Todos contra Illa en Cataluña
  1. España
VARIOS SONDEOS LE DAN LA VICTORIA

Todos contra Illa en Cataluña

La irrupción del ministro de Sanidad en la precampaña catalana ha alterado los planes de todos los partidos. Es el adversario a batir

Foto: El ministro de Sanidad, Salvador Illa. (EFE)
El ministro de Sanidad, Salvador Illa. (EFE)

Salvador Illa, el candidato socialista en las elecciones catalanas que previsiblemente se celebrarán el 14 de febrero, se ha situado en la diana de todas las fuerzas políticas. Sin haber movido todavía un dedo, le han otorgado la consideración de ser el candidato a batir: los partidos independentistas, porque le ven como el 'elefante blanco' del antiindependentismo; los constitucionalistas, porque es el que tiene más posibilidades de terminar con la década soberanista. Además, tanto el PP como Ciudadanos temen que su candidatura arrastre hacia el PSC muchos votos considerados propios.

"Está clara una cosa: en el Partido Socialista de Cataluña hemos cambiado la resignación por la esperanza. Hasta ahora, la gente quería un cambio, pero no lo veía claro. Ahora ya hay un candidato potente. La llegada de Salvador Illa ha sido un revulsivo para la política catalana", explica a El Confidencial un alto cargo de la formación. Y enfatiza: "Su aterrizaje representa el pasar página de 10 años de decadencia y división en la política y la sociedad catalanas".

Desde el partido que lidera Miquel Iceta se califica la sustitución de este por el ministro de Sanidad de "jugada maestra". Tanto que, aunque Illa aún no ha desembarcado del todo en Cataluña y sigue oficiando como ministro, su candidatura ya ha despertado una inusitada expectación. Una encuesta de 'El Periódico de Cataluña' publicada este viernes le sitúa como el favorito para 'president' (le saca 10 puntos a la candidata de JxCat y 11 al de ERC) y subía las expectativas de voto para el PSC en 8,5 puntos. Otro sondeo de 'El Español', del 6 de enero, da una ajustada victoria a ERC (31 o 32 diputados frente a los 32 actuales), seguida muy de cerca por JxCat (30 o 31, frente a los 34 actuales) y a continuación el PSC, con 27 o 28 escaños frente a los 17 actuales. La particularidad es que tanto ERC como Junts perderían escaños y el PSC ganaría hasta 11 diputados.

Foto: El vicepresidente del Govern, Pere Aragonès (d), y el ministro de Sanidad, Salvador Illa (i). (EFE)

De lo que no hay duda es de que la llegada de Illa a la política catalana ha obrado el milagro. La decisión de presentarlo como candidato supuso que el propio Oriol Junqueras, desde la cárcel, reconociese que "Illa representa la apuesta del PSC para ir a buscar los votos de Ciudadanos. Estas elecciones será preciso escoger entre ERC y PSC. Les hemos ganado en las dos últimas elecciones. ¡Y lo volveremos a hacer!". También el 'president' en funciones, Pere Aragonès, lo sitúa en el centro de su diana: "Más allá del cambio de caras, el objetivo del PSC sigue siendo el mismo: ir a buscar votos hacia la derecha. Sigue estando claro: el 14-F irá de ERC o PSC, de república catalana o inmovilismo, progreso de izquierdas o 'statu quo', libertad o represión. ¡Tiñamos de amarillo republicano las urnas!".

Joan Margall Sastre, actual diputado y exalcalde de Torroella de Montgrí, era más explícito: "Los socialistas no nos perdonan que les ganásemos dos elecciones españolas y unas municipales. Es evidente que ERC somos el rival a batir. El próximo ‘president’ de la Generalitat será Salvador Illa o Pere Aragonès".

JxCat también quiere ser la referencia

Claro que esos posicionamientos son duramente criticados como postureo político desde la otra ribera del independentismo: lo que intenta ERC es, según sus rivales de JxCat, plantear la disyuntiva entre republicanos y socialistas como forma de convertir a ERC en referente del independentismo, maniobra que los de Carles Puigdemont no están dispuestos a tolerar. Desde las filas de Junts, los comicios se prevén como un duelo entre Laura Borràs y Salvador Illa, arrinconando de esta manera a ERC y desoyendo su mensaje referencial.

La propia Borràs le dio implícitamente la condición de rival a batir a Illa a poco de llegar. Ante un cartel con la efigie del socialista que le calificaba como vacuna contra el lazo amarillo, Borràs se erigió ya en la 'portavoz' del independentismo: "Pido al candidato socialista que se desmarque de la campaña que lo presenta como una vacuna contra el independentismo. Es ignominiosa, antidemocrática y estigmatiza a millones de personas. ¿Y hablaban de reconciliación? ¡Dejen de banalizar una enfermedad que ha causado miles de muertos!", escribió la candidata de JxCat.

Desde las filas de sus adversarios consideran demasiado histriónico ese posicionamiento. "Y, además, cuando habla de la 'enfermedad que ha causado miles de muertos' parece estar refiriéndose al independentismo, ya que es a lo único que hace referencia el cartel y a lo único a lo que ella se refiere en su tuit", le afean sus detractores. La candidata ‘juntera’, en cambio, se considera a sí misma "el antídoto contra el tripartito", del que afirma que "ya se está cocinando".

Foto: Carlos Carrizosa, candidato de Ciudadanos a presidir la Generalitat. (Jorge Álvaro Manzano)

Desde las filas constitucionalistas, el planteamiento es diferente. El antiindependentismo carga las tintas contra la continuación de Illa al frente de Sanidad. "Salvador Illa viene a hacer 'sanchismo' a Cataluña. La sustitución de Iceta no tiene otro sentido que preparar el camino para un pacto con ERC –explica a El Confidencial una fuente del PP–. Con Iceta, ese pacto era ya imposible, pero con Illa vuelve a ser algo más que posible". Los populares sitúan así a Salvador Illa en su particular diana dentro de una estrategia nacional contra el PSOE. Pero, curiosamente, coinciden con las advertencias de la propia Laura Borràs.

Críticas de los constitucionalistas

"Cada minuto que siga haciendo el doble papel de ministro y candidato es un día perdido para la salud de los españoles. No se pueden utilizar recursos públicos, mediáticos, para hacer campaña. No se puede jugar con la salud de los españoles para hacer campaña electoral. El responsable de la salud de los españoles debe serlo a tiempo completo y aquí tampoco hay matices ni hay excusas", acusaba este viernes Alejandro Fernández, presidente del PP catalán.

Y Ciudadanos no se queda atrás en sus apreciaciones. Inés Arrimadas arremetió contra el ministro porque "se dedica a hacer mítines y a hacer campaña en Cataluña. Parece que en el Ministerio de Sanidad van a tener que poner un cartel que ponga 'cerrado por campaña'. No se puede ser ministro a tiempo parcial. Creo que debe dejar de ser ministro ya mismo".

La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, en un reciente acto en Barcelona. (EFE)
La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, en un reciente acto en Barcelona. (EFE)

También Toni Cantó aprovechó que la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, pedía que Illa dejase su puesto en el ministerio para sumarse a las críticas. "Cómo será de escandaloso que el ministro de Sanidad compatibilice su cargo con ser el candidato del PSC que ya hasta su compañera en el Consejo de Ministros pide su cese".

De hecho, la particularidad que arroja la encuesta de ‘El Periódico de Cataluña’ es que los votantes de PP, de Ciudadanos y de los comunes prefieren como 'president' a Salvador Illa antes que a sus propios candidatos, lo que evidencia un caldo de cultivo favorable a la candidatura del ministro.

Desde el PSC, se apunta a esta circunstancia como una de las causas del nerviosismo de los constitucionalistas, que ven cómo Illa puede acaparar el voto antiindependentista. Desde las filas socialistas se insiste en que lo que necesita Cataluña "es preocuparse de su futuro y de que haya un Govern que gobierne para todos. Lo que mete miedo a los rivales es que ven que llega una persona que es eficaz y que gestiona. El lema 'Vuelve Cataluña' es la parte positiva de la candidatura de Salvador, que implica que el Govern volverá a ocuparse de cómo resolver los graves problemas de la gente".

Estas fuentes remarcan que "hay tres puntos clave que apuntalan a Illa como el candidato a batir: viene para realizar una gestión eficaz de la pandemia; por otro lado, tiene como objetivo también la reconstrucción y reactivación económica, que ha quedado muy tocada con esta crisis; y, por último, pretende que haya un reencuentro entre catalanes, es decir, la reconstrucción social de Cataluña, tras la ruptura de la sociedad en estos últimos años".

Salvador Illa PSC Miquel Iceta Cataluña
El redactor recomienda