No habrá ola de calor el fin de semana, pero sí un episodio con máximas de hasta 47 grados
  1. España
los días más cálidos del verano

No habrá ola de calor el fin de semana, pero sí un episodio con máximas de hasta 47 grados

El episodio de calor extremo que se vivirá este sábado y domingo por la influencia de una masa de aire cálido de origen africano no cumple los requisitos de la AEMET de ola de calor

placeholder Foto: Un niño juega en una fuente mientras su madre se protege del calor (EFE)
Un niño juega en una fuente mientras su madre se protege del calor (EFE)

Queda definitivamente descartado que este fin de semana muchas se vaya a producir la primera ola de calor del verano, pero eso no significa que España se vaya a librar de un calor extremo pues este será, de hecho, el fin de semana más cálido en lo que va de 2021, de acuerdo con lo que señala Beatriz Hervella, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET). La subida de los termómetros, que en algunas regiones sobrepasarán los 44 grados, se debe a un episodio intenso de temperaturas muy altas que no puede ser considerado una ola de calor por su carácter breve, pero que sí que ha motivado un aviso especial de fenómenos adversos.

Al darse una situación de progresiva estabilidad bajo un claro dominio anticiclónico, en sintonía con lo que indica Hervella, se dan las condiciones perfectas para que se favorezca "una fuerte insolación" que permitirá que este viernes las temperaturas máximas sigan repuntando de forma generalizada por segundo día consecutivo. Además, el hecho de que se dé una "baja térmica" en el sur peninsular, es decir, una borrasca en niveles de la atmósfera, facilitará la entrada de una masa de aire muy cálido y seco de procedencia africana que marcará el tiempo a partir del sábado con valores extremos en todo el territorio español a excepción del extremo noroeste peninsular.

El calor afectará sobre todo a la zona sur de la península, especialmente a la zona del Valle del Guadalquivir y del Guadiana extremeño, donde se registrarán avisos amarillos por temperaturas máximas que al menos alcanzarán los 38 grados. El sábado, día 10 de julio, los avisos por temperaturas máximas elevadas se extenderán por el interior de la mitad sur peninsular, el Valle del Ebro y el Ampurdán, con avisos ya de nivel naranja que se concentrarán en el valle del Guadiana, Tajo y Guadalquivir, siendo esta última área la que en la jornada dominical podría registrar puntualmente los 44 grados. Llegado el domingo, los avisos se propagarán hacia el norte y aumentarán su intensidad, por lo que prácticamente toda la mitad sur del interior peninsular quedará teñida de naranja, con temperaturas mínimas que al ponerse el Sol cumplirán criterios de noche tropical. Sin embargo, este también será el día en que toquen techo los termómetros, con la excepción del área mediterránea.

¿Por qué no se le puede llamar ola de calor?

A las puertas del fin de semana, la AEMET ya ha descartado que se pueda hablar finalmente de ola de calor pues no se cumplen las condiciones para que este organismo emita un aviso meteorológico. Aunque a menudo se asocie una masa de aire caliente con una ola de calor, el también portavoz de la AEMET Rubén del Campo señaló en sus previsiones que para ello "han de cumplirse tres requisitos: que el calor sea intenso, que lo sea en buena parte del territorio nacional y además, que lo sea durante un periodo de tiempo relativamente largo, al menos durante tres días consecutivos".

Tal y como señala Beatriz Hervella, el martes 13 de julio se cerrará este episodio de calor extremo con una bajada general de las temperaturas, ya que durante el domingo la llegada de un frente muy deshecho podría dejar precipitaciones débiles en la segunda mitad del día en Galicia y en el Cantábrico occidental, anunciando cambios en la configuración atmosférica que se materializarán el lunes cuando una vaguada se encargue de desplazar la masa de aire cálido de procedencia africana hacia el este. Por ello, se producirá un alivio térmico en toda la geografía española con la excepción del área mediterránea, donde seguirán aumentando las temperaturas hasta alcanzar una de las cifras más destacadas de este episodio, pues en el interior de la Región de Murcia y en otras zonas del sureste peninsular se podrían superar los 44 grados.

El sábado y el domingo serán días muy calurosos, las jornadas más cálidas del verano hasta la fecha

Aunque no se espera que se bata el récord del registro más alto de temperatura máxima absoluta en España, que se sitúa en los 49 grados, la AEMET sí contempla que las temperaturas más altas de este episodio puedan rozar los 47 grados. En esta coyuntura, el sábado y el domingo serán dos días muy calurosos, los más cálidos del verano hasta la fecha, salvo en el este y sureste peninsular, donde al igual que en Baleares y Canarias los días con temperaturas más altas serán el domingo y, sobre todo, el lunes.

Meteorología
El redactor recomienda