Los bloques de Errejón y Carmena chocan por la marca "Más Madrid" y por una deuda
  1. España
NO DESCARTAN ACCIONES LEGALES

Los bloques de Errejón y Carmena chocan por la marca "Más Madrid" y por una deuda

El sector crítico cifra el desfase entre los gastos de campaña y lo que será percibido mediante subvención en cerca de 400.000 euros

placeholder Foto: Manuela Carmena e Íñigo Errejón, junto a Marta Higueras y Rita Maestre. (EFE)
Manuela Carmena e Íñigo Errejón, junto a Marta Higueras y Rita Maestre. (EFE)

Las tensiones en el seno de Más Madrid, entre el sector oficial y los denominados carmenistas, siguen recrudeciéndose entre acusaciones de "usurpación" de la marca y amenazas de escisión. Si bien esto último se evitó al llegar a un acuerdo el pasado mes de julio con los concejales afines a la exalcaldesa Manuela Carmena para que, a través de una serie de acuerdos sobre su autonomía, se mantuviesen dentro del grupo municipal, ahora entienden que algunos aspectos claves de ese acuerdo se están incumpliendo. El principal tiene que ver con la restitución de Más Madrid, dejando de denominarse oficialmente Más País, y la asunción de la deuda electoral de las generales. El sector crítico cifra el desfase entre los gastos de campaña y lo que será percibido mediante subvención en cerca de 400.000 euros.

placeholder Acceda aquí a la escritura del cambio de nombre.
Acceda aquí a la escritura del cambio de nombre.

Recientemente, la organización liderada por Íñigo Errejón volvió a cambiar su denominación en el registro de partidos, volviendo a Más Madrid en lugar de Más País, pero se mantuvo su ámbito de actuación estatal. Según consta en la escritura a la que tuvo acceso este diario, se dejó establecido en este cambio que "Más Madrid es un partido político con ámbito de actuación estatal" y con base en ello se deja abierta la puerta a "denominaciones múltiples" en función del territorio.

"Es una chapuza cambiar el nombre y mantener que su ámbito es el estatal y con ello no se están cumpliendo los acuerdos", explican desde el sector carmenista, que conforman la exportavoz del grupo municipal y número dos en las pasadas elecciones, Marta Higueras; el que fuera coordinador de la alcaldía, Luis Cueto; el responsable de Urbanismo en la anterior legislatura, José Manuel Calvo, y el edil y exjefe de gabinete de Carmena, Felipe Llamas. Estas mismas fuentes califican dichas decisiones como un intento de "usurpación" y "apropiación indebida de una marca que era común y que se queda ahora una serie de gente" con un proyecto diferente al original, "circunscrito al municipalismo y a lo sumo a la Comunidad de Madrid". En las últimas semanas, el partido se constituyó en Extremadura y está en proceso de hacerlo también en Andalucía, además de otros territorios como Cataluña donde ya han culminado este proceso.

Foto: La exalcaldesa de Madrid Manuela Carmena (c) durante su intervención en una conferencia. (EFE)

Lamentan también desde este grupo de ediles la supuesta falta de información interna y la negativa a facilitar la documentación, por lo que no descartan realizar consultas jurídicas por las implicaciones que pueda tener el hecho de que el partido siga siendo legalmente de ámbito estatal. Implicaciones no solo políticas, dicen, sino también económicas relacionadas con la deuda electoral, ya que el CIF con el que se lanzó la candidatura a las generales es el mismo que el de las municipales o autonómicas. "Desconocemos el montante total de la deuda, pero se hizo una estimación de gasto en función de que se iban a obtener entre siete y quince diputados, y finalmente fueron dos, ya que uno es de Compromís, por lo que calculamos que será en torno a unos 400.000 euros lo que no cubrirá la subvención", indican preguntándose "quién pagará eso".

El portavoz de Más Madrid en la Asamblea y presidente del partido, Pablo Gómez Perpinyà, disipa cualquier temor a que no se pague la deuda, contraída principalmente a través de microcréditos de donantes particulares. Aunque reconoce que los resultados no fueron los esperados y que "la subvención electoral no se corresponde con el gasto realizado" en la campaña, indica que la formación cuenta con diferentes partidas de ingresos, desde las aportadas por los cargos públicos hasta otras como las tasas de funcionamiento de la organización, que aseguran que "vamos a devolver el 100% del dinero recaudado, como ya hemos hecho con el de las municipales y autonómicas".

Lamentan también desde este grupo de ediles la supuesta falta de información interna y la negativa a facilitar la documentación

Sobre la restitución de la marca manteniendo su ámbito estatal, Gómez Perpinyà le resta trascendencia y explica que el ámbito de actuación simplemente marca un máximo, pero que la intención es centrarse en el ámbito municipal. "No se puede deducir de ello que Más Madrid tiene interés en hacer política de ámbito nacional porque en ese caso el nombre sería otro", apunta, añadiendo que interpretar otra cosa es buscar vueltas donde asegura que no las hay.

El caso es que la situación interna, al menos en el grupo municipal, sigue siendo cada vez más conflictiva. Los afines a Carmena, que ya se apartaron del proceso de construcción orgánica por este tipo de diferencias respecto al proyecto político, lanzan también acusaciones de opacidad y de intentar ocultar decisiones. Consideran además que hay "resistencia" por parte de la portavoz, Rita Maestre, para dar cumplimiento a los acuerdos con los que se evitó la escisión.

Una ruptura que, son conscientes, no favorecería a ninguna de las partes porque supondría no solo una merma de recursos, sino también porque Más Madrid dejaría de ser el primer grupo en el pleno y pasaría a compartir esta condición con el PP. Aunque el camino de dejar el grupo no aparece en la ruta, no se descarta desde hace unas semanas recurrir a otras vías si la situación se vuelve insostenible. "Si llegáramos a una situación imposible, lo más probable no es que nos fuéramos del grupo, sino que tuviéramos que trasladar el conflicto a los tribunales. Esperemos no llegar a eso", aseguraban desde este sector.

Las tensiones en el seno de Más Madrid, entre el sector oficial y los denominados carmenistas, siguen recrudeciéndose entre acusaciones de "usurpación" de la marca y amenazas de escisión. Si bien esto último se evitó al llegar a un acuerdo el pasado mes de julio con los concejales afines a la exalcaldesa Manuela Carmena para que, a través de una serie de acuerdos sobre su autonomía, se mantuviesen dentro del grupo municipal, ahora entienden que algunos aspectos claves de ese acuerdo se están incumpliendo. El principal tiene que ver con la restitución de Más Madrid, dejando de denominarse oficialmente Más País, y la asunción de la deuda electoral de las generales. El sector crítico cifra el desfase entre los gastos de campaña y lo que será percibido mediante subvención en cerca de 400.000 euros.

Más Madrid Más País Manuela Carmena Íñigo Errejón
El redactor recomienda