Una vacunación a medio gas y el temor al 'efecto festivo' sitúan a las CCAA en el foco
  1. España
no se sabe si se cumplirá el objetivo

Una vacunación a medio gas y el temor al 'efecto festivo' sitúan a las CCAA en el foco

La acumulación de días festivos y la complicada logística que se requiere para suministrar la vacuna de Pfizer han entorpecido los primeros días del proceso de inmunización en España

placeholder Foto:  Un sanitario prepara una dosis de la vacuna contra el covid-19 en la residencia de mayores Vallecas. (EFE)
Un sanitario prepara una dosis de la vacuna contra el covid-19 en la residencia de mayores Vallecas. (EFE)

El inicio de la campaña de vacunación contra el coronavirus, que ha empezado a medio gas en España, junto al temor de comunidades como la de Madrid, que cree que las cifras de contagios están ocultas e "infrarrepresentadas" por la concatenación de festivos en estos últimos días, sitúan el foco en la gestión que están llevando a cabo las diferentes comunidades autónomas, en cuyas manos recae la responsabilidad de suministrar las dosis entre la población.

En este escenario de inquietud por los retrasos en las inoculaciones y el esperable aumento de contagios tras las celebraciones navideñas, esta tarde se reunirá el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud para abordar la cuestión entre las comunidades autónomas, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y la ministra de Política Territorial, Carolina Darias.

[LEA MÁS: Última hora del coronavirus, en directo]

Algunas voces críticas apuntan a problemas logísticos y de descoordinación, mientras que desde las comunidades señalan los días festivos y los retrasos de Pfizer como el principal problema. Y, mientras tanto, el mismo día en el que está previsto que llegue a España la siguiente remesa semanal de 350.000 dosis, la polémica por la campaña de vacunación crece ante la falta de datos claros desgranados por comunidades y expresados también a nivel nacional.

Según la estrategia acordada a nivel europeo, España recibiría durante 12 semanas, contando a partir del 23 de diciembre, un total de 4.591.275 de dosis de la vacuna de Pfizer, con las que calcula que podría inmunizar hasta marzo a unos 2,3 millones de personas (2.295.638 exactamente, porque se necesitan dos dosis de la vacuna de la farmaceútica para que una persona quede inmunizada contra el virus del covid). Una vez administradas estas dosis, se cubriría la primera etapa de la 'Estrategia nacional de vacunación' que ha marcado el Ministerio de Sanidad.

Foto: El consejero de sanidad madrileño actualiza situación epidemiológica en la región.

Sin embargo, y a falta de datos concretos de muchas comunidades, en Cataluña se tiene constancia de que, hasta el 3 de diciembre, se han suministrado un total de 8.293 dosis de la vacuna. Esta cifra —mucho más baja que la que se calculaba inicialmente— ha levantado las primeras ampollas.

El jefe del Servicio de Medicina Preventiva y Epidemiología del Hospital Clínic, Antoni Trilla, ha criticado que el departamento de Salud catalán "ha pecado de querer correr demasiado" en la vacunación y por ello no ha cumplido las expectativas y solo ha vacunado a un 13% de las personas previstas. En una entrevista en Catalunya Ràdio, Trilla ha reconocido que se ha vacunado a una "cifra baja" de personas y lo ha argumentado en que se aceleró una semana la aprobación de la vacuna y la mayoría de los Gobiernos pensaban empezar a vacunar esta primera semana de enero.

"Ha habido también algunos problemas logísticos con las cajas especiales para transportar las vacunas y se tienen que formar y poner a punto equipos de enfermeras para ir a las residencias, y esto ha costado mucho ligarlo", ha explicado. El epidemiólogo ha reconocido que "las enfermeras son un bien muy escaso y ha sido difícil completar las plantillas" pese a que 3.000 enfermeras se han apuntado como voluntarias para participar en la vacunación haciendo horas extras, fuera de sus horarios laborales.

La Comunidad de Madrid, que es otra de las comunidades que también han facilitado datos —ha puesto el 6% de las vacunas recibidas hasta ahora, poco más de 3.000—, ha achacado el retraso en las vacunaciones a los festivos acumulados de Nochevieja y Año Nuevo. Su viceconsejero de Salud Pública, Antonio Zapatero, ha asegurado que no existe ningún problema "ni logístico ni de personal" para administrarlas y ha afirmado que la región tiene capacidad para poner más de 24.000 vacunas cada semana.

El viceconsejero ha señalado que, tras recibir una primera tanda de 1.200 vacunas, estaba previsto que llegasen otras 48.000 a la región el pasado lunes, 28 de diciembre, pero por un problema logístico en la central de Pfizer en Bélgica el envío no llegó hasta el martes 29 a las 13.00 horas, a lo que hay que sumar el tiempo necesario para descongelarlas.

Por eso —ha continuado— no fue hasta el miércoles 30 cuando se empezaron a administrar las dosis en las residencias de mayores, pero al ser festivos los días 31 de diciembre y 1 de enero fueron estos centros los que pidieron a la Comunidad esperar unos días, puesto que muchos de los ancianos estaban de visita en casa de familiares y muchos trabajadores estaban de vacaciones. Aun así, ha destacado, se ha administrado la primera dosis a todos los residentes de unas 60 residencias de la Comunidad.

El viceconsejero ha explicado también que de las 48.750 vacunas que Madrid recibirá semanalmente solo se pondrán la mitad, puesto que a las tres semanas hay que poner una segunda dosis a las personas ya vacunadas.

Otras regiones que han dado datos han sido Galicia (la directora de Salud Pública de la Xunta, Carmén Durán, informó de que se habían vacunado 9.500 personas y se esperaba llegar a las 12.200 hoy) y Baleares (según las cifras que han comunicado, han recibido el antídoto esta primera semana un total de 2.195 personas, lo que equivale a un 20% de los usuarios y profesionales de las residencias).

A Canarias ya ha llegado, según ha informado el Gobierno autonómico, la tercera remesa de vacunas. Según datos actualizados a fecha de ayer, domingo 3 de enero, en Canarias ya se han vacunado 4.593 personas, un 27,37% de la población "diana" (los usuarios y trabajadores de las residencias).

Otras comunidades, como Andalucía, Castilla y León o Euskadi, no han hecho públicos los datos de inmunizaciones en sus propios territorios. La Junta recibió 230 dosis el 27 de diciembre y el siguiente cargamento, de 69.500 vacunas, se recibió el día 30. Para la jornada de este lunes se esperan otras 70.000 vacunas. En el País Vasco, la segunda remesa de vacunas ha llegado este lunes, 15.600 dosis, la misma cantidad que la semana pasada

En Castilla-La Mancha un total de 2.036 personas ya han recibido la primera dosis y está previsto que esta semana la reciban otras 12.000 personas.

Aragón cumple sus propias previsiones

Aragón, por su parte, ha vacunado a 1.885 ancianos y trabajadores de residencias entre el 27 de diciembre y el 3 de enero, con lo que cumple con las previsiones que se marcó su Gobierno autonómico, que anunció que en esta primera semana se vacunaría a unas 2.000 personas debido a la celebración de Nochevieja y Año Nuevo.

Sin embargo, ha estimado que la inoculación llegará a entre 7.500 y 8.500 personas más en los próximos siete días, una cifra por debajo del ritmo que se ha marcado como objetivo el departamento de Sanidad (unas 12.000 inoculaciones semanales), pero que se ajusta a la presencia del festivo de Reyes.

Según el Ejecutivo autonómico, la programación prevista es vacunar cinco días a la semana, lo que se considera suficiente para poder poner todas las dosis semanales previstas y contar, además, con una pequeña reserva inicial para poder vacunar los lunes aunque hubiera retrasos en las entregas.

Vacuna Coronavirus Pandemia
El redactor recomienda