El fiscal Zaragoza renuncia al puesto que le otorgó Delgado
  1. España
De fiscal delegado contra el narcotráfico

El fiscal Zaragoza renuncia al puesto que le otorgó Delgado

El paso atrás implica ceder en un momento en el que el caso pasaba a manos del Tribunal Supremo después de que la Asociación de Fiscales recurriera el nombramiento

placeholder Foto: El fiscal de Tribunal Supremo, Javier Zaragoza. (EFE)
El fiscal de Tribunal Supremo, Javier Zaragoza. (EFE)

Javier Zaragoza ha renunciado al puesto de fiscal delegado contra el narcotráfico en el Campo de Gibraltar. La designación hecha por Dolores Delgado provocó fuertes críticas internas y el fiscal jefe de Antidroga, José Ramón Noreña, llegó calificarla de “ilegal” e “improcedente”, tras lo que la Asociación de Fiscales (AF) recurrió el nombramiento ante el Tribunal Supremo. A la vista del cisma que ha provocado su nuevo puesto, Zaragoza ha optado por dar un paso atrás y presentar su renuncia "irrevocable". Fuentes cercanas al fiscal concretan que ha tomado la decisión "por lealtad a la institución".

Los motivos en los que basa su decisión, adelantada por 'El Español', se reflejan en el escrito que ha remitido Zaragoza a Delgado: "Cuando V.E. me propuso asumir esta delegación acepté la propuesta en el convencimiento de que, lejos de generar polémica, podría ejercer con espíritu constructivo e integrador las tareas de refuerzo que me eran encomendadas, siempre con el exclusivo propósito de colaborar lealmente con los órganos del Ministerio Fiscal", explica la misiva, a la que ha tenido acceso El Confidencial.

Foto: El fiscal de Tribunal Supremo Javier Zaragoza. (EFE)

Pero a partir de ahí, el escrito deja caer una serie de críticas a Noreña: "Tras la reunión que V.E. convocó el 9 de marzo, con la presencia del fiscal jefe Antidroga, (...) se llegó aparentemente a una situación de consenso". "El propio fiscal jefe Antidroga llegó incluso a plantear por escrito una propuesta alternativa para transformar la delegación que se me asignaba, convirtiéndola en una función de coordinación de todas las investigaciones sobre blanqueo de capitales a nivel nacional". "Una propuesta sin duda sorprendente en la medida en que, esta sí, podría producir injerencias en las funciones del citado órgano especializado".

Según Zaragoza, ese supuesto "consenso" con Noreña se vino abajo en las siguientes semanas, situación que terminó por estallar con el recurso interpuesto por la Asociación de Fiscales: "Es evidente que llevar a los tribunales mi nombramiento, con el inconveniente añadido de colocar bajo el foco no solo la estructura y funcionamiento interno del Ministerio Público, sino también, en lo que a mí concierne, una trayectoria profesional de 40 años al servicio del Ministerio Fiscal en responsabilidades especialmente relevantes, no es el mejor escenario para poder desempeñar con eficacia el cometido que me ha sido encomendado".

Foto: La Fiscal General del Estado, Dolores Delgado. (EFE)

En cuanto a la referencia a "40 años al servicio del Ministerio Fiscal", Zaragoza incluye así su etapa como teniente fiscal de la Fiscalía Antidroga, cuando dirigió grandes investigaciones contra el narcotráfico en Galicia, que culminaron, entre otras, con la Operación Nécora. Pese a ello, Noreña defendió ante Delgado que el nombramiento del actual fiscal de Sala del Supremo en el Campo de Gibraltar incluye competencias que coinciden "plenamente" con las suyas: “Más que solucionar un problema va a complicar más la situación”.

El enfado se extendió entonces al recurso de la Asociación de Fiscales ante el Supremo, una maniobra que no tardó en ser criticada por otras asociaciones como la Unión Progresista de Fiscales (UPF), que salió en defensa de su compañero: "Defendemos en esa idea de fiscalía moderna, el valor y la capacidad de compañeros como Javier Zaragoza, y el de otros y otras fiscales que no deben ver puesta en duda su capacidad y competencia por ese permanente intento de dañar la imagen de nuestra institución", afirmó, apuntando a que es "exigible una mínima lealtad institucional".

Pero a la vista de estas críticas internas, Zaragoza presenta su renuncia: "Creo sinceramente que, en estas circunstancias, con un nombramiento cuestionado internamente y recurrido ante los tribunales, cumplir con tan dignísima función se nos antoja una tarea especialmente complicada", argumenta. "En definitiva, me encuentro ante una situación que puede provocar un daño institucional irreparable para la imagen y la credibilidad del Ministerio Fiscal, que por responsabilidad y por lealtad a la institución no puedo ni debo asumir".

Dolores Delgado Narcotráfico Tribunal Supremo
El redactor recomienda