Arrimadas se blinda con los últimos fieles de Ciudadanos ante la embestida final del PP
  1. España
CUENTAN CON MARCHAS AL PP

Arrimadas se blinda con los últimos fieles de Ciudadanos ante la embestida final del PP

Con la marcha de Cantó, Arrimadas configura una nueva ejecutiva permanente a los que confía el reto de seguir hacia adelante contra los ataques del PP. Es la batalla final

placeholder Foto: La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas. (EFE)
La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas. (EFE)

La suerte está echada. Inés Arrimadas eligió su camino este lunes al remodelar una nueva ejecutiva para la batalla final: defenderá Ciudadanos como un partido de centro, bisagra y liberal y, sobre todo, autónomo. En mitad de la embestida del PP con fichajes como el exsecretario de Organización de Albert Rivera, Fran Hervías, con gran predicación en muchos territorios, el partido naranja cuenta con que a partir de este martes habrá nuevas fugas. Todas las miradas se dirigen ahora a Toni Cantó, que dimitió de la propia ejecutiva y anunció que dejaría el acta en las Cortes Valencianas.

Según el dirigente valenciano, que antes de Ciudadanos estuvo en UPYD, su plan pasa por dejar la política. Pero los principales cargos del partido desconfían de esa idea y descuentan que será cuestión de tiempo su alistamiento a las filas del PP. Además, consideran “más que previsible” que Hervías arrastre a cargos como concejales y diputados autonómicos. “Es lo mejor. Así estamos los que somos. No estamos por estar, sino que somos y creemos en Ciudadanos”, dijo la presidenta al término de un cónclave que se prolongó casi durante seis horas.

Toni Cantó dimite de la Ejecutiva de Ciudadanos y dejará el acta de diputado.

El futuro de Ciudadanos es más que incierto y pesos pesados, hoy en la ejecutiva permanente, reconocen que la formación “está muy tocada” y se debate entre la vida y la muerte. Pero la sensación, después de la ejecutiva y el análisis en profundidad de la moción de censura presentada en Murcia (algo que hasta el momento no se había hecho) sirvió para unir más a los actuales dirigentes y convencerse de que este es el camino. El panorama electoral en Madrid, con la irrupción de Pablo Iglesias que augura una polarización total, es muy complejo para Ciudadanos. El reto está en mantener representación en la Cámara autonómica.

Foto: Inés Arrimadas acompañada por José María Espejo-Saavedra (i) y Carlos Cuadrado (d). (EFE)

Mientras tanto, Arrimadas seguirá defendiendo los gobiernos autonómicos en Andalucía y Castilla y León, además del ayuntamiento madrileño. Estos ejecutivos están a salvo a pesar de que el partido afronta ahora una relación inédita con el PP: “Se ha visto y se ha destapado una operación para intentar acabar con este partido. La han puesto en marcha. Nosotros no tenemos ningún partido como enemigo, ni queremos acabar con el PP y el PSOE. Lo que tenemos claro es que queremos que los ciudadanos que quieran votar a un partido de centro puedan seguir haciéndolo”, dijo la líder naranja sin esconder que había afrontado los días más duros de una trayectoria política “que, en realidad nunca ha sido normal ni tranquila”. Ni lo fue su paso por Cataluña ni el paso de presidir el partido.

placeholder Arrimadas, junto a su nuevo núcleo duro. (EFE)
Arrimadas, junto a su nuevo núcleo duro. (EFE)

La convicción generalizada en los nuevos miembros de la ejecutiva permanente es que esta será la batalla final. “Ser de Ciudadanos implica que te moleste igual la corrupción de los dos bandos, significa que trabajas para tender puentes a los dos lados. Sí, a los dos”, dijo Arrimadas ante su nueva plana mayor. “Significa recibir ataques de ambos, cada día, sin piedad. Unos días te llaman facha y otros traidor”, zanjó reconociendo todas estas situaciones en primera persona.

El nuevo núcleo duro naranja (que aún debe organizarse por áreas) es más horizontal y con la mirada de los territorios incluida. Begoña Villacís, Juan Marín e Ignacio Aguado formarán parte ahora del núcleo duro que elaborará la estrategia del partido, como también Daniel Pérez (portavoz en las Cortes de Aragón) o diputados como Guillermo Díaz. También el europarlamentario Jordi Cañas, con larga trayectoria en Cataluña y en el partido desde sus inicios, forma parte de este equipo. En cuanto a Carlos Cuadrado y José María Espejo, ex pesos pesados y principales responsables de la operación murciana, dieron un paso al lado. Seguirán en la ejecutiva, pero con otras funciones y más alejados del día a día. La puesta en escena elegida por la presidenta dejó claras sus intenciones.

Foto: Toni Cantó, en la sede de Ciudadanos este lunes. (EFE)

El momento más incómodo de la reunión, según han relatado varios de los presentes, se produjo durante la intervención de Toni Cantó. No respondió el ofrecimiento de Arrimadas para integrarse en la nueva ejecutiva y se limitó a renegar de la estrategia, apostando por una coalición con el PP en Madrid, cargando contra Ignacio Aguado, y abandonando el cónclave sin que el resto de dirigentes hablara. A su salida confirmó a los medios de comunicación su dimisión. La ejecutiva se enteró en ese momento y por la prensa. En la formación reconocen una “decepción extendida” con el que hasta ahora era uno de sus compañeros clave e insisten en que será uno de los próximos en integrarse en el PP.

Ciudadanos buscará un equilibrio para mantener la confianza en los gobiernos compartidos, pero dirigentes de peso reconocen que mantendrán una nueva relación beligerante y fuerte contra el PP, conscientes de que les penalizará en procesos electorales. La clave está ahora en explicar su postura y generar un relato que llevaba tiempo dormido. Lo de Murcia es el ejemplo más reciente y sonante. No es el único. Empieza una nueva etapa en la que Ciudadanos tiene todo que perder, pero Arrimadas fijó el rumbo. Si mueren, lo harán matando.

La suerte está echada. Inés Arrimadas eligió su camino este lunes al remodelar una nueva ejecutiva para la batalla final: defenderá Ciudadanos como un partido de centro, bisagra y liberal y, sobre todo, autónomo. En mitad de la embestida del PP con fichajes como el exsecretario de Organización de Albert Rivera, Fran Hervías, con gran predicación en muchos territorios, el partido naranja cuenta con que a partir de este martes habrá nuevas fugas. Todas las miradas se dirigen ahora a Toni Cantó, que dimitió de la propia ejecutiva y anunció que dejaría el acta en las Cortes Valencianas.

Ciudadanos Partido Popular (PP) Inés Arrimadas
El redactor recomienda