Cargos de Cs en Valencia dan por seguro el salto de Cantó al PP y buscan su propia salida
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
TERREMOTO NARANJA EN VALENCIA

Cargos de Cs en Valencia dan por seguro el salto de Cantó al PP y buscan su propia salida

La marcha del líder naranja autonómico, que lleva una semana hablando con Teodoro García Egea, hace estallar a Cs en la Comunidad Valenciana. Algunos lo sitúan con Ayuso, pero él lo niega

placeholder Foto: Toni Cantó, en la sede de Ciudadanos este lunes. (EFE)
Toni Cantó, en la sede de Ciudadanos este lunes. (EFE)

El anuncio de la renuncia de Toni Cantó como miembro de la dirección de Ciudadanos, coordinador autonómico y diputado portavoz en las Cortes Valencianas ha cogido por sorpresa incluso a sus más estrechos colaboradores en la formación naranja en la Comunidad Valenciana. El abandono de las filas de la formación que lidera Inés Arrimadas ha supuesto un terremoto en la franquicia territorial, tercera fuerza política en las últimas autonómicas, por detrás del PSPV-PSOE y el Partido Popular. Cantó, al que cuadros de su propio partido creen que tiene hablado su desembarco en las filas populares, deja a Ciudadanos descabezado y con enormes divisiones internas en el ámbito regional.

El también actor lleva más de una semana en conversaciones con la cúpula de Pablo Casado, en especial con el secretario general Teodoro García Egea, a quien garantizó lealtad en los pactos en la Diputación de Alicante que preside el delfín de Génova, Carlos Mazón, y en el ayuntamiento de esta ciudad cuando se conoció la moción de censura de PSOE y Ciudadanos en Murcia. Esas conversaciones, que él no ha negado, han llevado a numerosos cuadros de su partido a especular con su desembarco en el PP, en una operación similar a la que ya hizo cuando pasó de UPyD a Ciudadanos. "Blanco y en botella", contestaba este mismo lunes el portavoz nacional de Ciudadanos, Edmundo Bal, a la pregunta sobre una posible segunda mudanza partidaria de Cantó. "La sensación es que esta operación estaba perfectamente calculada y orquestada".

Toni Cantó dimite de la Ejecutiva de Ciudadanos y dejará el acta de diputado.

En aquella ocasión, la de UPyD, Cantó dejó el partido magenta fundado por Rosa Díez después de que Andrés Herzog se hiciese con el control frente a Irene Lozano. A los pocos días anunciaba su fichaje por Albert Rivera. Pasaría a ser número dos de la lista de Cs al Congreso por Valencia en las generales de 2015. Ese mismo guion parece repetirse ahora. Este lunes, tras comunicar que había pedido la dimisión de Arrimadas y su núcleo duro en la reunión de la ejecutiva y calificar la moción murciana de "ridícula" y "bochornosa", Cantó eludió un no rotundo a la posibilidad de fichar por el PP. "Ahora voy a llamar a mi representante para ver si puedo empezar a trabajar de lo mío dentro de poco".

Sin embargo, algunas fuentas naranjas incluso lo situaban como posible integrante de las listas de Isabel Díaz Ayuso a la Comunidad de Madrid, una tesis que él mismo abonó al aprovechar su intervención ante los medios de comunicación para defender una candidatura conjunta, "una Comunidad de Madrid Suma junto al Partido Popular", señaló. "Me preocupa la Comunidad de Madrid, el centro derecha no puede perderla. Es el eje de la libertad y las prosperidad económica. Debemos mantener la Comunidad de Madrid y luego ganando el poder el centro derecha en la Moncloa. Para que eso pase yo he dicho que no podemos ir solos a las elecciones", señaló un político que no ha perdido la oportunidad de alabar la figura de Ayuso en varias ocasiones. Sin embargo, desde su entorno negaron que existan conversaciones para incorporarse a la lista de Ayuso.

División interna

Cantó ha convocado para mañana a su grupo parlamentario en las Cortes Valencianas para explicarles su decisión. Alguno de los parlamentarios con más estrecha colaboración con él se enteraron por la prensa de su decisión de abandonar el partido. Deja una formación divida entre las personas de su confianza, como los más cercanos diputados Ruth Merino o Antonio Woodward, y quienes aguantaron en la lista apoyados por el hombre de Fran Hervías en la Comunidad Valenciana, el hoy senador y exsecretario de organización, Emilio Argüeso. Este último, como Hervías, instalado ahora en Génova a la vera de García Egea, lleva semanas hablando con cuadros populares como Carlos Mazón, preparando el desembarco de cuadros naranjas a nivel local y autonómico en las filas del PP. No todos tendrán sitio. Una vez descabezada la organización naranja, los populares, que tienen sus propios problemas de encaje de cargos públicos en la Comunidad Valenciana por la ausencia de poder, tan solo tienen que dejar que termine de cocerse para recoger los votos.

Mientras en Valencia ciudad su portavoz Fernando Giner mostraba en público su apoyo a Arrimadas, en la Cámara autonómica las dos facciones de Ciudadanos tendrán que elegir ahora una nueva dirección en el grupo parlamentario. Se da por segura la salida del jefe de gabinete de Cantó, Pablo García Medrano. Entre los nombres que se barajan como para el cargo de síndico están el de Mamen Peris o Vicente Fernández. Asunción Sanchis, afín a Argüeso, era la siguiente en la lista autonómica y sustituirá a Cantó, lo que decantará la mayoría hacia este grupo. No es descartable que parlamentarios afines a Cantó tiren la toalla, como Ruth Merino o Woodward.

Todo este escenario dibuja un Ciudadanos en descomposición en la Comunidad Valenciana, un partido que obtuvo más de 450.000 votos en las últimas elecciones generales y autonómicas. Ese botín quiere monopolizarlo el Partido Popular, pero también los socialistas aspiran a captar algún voto. Una clave importante será si quienes tomen el control del grupo parlamentario aceptarán la propuesta del Consell del Botànic de rebajar el listón electoral al 3% para acceder al parlamento autonómico. Podría ser la última baza de los últimos de Ciudadanos para no desaparecer del mapa.

Partido Popular (PP) Ciudadanos Toni Cantó
El redactor recomienda