Los expulsados de Vox negocian entrar en el Gobierno murciano y controlar a López Miras
  1. España
se vota este jueves

Los expulsados de Vox negocian entrar en el Gobierno murciano y controlar a López Miras

Pese a las dudas que dejaron este mismo miércoles en el debate parlamentario, los críticos de Vox se opondrán a la moción, aunque con un precio: una consejería en el Gobierno autonómico

placeholder Foto: Ana Martínez Vidal, diputada y secretaria general de Ciudadanos en la Región de Murcia. (EFE)
Ana Martínez Vidal, diputada y secretaria general de Ciudadanos en la Región de Murcia. (EFE)

La segunda moción de censura más impactante de la democracia está vista para sentencia. Después de la que aupó a Pedro Sánchez a la Moncloa, en 2018, la que se ha fraguado estos días en Murcia ha generado una onda expansiva brutal. Desde que se anunció, hace una semana, ha pasado de todo. Lo principal: que de estar encaminada hacia el éxito terminará resultando un fracaso. En medio, un proceso electoral en Madrid, el debilitamiento de Cs y la salida de Pablo Iglesias de la Vicepresidencia Segunda.

Esta moción que el miércoles comenzó a debatirse en la Asamblea murciana será un rotundo fiasco porque tres tránsfugas de Cs, firmantes al principio, ahora son consejeros del Gobierno de Fernando López Miras. Y porque tres diputados expulsados por la dirección nacional de Vox han decidido finalmente votar en contra. Se han dejado querer y, de hecho, fuentes conocedoras de las conversaciones confirman a El Confidencial que, a pesar de haber anunciado ya el voto, siguen negociando cuestiones programáticas e incluso la posibilidad de entrar en el Ejecutivo autonómico al frente de una consejería.

Así que PSOE y Ciudadanos suman por el momento 19 síes en la moción, a los que deberían añadirse los dos de Podemos. Esto les dejaría a un par de escaños de los 23 necesarios para que la moción salga adelante. Después de que el presidente de la cámara, Alberto Castillo, se haya desmarcado del voto del partido naranja para votar abstención, todo dependía de que al menos dos de los tres expulsados de Vox se sumen dando lugar a una alianza poco común que no tendrá lugar.

Foto: Rueda de prensa fernando lópez miras

"No hay nada cerrado. Seguimos negociando", había asegurado en rueda de prensa tras el debate de la moción el portavoz del Grupo Parlamentario Vox, Juan José Liarte. Ante los periodistas ha explicado que la presentación del proyecto de Cs para gobernar no les ha parecido mal, pero que para dar su sí harían falta "muchas horas alrededor de una mesa". Minutos después, fuentes de sus filas confirmaban que votarían no. "Si hay que entrar en el Gobierno para cumplir con lo acordado, lo haremos con mucho gusto", ha avanzado dejando la puerta abierta a tener alguna consejería. Liarte ha vuelto a insistir en el pin parental.

"Estaban las negociaciones muy avanzadas, pero no nos había dado tiempo a cerrarlo antes del debate de la moción", ha explicado el diputado ante las preguntas de los medios. Pese a esto, ha señalado que aún están cerrando su acuerdo con los populares.

Intercambio de acusaciones de corrupción en el debate de la moción de Murcia.

Este miércoles, tanto durante el debate parlamentario en el que se ha presentación la iniciativa como en una rueda de prensa posterior, Liarte había dejado todo en el aire como habían hecho hasta ahora. Ya manifestó en los últimos días que se trataría de una decisión que tomarían en el último momento. Ciudadanos ha reconocido conversaciones con estos tres representantes para granjearse su apoyo y en las últimas horas los críticos de Abascal habían informado de que también les han contactado del PSOE murciano con alguna propuesta sobre la mesa, algo que los socialistas niegan.

Durante su turno en el parlamento autonómico, Liarte ha cargado contra quienes acusan de tránsfugas a los diputados de Ciudadanos que han dado el salto para apoyar a López Miras, argumentando que el compromiso que se adquiere en las urnas no es con los partidos, sino con la población. "El juramento fue para servir los intereses de la Región de Murcia, nunca hemos jurado proteger prebendas ni intereses partidistas de nadie", ha afirmado en aparente alusión a su vivencia interna en Vox, donde las fricciones terminaron con su expulsión, en manos de los tribunales, y la de otros dos compañeros. Un cuarto diputado sigue fiel a Abascal que no votará a favor de la moción, ya que en el seno de Vox lo que reclaman son elecciones cuanto antes.

placeholder López Miras en una imagen de este miércoles. (EFE)
López Miras en una imagen de este miércoles. (EFE)

De esas palabras de Liarte podría desprenderse que apoyaría a los populares, más aún cuando ha abogado por que el PP dé un paso al frente para reunificar el centro derecha sin dejar fuera a los políticos y votantes más conservadores. Pero su argumentación habían continuado cargando contra las políticas del Ejecutivo murciano al considerar que sus políticas no eran las de un gabinete de derechas. Poco después, tras el anuncio de que votaría que no, ha afirmado que les "parece ilusionante el discurso del PP de reunificar el centro derecha en la región".

Ha terminado alabando algunas medidas propuestas por la candidatura naranja de Martínez Vidal, como el combate a las casas de apuestas, y ensalzando el paso dado por esta: "Estamos convencidos de que actúan por principios y en la justa medida los defenderemos. Todos ellos se han posicionado por sus principios", ha dicho en referencia a la línea oficialista de Cs y a los acusados de transfuguismo. Así que ha añadido que su deber es "pactar con quien resulte necesario, pactar para materializar propuestas".

Cs culpa a los tránsfugas de "pisotear ilusiones"

El resto del debate ha estado marcado, como no podía ser de otra forma, en quienes han pasado a engrosar el Gobierno autonómico después de haber firmado una moción de censura contra el mismo. El portavoz naranja, Juan José Molina, ha culpado a los tránsfugas de "pisotear las ilusiones de cientos de afiliados que se dejaron la piel para que llegaran a diputados" y de "escupir a la cara de miles de votantes que confiaron en Ciudadanos para cambiar esta región, mancillando nuestra democracia".

"Mañana elegimos entre dignidad y corrupción, entre democracia sana o enferma"

"En nombre de todos ellos les digo que son ustedes unos sinvergüenzas", ha clamado el diputado. Molina, que fue quien confirmó los contactos hace días con los críticos de Vox, ha subido a la tribuna de oradores mientras salían de la cámara los representantes a los que Cs ha abierto expediente de expulsión: Isabel Franco, Valle Miguélez y Francisco Álvarez. Precisamente a ellos se ha dirigido en su intervención: "Veo que no tienen valentía ni para quedarse aquí a escucharme, pero me escucharán".

Foto: Ana Martínez Vidal e Isabel Franco. (EFE)

El portavoz de Ciudadanos ha insistido en que "mañana —el jueves— elegimos entre dignidad y corrupción, entre democracia sana o enferma; esto ya no va solamente de cambiar un Gobierno, va de salvar nuestra democracia". Cs ha justificado la moción de censura presentada con los socialistas, que viene acompañada de una paralela en el consistorio de la capital murciana que elevaría al PSOE, por las acciones de "corrupción" que a su juicio supuso la vacunación de altos cargos de la Consejería de Sanidad, un caso que terminó con la dimisión de su titular.

"Pase lo que pase, saldremos de este hemiciclo con la cabeza bien alta mientras que ustedes —tanto los que vendieron su alma como los que la compraron— tendrán que agachar la cabeza cuando pasen delante de la gente honrada de esta región", ha añadido Molina, que ha apuntado que la moción "ya ha hecho un gran servicio a esta región, desenmascarando sus tejemanejes, dejando al descubierto y a plena luz del día lo que son: manipuladores, soberbios y corrompidos".

Murcia Ciudadanos Fernando López Miras Partido Popular (PP)
El redactor recomienda