La fundación de Juan Carlos I movió dinero a sociedades 'offshore' de Hong Kong y Panamá
  1. España
se desconoce el destino de los fondos

La fundación de Juan Carlos I movió dinero a sociedades 'offshore' de Hong Kong y Panamá

Dos sociedades controladas por testaferros y una firma del exmarido de Corinna recibieron varias transferencias de la fundación Zagatka por motivos desconocidos

placeholder Foto: El rey emérito, don Juan Carlos I. (Getty)
El rey emérito, don Juan Carlos I. (Getty)

La segunda regularización fiscal de Juan Carlos I no será efectiva hasta que Hacienda y la Fiscalía comprueben si los 4,4 millones de euros que ha depositado el Rey emérito abarcan la totalidad de los fondos que disfrutó de forma irregular durante ejercicios no prescritos, pero hay motivos para poner en duda esa premisa. El registro bancario de la entidad utilizada por el monarca para pagar vuelos privados por todo el mundo por importe de hasta 8 millones de euros, la fundación Zagatka, refleja otras salidas de dinero hacia sociedades instrumentales de Hong Kong y Panamá cuyos últimos beneficiarios ni siquiera han sido aún identificados.

El destino de esas transferencias es un misterio, incluso para la Fiscalía del cantón de Ginebra, que en el verano de 2018 abrió un procedimiento penal sobre el supuesto patrimonio opaco de Juan Carlos I tras difundirse las grabaciones del comisario Villarejo a Corinna Larsen en las que esta aseguraba que el monarca había usado bancos y testaferros helvéticos para mover su dinero. Oficialmente, los expedientes de Zagatka y de la segunda entidad instrumental relacionada con el Rey, la fundación Lucum, ni siquiera están en poder de la justicia española. Si Hacienda y la Fiscalía validan esta nueva regularización, lo habrán hecho completamente a ciegas.

placeholder Registro bancario de la fundación de Juan Carlos I
Registro bancario de la fundación de Juan Carlos I

Según la nota difundida este viernes por su abogado, la regularización del monarca afecta a “viajes y servicios”. En esa partida entrarían las salidas de fondos de Zagatka para pagar los vuelos privados del Rey emérito, pero hay otros puntos sin aclarar. La cuenta de la fundación en el banco Credit Suisse de Ginebra revela envíos de dinero hacia dos sociedades instrumentales panameñas, Lactuva SA y Stream SA.

La primera recibió el 11 de febrero de 2008 una transferencia de 19.033,13 euros; un segundo envío de 16.014 euros el 16 de abril del mismo año; y otro tercer pago de 50.003 euros el 16 de julio de nuevo en el mismo ejercicio. Por su parte, Streams SA recibió 150.012,28 euros, también desde Zagatka, el 19 de mayo de 2008.

placeholder Registro bancario de la fundación de Juan Carlos I
Registro bancario de la fundación de Juan Carlos I

Ni las autoridades suizas ni las españolas disponen de información sobre estas dos compañías ni sobre los motivos de los pagos, ni si esas mercantiles jugaron algún papel en la estructura financiera del Rey emérito en años posteriores a su abdicación, según han confirmado a este diario fuentes próximas a los procedimientos.

Stream SA fue inscrita en el registro de Panamá en 2004 por el despacho Alemán, Cordero, Galindo & Lee, especializado en la creación de redes 'offshore' y uno de los más prolíficos del país. Al frente de la sociedad únicamente figuraron testaferros. En 2016, dos años después de la abdicación de Juan Carlos, fue disuelta.

placeholder Registro bancario de la fundación de Juan Carlos I
Registro bancario de la fundación de Juan Carlos I

En el caso de Lactuva SA, su constitución se produjo en el año 2000, pero intervino otro bufete en ese trámite, Aba Legal Bureau. Se trata del mismo despacho que montó la fundación Lucum en 2008 para canalizar el regalo de Arabia Saudí al Rey por importe de 65 millones de euros. Como en Stream SA, todos los cargos de Lactuva SA fueron hombres de paja hasta su liquidación en 2016. No hay ninguna pista sobre las personas que se escondían tras esos nombres ficticios.

El rey Juan Carlos también habría disfrutado de viajes abonados por Zagatka indirectamente. Estos otros fondos se habrían quedado fuera de la nueva regularización. En concreto, en los primeros días de 2016, el monarca y cuatro de sus escoltas se desplazaron desde Los Ángeles a la Polinesia francesa para disfrutar de unos días de descanso. Los billetes fueron pagados por uno de los mejores amigos del monarca, el primer exmarido de Corinna Larsen, Philippe Adkins. Es una relación extraña, porque Corinna no tendría lazos sentimentales con ninguno de los dos desde años, pero Juan Carlos I y Adkins terminaron forjando una intensa confianza que se trasladó al mundo de los negocios y se ha prolongado hasta la actualidad.

placeholder Registro bancario de la fundación de Juan Carlos I
Registro bancario de la fundación de Juan Carlos I

Los 32.900 euros de los billetes hasta el aeropuerto de Papeete fueron adelantados por Cadenza Evening Limited, una mercantil de Adkins con sede en Reino Unido que supuestamente se dedica a la celebración de pruebas hípicas y otros eventos. Según los documentos a los que ha tenido acceso El Confidencial, los gestores de Zagatka, los presuntos testaferros profesionales Arturo Fasana y Dante Canonica, transfirieron posteriormente 32.900 euros de la fundación a Cadenza para saldar la deuda. Pero el pago no se hizo directamente, sino a través de una sociedad 'offshore' de Adkins, Fathomless Advisory Services Limited, en este caso domiciliada en Hong Kong, uno de los mayores paraísos fiscales del mundo.

Los movimientos de Zagatka recogen, efectivamente, el pago a Fathomless de los billetes de avión a Polinesia. Sin embargo, también hay otros envíos de dinero a esa sociedad en fechas distintas sin que conste el motivo de los abonos. Por ejemplo, el 22 de diciembre de 2014, salieron de Credit Suisse otros 74.016 euros con destino a la cuenta en HSBC Hong Kong de la sociedad instrumental del exmarido de Corinna. Y el 21 de julio de 2015 se produjo otro pago en la misma dirección por valor de 11.724 euros. En ambos casos, se trata de fechas posteriores a la abdicación de Juan Carlos y, por tanto, este ya había perdido su inviolabilidad.

placeholder Registro bancario de la fundación de Juan Carlos I
Registro bancario de la fundación de Juan Carlos I

Las incógnitas en torno a esta segunda regularización también afectan a las numerosas retiradas de efectivo que experimentó el depósito de Zagatka, así como al pago de otros bienes que no entrarían en la categoría de “viajes y servicios”. En junio de 2018, el Rey emérito utilizó 102.000 euros de la entidad para comprar tres escopetas de caza en una armería vasca.

El propio control de la fundación está en el aire. Sobre el papel, se trata de un vehículo creado y gestionado por su primo Álvaro de Orleans para apoyar financieramente a las monarquías europeas. Pero Juan Carlos I habría sido el único beneficiario de ese dinero. En el verano de 2018, aún había 7,9 millones de euros bajo el paraguas de Zagatka. La sociedad sigue activa y mantiene una cuenta en el banco Lombard Odier.

La segunda regularización fiscal de Juan Carlos I no será efectiva hasta que Hacienda y la Fiscalía comprueben si los 4,4 millones de euros que ha depositado el Rey emérito abarcan la totalidad de los fondos que disfrutó de forma irregular durante ejercicios no prescritos, pero hay motivos para poner en duda esa premisa. El registro bancario de la entidad utilizada por el monarca para pagar vuelos privados por todo el mundo por importe de hasta 8 millones de euros, la fundación Zagatka, refleja otras salidas de dinero hacia sociedades instrumentales de Hong Kong y Panamá cuyos últimos beneficiarios ni siquiera han sido aún identificados.

Rey Don Juan Carlos Hong Kong Corinna zu Sayn-Wittgenstein Comisario Villarejo Arabia Saudí Arturo Fasana Reino Unido Credit Suisse
El redactor recomienda