llegó a primera hora de la tarde desde Grecia y después llegaron aproximadamente otros 40 desde Francia.

A este grupo en el hotel se le sumarán también otras familias de colaboradores españoles mientras se tramita su petición de protección internacional para ser reubicados en alguna comunidad autónoma, según informaron a este periódico fuentes gubernamentales. Se ha priorizado a las que cuenten con bebés o niños muy pequeños y personas con movilidad reducida o necesidades especiales.

El objetivo de este alojamiento es mantener operativo el campamento militar de Torrejón de Ardoz y evitar que pueda saturarse con las llegadas de las próximas horas. El Ejecutivo tomó esta decisión antes del ataque terrorista en las inmediaciones del aeropuerto que ha condicionado la recta final de las evacuaciones.

España pondrá fin a sus vuelos previsiblemente este viernes. En torno a 2.000 rescatados habrán pasado por las instalaciones de Torrejón de Ardoz desde el 19 de agosto. La mayoría son colaboradores de España y sus allegados, pero también han pasado colaboradores de la UE (cerca de 350), decenas de trabajadores de EE.UU así como periodistas o activistas locales objetivo de los talibanes.

placeholder Dos jóvenes esperan entrar en el hotel. (EC)
Dos jóvenes esperan entrar en el hotel. (EC)

Desde el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones explican que esta derivación no se debe a una sobreocupación del campamento de Torrejón, sino que se está dejando el máximo espacio posible. El objetivo es mantener la agilidad y la eficacia lograda hasta ahora en la tramitación de las peticiones de protección internacional para los afganos que colaboraron con España y continuar con el ritmo de los traslados a las Comunidades Autónomas. El tiempo de estancia en ese campamento provisional -con capacidad para 800 personas- es de algo más de 30 horas.

Los ciudadanos que corresponden a la UE siguen un protocolo distinto y en su caso precisan de asistencia consular de los países que se van a hacer cargo. El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, que ha coordinado los trabajos en Torrejón de Ardoz, gestiona este movimiento aunque en este caso estará sufragado por los fondos de la Comisión Europea.

placeholder Refugiados afganos bajan del autobús. (Jesús Hellín)
Refugiados afganos bajan del autobús. (Jesús Hellín)

El Gobierno sufraga en cambio todo lo que tiene que ver con las reubicaciones de los colaboradores de España. A su llegada se les hace pruebas de covid. Al día siguiente se les hace una entrevista personalizada. No se trata de un reparto por cupos entre comunidades autónomas, sino que tiene que ver con el perfil de los afganos, su grado de dependencia, si vienen en solitario o con familias, sus profesiones, su conocimiento del idioma… Influyen diversas características. Una vez se decide el lugar de destino, las entidades sociales les recogen en el mismo aeropuerto de Torrejón de Ardoz y les trasladan a la ciudad asignada.

Torrejón de Ardoz Comisión Europea Refugiados Afganistán
El redactor recomienda