Policía, sospechoso de asesinato, acusado ahora de abusar de una menor de 12 años
  1. España
ABUSO SEXUAL

Policía, sospechoso de asesinato, acusado ahora de abusar de una menor de 12 años

Durante la investigación por el asesinato, la guardia civil intervino un diario a la mujer de Fernando, el policía municipal, donde cuenta cómo él había abusado de una menor

placeholder Foto: Policía Local de Madrid - Archivo. (EFE)
Policía Local de Madrid - Archivo. (EFE)

"Llevo tanta carga dentro, tantas cosas imposibles de verbalizar. El primer palo duro que me llevé con Fernando fue hace diez años". Así comienzan tres páginas claves del diario en el que la esposa del policía local describe unos abusos sexuales a una menor de doce años. Unos amigos "se vinieron a la playa con nosotros y allí pasó algo repugnante y asqueroso. Yo me enteré la última, seis meses después". Una noche cuando todos dormían, Fernando comenzó a tocar a la menor. "Tuvo el valor de preguntarle: ¿quieres que siga? ¿Cómo debió sentirse esa criatura de 12 años? Atemorizada y muerta de miedo se fue a dormir a la habitación de sus padres".

La pequeña se lo acabó contando a sus padres, y estos por no perjudicar a la mujer de Fernando no lo denunciaron. Ella se enteró seis meses después: "Me dijo que estaba dormido y que pensaba que era yo. ¿Cómo va a comparar el cuerpo de una niña con el mío? ¿Cómo iba a estar dormido si se levantó al baño a por crema hidratante para seguir? No sé cómo le pude perdonar. Supongo que me manipuló como siempre ha hecho y como sigue haciendo", concluye la mujer. La menor de entonces, que ahora es mayor de edad, ha ratificado todos los extremos del relato y el diario y su testimonio han servido para que ahora la Guardia Civil le impute un delito de abusos sexuales. Sobre el agente también pende una acusación por asesinato.

Se fue aproximando a ella hasta lograr que le quisiera como un hijo

Se había hecho íntimo amigo de una mujer, Teresa, de 83 años, que vivía sola, sin familia en la práctica, aunque tenía un hermano muy mayor en Molina de Aragón con el que había perdido el contacto hacía 20 años. Nada más, quizá algunos amigos, pero pocos. Un día le presentaron a Fernando y a este le llegó que era una mujer muy adinerada sin nadie a quien dejarle la herencia. Se fue aproximando a ella buscando convertirse en imprescindible, hasta lograr que le quisiera como un hijo. La investigación del grupo de homicidios de la Guardia Civil de Madrid ha desvelado cada detalle de su plan, hasta el hecho de que el agente, cuarenta años más joven, llegó a plantearse casarse con ella.

En febrero de 2020, un mes antes de que comenzase la pandemia, Fernando estaba acuciado por las deudas. Hay testigos que aseguran que además de tener los bolsillos rotos, consumía cocaína. En aquella fecha sufrió un accidente de coche. De copiloto iba Teresa. Antes de arrancar la marcha, cuando intentó ponerse el cinturón, el agente le dijo que no se preocupase, que él era policía local y nadie la iba a multar. Él sí lo llevaba. Unos minutos después, se estampó en pleno día con su Audi A3 contra un árbol cerca de un núcleo urbano. "Se me ha cruzado un zorro y por no atropellarlo me he estrellado", se justificó. No pensó bien en la coartada. Los zorros son animales nocturnos, y para más inri, no se encontraron huellas de frenada. Teresa acabó malherida en un hospital.

Foto: La ministra de Igualdad, Irene Montero. (EFE) Opinión

Mientras estaba ingresada, dicen los testigos que Fernando acudió a verla con un notario, que también ha sido detenido. Llevaba unos papeles en la mano. El notario asegura que él no estuvo en el centro médico, pero las testificales le desmienten. En cualquier caso, Fernando le pidió que firmara los documentos con la excusa de que se trataba de documentación necesaria para el seguro por el accidente. Ella no los miró. Hasta entonces le quería como a un hijo. En realidad, lo que Teresa rubricó fue un poder para que Fernando pudiera disponer a su libre albedrío de todo su dinero y patrimonio, lo que se conoce popularmente como un poder de "ruina". Él no tardó ni veinticuatro horas en hacer un reintegro de 300.000 euros.

Al día siguiente, Teresa le pidió copia de lo que había firmado y él le entregó unos papeles que nada tenían que ver. En cuanto le dieron el alta y ella regresó a casa, el policía aprovechó para quedarse a solas con Teresa. Mandó a la chica a hacer la compra y presuntamente empujó a la anciana escaleras abajo. Él aseguró que se trataba de una caída fortuita, pero la autopsia establece que hubo empujón y fue un asesinato. Además, tras el accidente, Teresa apenas podía andar. Siempre necesitaba la ayuda de un andador y nunca subía ni bajaba escaleras. ¡Qué casualidad que lo intentara aquel día, según el agente! A los investigadores, curtidos en mil batallas, no se les pasó un detalle. El andador cabía justo por la escalera, pero en un recodo había un paquete grande de botellas de agua, lo que impedía el paso. A pesar de ello en andador acabó tirado en la planta baja, lo que es técnicamente imposible. Estos hechos, unidos a numerosos indicios más, le han llevado a prisión provisional de donde en principio solo saldrá para sentarse en dos banquillos por dos acusaciones: asesinato y abusos sexuales.

Homicidios Delincuencia Guardia Civil Padres
El redactor recomienda