Sánchez pacta con Iglesias que Díaz asuma la vicepresidencia tercera y conserve Trabajo
  1. España
SE MANTIENE EL GRUESO DEL REPARTO

Sánchez pacta con Iglesias que Díaz asuma la vicepresidencia tercera y conserve Trabajo

Para conservar sus competencia se hacía necesario modificar el escalafón de cara a evitar un conflicto con la titularidad de la presidencia de la comisión delegada de Asuntos Económicos

placeholder Foto: Pedro Sánchez (c), preside el Consejo de Ministros. (EFE)
Pedro Sánchez (c), preside el Consejo de Ministros. (EFE)

La remodelación del Gobierno sigue pendiente de oficializarse tras la salida de Pablo Iglesias para encabezar la candidatura de Unidas Podemos en la Comunidad de Madrid, pero el presidente Pedro Sánchez ya ha pactado con el todavía vicepresidente segundo que Yolanda Díaz será la vicepresidenta tercera y que mantenga la cartera de Trabajo. Para conservar sus competencias, económicas y no sociales como era el caso de Iglesias, se hacía necesario modificar el escalafón. De lo contrario estaría por encima de la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, y se generaría un problema de cara a la titularidad de la presidencia de la comisión delegada de Asuntos Económicos. Así la vicepresidenta económica pasará de ocupar la vicepresidencia tercera a la segunda. Un cambio simbólico y no de competencias, por lo que en términos generales se respeta el acuerdo de coalición, según destacan fuentes de Unidas Podemos.

El principio de acuerdo entre Sánchez e Iglesias, que comenzaron a esbozar este mañana a través de una conversación y que siguieron negociando esta tarde, supone también que Ione Belarra será la ministra de Asuntos Sociales, cartera que hasta ahora ocupaba Iglesias. Conservará las mismas competencias que su predecesor en el cargo. El grueso de la remodelación ha quedado acordado y ahora faltarían por cerrar solo "algunos detalles", según fuentes conocedoras las negociaciones. Desde el ministerio de Trabajo se han mantenido al margen de las negociaciones, y fuentes cercanas a Díaz avanzaban que se trata de una cuestión simbólica quien ocupa la vicepresidencia segunda o la tercera, restando importancia a la discusión, y asumiendo que en cualquier caso nunca estarían a cargo de la comisión delegada de Asuntos Económicos.

Esta era la preocupación de Calviño, por lo que presionó de cara a mantenerse en el escalafón por encima de Díaz. Una cuestión que no parecía un problema para Sánchez este lunes, quien avanzaba que "en el reparto que hicimos de las funciones hay una vicepresidencia segunda que representa a Unidas Podemos en el Gobierno". Al mismo tiempo alababa la labor que había realizado hasta ahora Díaz al frente del ministerio de Trabajo.

Ya tras la primera conversación entre el presidente del Gobierno y el todavía vicepresidente segundo, se trasladaba que habría cambios sobre algunos "detalles" respecto al reparto de funciones establecido en el acuerdo de coalición. No en el grueso. Cambios que tienen que ver no con las competencias, según fuentes conocedoras de la conversación que han mantenido en la mañana de este martes Sánchez e Iglesias, sino "matices".

Los cambios responden al hecho de que para Moncloa es un problema que Díaz se sitúe por encima de la vicepresidenta económica, Nadia Calviño. Así las cosas, una de las opciones que están por determinar de cara a la remodelación del Gobierno sobrevenida por el salto de Iglesias a la política madrileña es que Calviño ocupe la vicepresidencia segunda y Díaz la tercera, o también cambios en otras estructuras, como en la comisión delegada del Gobierno de Asuntos Económicos para mantener la jerarquía de la ministra de Economía. Actualmente, Calviño ya preside la Comisión Delegada y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, es la vicepresidenta.

Foto: Pablo Iglesias, conversa con la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, que lo sustituirá al frente de la vicepresidencia. (EFE)

Tras la publicación de esta información, desde Moncloa han difundido un comunicado en el que dan cuenta de que "el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, han mantenido una reunión breve esta mañana posterior al Consejo de Ministros". En dicha conversación, se añade en el breve comunicado, "ambos consideran que hay acuerdo en los cambios que deben acometerse y solamente falta rematar algunos detalles en base al acuerdo de coalición".

Yolanda Díaz ha pilotado los consensos en la mesa de diálogo social y un estilo propio, independiente y alejada de las tensiones que los suyos mantenían con los socialistas, ha reforzado su perfil y las encuestas de valoración de ministros dan buena cuenta de ello. Sin embargo, siempre ha combinado el boxeo con el ajedrez, y de ahí que no haya evitado los pulsos con la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, a cuenta de la reforma laboral. Durante su primer año como ministra de Trabajo, Díaz se ha mantenido fiel a un aplomo que bebe de su experiencia sindical y como abogada laboralista, acostumbrada a los golpes en la mesa de negociación para calibrar cuándo se precisa ceder y cuándo atacar.

Tras conocer el anuncio de Iglesias, Díaz ha afirmado que asume como un "honor" el reto de ser "vicepresidenta". Además ha recalcado que llegaron a la política para "cambiar las cosas y mejorar la vida de las personas", algo que "Iglesias siempre ha defendido". "Lo demostró en el Gobierno y lo sigue haciendo ahora, con esta valiente y necesaria candidatura, que unirá, con fuerza e ilusión, al Madrid que más queremos".

Como vicepresidenta segunda, tendría más margen para dar batallas en el seno del Gobierno. No es una buena noticia para Calviño. A la negativa a congelar el salario mínimo interprofesional o a ampliar los años de cotización para el cómputo de las pensiones, se suma como una de sus líneas rojas no suavizar la reforma laboral prevista en el programa de Gobierno. En Moncloa ya empezaron a evitar que Díaz se siguiese colgando medallas en su despacho. De hecho, ya no compareció desde la mesa de las ruedas de prensa del Consejo de Ministros cuando se alcanzó el último acuerdo para prorrogar los ERTE. En su lugar, lo hizo el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá.

El presidente del Gobierno postergó a "los próximos días" la remodelación del Gobierno. El jefe del Ejecutivo destacó este lunes que, sobre Yolanda Díaz, "tengo la mejor de las opiniones" y "cuenta con todo mi apoyo". Así lo subrayó en rueda de prensa junto a su homólogo francés, Emmanuel Macron, tras celebrarse la cumbre hispano-francesa, donde se firmó un convenio para la doble nacionalidad de ambos países. Sánchez también confirmó que mantuvo una conversación con Iglesias, antes de anunciarse su salida del Gobierno.

Sobre Iglesias también tuvo buenas palabras, reconociendo "el aporte que ha hecho este año largo al frente de una cartera tan importante como Derechos Sociales" y le deseó suerte "en su nueva andadura política". Pese a no confirmar la remodelación, Sánchez sí destacó que se mantiene el reparto del Gobierno de coalición acordado de cara a la investidura. "En el reparto que hicimos de las funciones hay una vicepresidencia segunda que representa a Unidas Podemos en el Gobierno. En eso no va a haber ningún tipo de problema ni malentendido", zanjó, dando a entender que la opción puesta sobre la mesa por Iglesias es válida. Asimismo, avanzó que habrá "continuidad" en el Gobierno de coalición, sin que esta crisis suponga cambios en el reparto ni tentativas de adelanto electoral o aumento de las tensiones internas.

Yolanda Díaz Pedro Sánchez Nadia Calviño Pablo Iglesias