Seis profesores expatriados que buscan llevar la universidad española a la élite
  1. España
NACE FUNDACIÓN AUDEO

Seis profesores expatriados que buscan llevar la universidad española a la élite

Docentes e investigadores de la Universidad de Columbia, del University College de Londres o de la Universidad de Pensilvania aúnan fuerzas en un nuevo proyecto educativo

placeholder Foto: Estudiantes graduados de la Universidad de Columbia. (Reuters)
Estudiantes graduados de la Universidad de Columbia. (Reuters)

Algo se mueve en la universidad española, y entre los síntomas más visibles de esta agitación se encuentran los movimientos millonarios de mercado que durante los últimos años se han producido en la educación superior. Junto a ellos, una creciente preocupación por el rol de la universidad en el siglo XXI, que sabe de dónde viene y quién es, pero, para muchos, no sabe adónde va. O, al menos, no nos lo preguntamos lo suficiente.

En ese contexto, nace la Fundación Audeo, que se presenta como “un proyecto para impulsar la educación universitaria de excelencia en España” y que aspira a liderar un cambio en la Educación Superior en los ámbitos de la economía, la empresa y las finanzas. No es casualidad que, por lo tanto, comenzase a foguearse en Londres, a partir de la relación personal de algunos profesores expatriados. Como cuenta Antonio Cabrales, actualmente catedrático de la Universidad Carlos III, “Luis Garicano me llamó hace más de un año y me dijo que veía con inquietud el panorama de la educación en España, así que me dijo que podríamos intentar hacer algo. Y dije que lo nuestro es pensar, así que íbamos a ponernos a pensar”.

Entre el apoyo financiero, hay nombres como los de Jaime García-Legaz o Roberto Centeno

La fundación está formada, precisamente, por docentes e investigadores españoles que trabajan en el extranjero y que estaban a una llamada de teléfono de distancia. Además del propio Cabrales, que fue catedrático en el University College London, y Garicano, catedrático en la London School of Economics y la Universidad de Chicago, el equipo académico formado entre conocidos y afines se completa con el coordinador, Jesús Fernández-Villaverde, catedrático de la Universidad de Pensilvania, Isabel Fernández-Mateo, catedrática en la London Business School, Maia Güell, catedrática de Economía en la Universidad de Edimburgo, y Tano Santos, catedrático de Finanzas en la Escuela de Negocios de la Universidad de Columbia en Nueva York.

Foto: EC.

Un plantel marcadamente económico con un también llamativo respaldo financiero, donde figuran nombres como Jaime García-Legaz, exsecretario de Estado de Comercio, profesor del Instituto de Empresa y Cunef, además de expresidente y consejero delegado de Aena, Roberto Centeno, yerno de Juan Roig y cofundador de Atitlan junto a Aritza Rodero, José Cerdán, CEO de Telefónica Tech, Cristina Alba, veterana de servicios financieros y 'fintech', y Víctor Martí, empresario del sector hotelero. Su objetivo, sacar adelante proyectos que “fortalezcan los vínculos entre la academia y el mundo laboral”.

¿Qué pretenden?

Cabrales, flamante Premio Rey Jaime I 2021 de Economía, deja claro una y otra vez que la universidad española es buena, pero que puede ser aún mejor. “El mundo va hacia la polarización, y dado que los que mejores posibilidades van a tener son los universitarios, tenemos que conseguir una universidad más inclusiva y mejor”, explica. “La mejor universidad de tu país tiene que estar entre las mejores del mundo, porque tu mercado de trabajo es global”.

placeholder Foto: Fundación Audeo.
Foto: Fundación Audeo.

El plan es influir en la universidad española a través de proyectos como el grupo de trabajo 'Universidad de excelencia en España', que tiene como objetivo “desarrollar una propuesta para la creación de una institución universitaria española que ocupe una posición de excelencia y liderazgo internacional en las áreas de conocimiento de la economía, la empresa y las finanzas”. Como confiesa Cabrales, “también me gustaría que el programa de conferencias actuales se convirtiera en el germen de un pequeño instituto donde hubiera documentos de trabajo o ‘workshops’ donde gente de todas las universidades viniera para discutir estos temas”.

"En España y Europa, tenemos un déficit de evaluación de la calidad"

¿Un paso hacia la 'anglosajonización' de la universidad española? “Desde mi perspectiva de haber trabajado en una universidad británica, he visto que hay un movimiento de renovación educativa y pedagógica muy grande”, explica el catedrático. ¿Qué nos falta entonces? “El Gobierno británico puso en marcha un ejercicio de evaluación de la investigación al que ha añadido otro de evaluación de la educación. Es un déficit que tenemos en España y en Europa continental. Hemos aprendido a mejorar la educación, hay camino por recorrer, pero sabemos cómo se hace. Nos queda mejorar la excelencia, pero en la docencia no hay un movimiento de renovación importante”.

Por ejemplo, a través de la difusión de programas que integren ‘data science’. “Creo que los estudiantes españoles tienen déficits en algunas disciplinas como programación”, desarrolla Cabrales. “Los estudiantes de Economía o los de Administración y Dirección de Empresas deberían saber programar y hacerlo bien. O los de Derecho o los periodistas deberían conocer ciencia de datos”. Entre los planes de la fundación, se encuentra no solo favorecer el diálogo entre la academia y la empresa privada, sino también entre las humanidades y la economía. Por eso pretenden abrir el grupo de académicos a otros campos como las ciencias naturales.

Foto: El campus de Villaviciosa de la Universidad Europea de Madrid. (Foto: UE)

Hay algo de nostalgia del expatriado en la fundación, que está compuesta por académicos que se formaron en el ámbito anglosajón y que, en su mayoría, no han llegado a volver a España. “Todas las reformas buenas para España han venido desde fuera, empezando por la evolución del PSOE durante los años setenta gracias al Partido Socialdemócrata alemán, España sin Europa no es posible”, razona Cabrales. “En nuestro caso, nuestra conexión es más anglosajona. Europa continental está un poco más atrasada, tal vez porque las universidades compiten menos por los estudiantes. Gracias a mis responsabilidades en Londres, veía que no salir en las encuestas todo lo bien que deberíamos salir era un drama, esa angustia administrativa buena no la ves en España”.

El primer paso, por ahora, será un seminario a finales de octubre con ponentes como Douglas McKee, de la Cornell University, Elli Theobald, de la Universidad de Washington, o Humberto Llavador, de la Universitat Pompeu Fabra. El tema, “nuevos enfoques y desafíos para la educación universitaria”. Junto a ello, un premio anual al mejor programa de posgrado y otro de apoyo financiero a estudiantes sobresalientes.

"Ojalá en 20 años se hable de España como un modelo de éxito educativo"

Un último deseo a largo plazo para entender la fundación. ¿Cómo se ven en unos años? “Nuestra idea es que dentro de 20 años los estudiantes de Ciencias de la Educación puedan decir que España es un modelo de éxito en educación de todo tipo, sobre todo universitaria, y que al principio de todo esto unos tipos jugaron un pequeño rol para ponerlo en marcha. No podemos ser un país de cuartos de final, tenemos que ser un país que gana competiciones”.

Algo se mueve en la universidad española, y entre los síntomas más visibles de esta agitación se encuentran los movimientos millonarios de mercado que durante los últimos años se han producido en la educación superior. Junto a ellos, una creciente preocupación por el rol de la universidad en el siglo XXI, que sabe de dónde viene y quién es, pero, para muchos, no sabe adónde va. O, al menos, no nos lo preguntamos lo suficiente.

Educación Profesores Jesús Fernández-Villaverde
El redactor recomienda