Empresas "antiokupas" para desalojar chalés en la Costa del Sol
  1. España
LAS DENUNCIAS POLICIALES NO AVANZAN

Empresas "antiokupas" para desalojar chalés en la Costa del Sol

Numerosas viviendas, durante el confinamiento se habían quedado vacías ya que sus propietarios no se podían desplazar desde sus países de origen

placeholder Foto: Desalojo efectuada por la empresa Antiokupas.net. (Amparo de la Gama)
Desalojo efectuada por la empresa Antiokupas.net. (Amparo de la Gama)

El incendio que arrasó el jueves una vetusta nave industrial en Badalona (Barcelona) destapó la precariedad y la pobreza en la que vivían más de un centenar de personas. Desde hace meses "okupaban" unas instalaciones a las que se le había cortado el suministro eléctrico. En el otro extremo del país el fenómeno de la "okupación" ocurre en viviendas de lujo. En la Costa del Sol, en concreto. El millonario sueco Tony Larsson no pudo recuperar su mansión en la urbanización Nueva Andalucía porque unos "okupas" la habitaban. Adujeron que tenían covid.

La Policía marbellí señala a El Confidencial que reciben diariamente decenas de llamadas relacionadas con la 'okupación' de propiedades como la de Larson. Como su vivienda estaba vacía, una pareja se instaló. Sus propietarios fueron alertados por los vecinos, que veían entrar y salir de la vivienda a personas desconocidas, coches aparcados en la puerta y luces encendidas. La familia Larson solicitó la intervención de las autoridades para recuperar su casa. Al final, interpusieron una denuncia. Al no tener avances, recurrieron a una empresa especializada en desalojos. Estas empresas proliferan actualmente en la zona.

Okupas que esgrimían coronavirus

Rafael Sánchez Mejías, junto a su socio Jairo Rodríguez La Chica, de la empresa Antiokupas.net, fueron los encargados de actuar en el desalojo de La Villa, que así se llama la propiedad de los Larson. El empresario explica a El Confidencial: "Decidimos abrir la modalidad de actuación de desalojo, dentro de nuestra empresa, hace dos meses y medio. Y hasta ahora están siendo un éxito nuestras intervenciones. De casi un centenar de casos que nos han encargado, han prosperado quedándose vacías ochenta y cuatro. Con la Villa sueca, fue un poco más costoso, pero lo conseguimos".

Rafael nos cuenta que una vez que tuvieron la autorización de los propietarios, invitaron a los moradores de la villa 'okupada' a marcharse "por las buenas y a la mayor brevedad". Pero ante su negativa a abandonar la villa, "optamos por instalar controles de acceso a la entrada de la misma y así evitar que quien saliese pudiera volver a entrar. Nosotros no hacemos barbaridades ni echamos puertas abajo. Nunca llevamos a cabo actuaciones contrarias a la ley. Solo intentamos mediar y hacer todo lo posible para que el cliente recupere su casa".

Foto: Un niño en un campamento ilegal de mineros. (Reuters)

Por 2.500 euros, "si el caso no es problemático y no son criminales o bandas organizadas", esta firma puede desocupar una casa. Las últimas intervenciones estos días, además de la villa de Marbella, han sido en Fuengirola y Estepona, donde lograron recuperar cuatro viviendas pertenecientes a una misma constructora.

Cuenta el empresario que la empresa nace por el caso de un amigoi al que "okuparon" la vivienda. "No sabía que hacer y fui yo con otro compañero para intentar convencer a los moradores que la dejaran. Eran inquilinos precarios. Ahora no damos abasto porque hay muchos casos en la Costa del Sol y la Justicia va muy lenta. Si la ley no actúa, actuamos nosotros”.

El caso de Salvador, exguardia civil

Salvador Campos, antiguo subteniente de la Guardia Civil, está desesperado. La familia a la que le había alquilado su casa en Alozaina se ha convertido en 'okupa' que ni le pagan ni se van. Él está jubilado y se ha hecho aceitunero para poder mantener a su hijo con esquizofrenia.

A caballo entre este pueblo blanco de la sierra y Marbella vive Salvador, quien explica que "ni la época en que estuve en Durango, en plena la lucha armada contra ETA, fue tan dura como verte ahora sin tu hogar". Alquiló su piso a un austriaco, sobre el que pesan varios delitos en su país, y no logra que desocupe su casa, que no le paga desde hace cerca de un año. "He tenido que ponerme a varear olivos, para poner mantener a mi familia. ".

Su caso es uno más entre los muchos que se suceden en Málaga, la segunda provincia andaluza con más viviendas ocupadas. A pesar de la implantación de la nueva Ley del Desahucio exprés, la realidad es que la ocupación ilegal de viviendas sigue creciendo en esta zona del sur, especialmente en urbanizaciones de lujo, que suelen estar aisladas, como por ejemplo La Alquería de Benahavís, donde una vivienda de segunda mano llega a costar hasta cuatro millones de euros.

La aristócrata de Guadalmina

Desde que una vivienda es okupada hasta que es liberada de nuevo, el propietario se enfrenta a unos costes que oscilan entre los 25.000 y los 30.000 euros. Dichos costes tienen en cuenta el lucro cesante durante el período en el que la vivienda está okupada y los gastos en arreglos que, de media, tienen que soportar los propietarios una vez que las viviendas han sido desokupadas. Esta es la pesadilla de una conocida diplomática residente en la urbanización Guadalmina, que prefiere omitir su nombre, pero sí quiere hacer públicas las circunstancias que está viviendo.

Su dúplex, en pleno campo de golf, no puede habitarlo. " Pasados unos meses con pagos normales, enseguida vimos que se trataba de una persona muy informal. Dejaba tres meses sin pagar, ante los requerimientos, pagaba dos, dejan otros dos sin pagar y así sucesivamente, liando el asunto. Al final, no se sabía ni lo debía", relata.

Foto: El portavoz parlamentario de Vox en Andalucía, Alejandro Hernández. (EFE)

La diplomática, que actualmente necesita la casa para vivir en ella, ya que la suya la vendió al fallecer su marido, prosigue: "legalmente, y con los plazos previstos, se le informó que no se prorrogaría el contrato. Que la casa iba a ser habitada por mí en tanto que vendía la mía. Comenzaron a pasar los meses. Dijo que necesitaba tiempo para encontrar otra vivienda y, de pronto, dejó de pagar y no contestaba al teléfono. Esto sucedió el verano del 2019... y lleva casi año y medio sin abonar sus mensualidades. Y desde primeros de año tampoco paga los suministros, es decir, más de 12.000 euros en atrasos de alquiler y unos 3000 en suministros".

Marbella Málaga Guardia Civil Crisis
El redactor recomienda