¿Qué hacen los políticos ante la pandemia? Los españoles hunden a los líderes
  1. España
cis de noviembre

¿Qué hacen los políticos ante la pandemia? Los españoles hunden a los líderes

El barómetro lleva desde el inicio de la pandemia pidiendo a los encuestados que valoren a los principales dirigentes políticos por lo que han dicho y hecho en el marco de la pandemia

Foto: Vista del Congreso durante la moción de censura. (EFE)
Vista del Congreso durante la moción de censura. (EFE)

El hartazgo de la población ante la clase política conforme avanza la pandemia parece evidente. El barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) del mes de noviembre dibuja un escenario en el que los españoles dejan en su registro mínimo a los líderes de los principales partidos políticos en su 'valoración covid' —lo que hacen frente a la pandemia—. Los máximos dirigentes de las grandes formaciones se encuentran, pese a las distancias entre cada uno, muy por debajo de las puntuaciones cosechadas en abril, cuando el barómetro recogía por primera vez la realidad del coronavirus en España.

El inicio de la pandemia y la drástica respuesta del Gobierno contra el covid, llevando al confinamiento a los ciudadanos durante meses, supuso de primeras una inyección en la confianza en el Ejecutivo y en el resto de líderes. Entonces, el CIS incorporó una pregunta, que ha mantenido desde entonces, y que reclama a los entrevistados una valoración conforme lo que dicen y hacen Pedro Sánchez, Pablo Casado, Santiago Abascal, Pablo Iglesias e Inés Arrimadas.

Foto: Pedro Sánchez. (EFE)

Salvo algún aprobado puntual del presidente, el barómetro ha recogido suspensos por doquier en las respuestas, pero lo que llama la atención es que las notas medias de todos los líderes políticos en este apartado han caído en los últimos meses, y ahora mismo se hallan en todos los casos en su mínimo. Solo Casado repunta una décima respecto al mes anterior. El resto se encuentra en su peor registro.

La llegada de la pandemia en el mes de marzo trajo consigo un aparente consenso sobre la necesidad de tomar medidas duras para contener una enfermedad que llegó a causar casi un millar de muertes al día en sus semanas más negras. Entonces, el Ejecutivo logró aprobar sin oposición en el Congreso un estado de alarma que sería prorrogado sucesivamente hasta final de junio y que fue reduciendo sus apoyos hasta contar solo con 177 votos favorables. La polarización y la tensión en el arco parlamentario, el hartazgo de los ciudadanos y la segunda ola han ido mermando la confianza en el presidente y la valoración de la respuesta ante el covid de los cinco dirigentes políticos.

La evaluación de lo dicho y hecho ante la epidemia por Pedro Sánchez ha ido cayendo, especialmente tras el verano. La relajación de las medidas, en el mejor momento de la pandemia y con muchas familias pudiendo irse de vacaciones, supuso un respiro para el mandatario y para los demás políticos. El socialista llegó a una nota de 5,2 en la primera pregunta sobre la 'valoración covid'. Esta cayó un mes más tarde hasta el 5 —con críticas crecientes por parte de la oposición—, y hasta el 4,9 en junio, en la recta final del primer estado de alarma. Ya en julio, finalizada la desescalada, logró repuntar dos décimas, hasta el 5,1 sobre 10.

Pero tras el parón de agosto —cuando el CIS no realiza su barómetro—, su 'nota covid' se desplomó hasta el 4,6, y desde entonces no se ha recuperado. Su 4,5 de octubre y el 4,4 de este noviembre confirman una tendencia descendente, con la declaración de la alarma para Madrid y la vuelta a este mecanismo a nivel nacional.

También inició bien Casado su labor de oposición al Ejecutivo con la entrada del coronavirus y como presidente de un partido con poder autonómico. Su 'valoración covid' más alta la alcanzó en abril, mes en el que llegó al 4,2 en una coyuntura en la que el PP abogó por respaldar al Ejecutivo de coalición en la toma de medidas drásticas para frenar la expansión del virus. Ya en mayo, un mes más tarde, el popular se resintió y bajó seis décimas, hasta el 3,6, y hasta el 3,4 en junio. Como Sánchez, también remontó levemente en julio, cuando subió al 3,5, para seguir cayendo tras el verano, con un 3,2 en septiembre y un 3,1 en octubre, cuando la actualidad estaba marcada por las tensiones entre la Comunidad de Madrid y Moncloa. Ahora, en noviembre, ha conseguido respirar con una décima más que el mes previo, el único que lo consigue.

Quien no se ha acercado al aprobado en ningún momento de la pandemia es Santiago Abascal. Pese a esto, abril también fue el mes en que el líder de Vox obtuvo mejor 'evaluación covid' por parte de la población. Vox apoyó el estado de alarma al principio, pero a partir de abril pasó a oponerse frontalmente. Su presidente llegó al 2,8 en abril, para luego dejarse cuatro décimas en mayo (2,4) y una más en junio (2,3). A finales de mayo, el partido logró capitalizar parte de las protestas contra Pedro Sánchez al convocar manifestaciones en coche en distintas ciudades de España. Logró recuperarse levemente, hasta el 2,5 en julio. En septiembre, como el resto, Abascal se resintió y solo consiguió un 2,3. Ya en octubre, tras haber presentado una incipiente moción de censura, Vox subió una décima, pero la valoración de los ciudadanos sobre lo hecho y dicho sobre el covid ha caído este noviembre hasta el 2,1, una vez presentada la moción.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)

Iglesias, Arrimadas y la confianza en Sánchez

Un peldaño por encima de Abascal en 'nota covid' se encuentra el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias. El líder de Unidas Podemos se situó en abril en un 3,8 y no se resintió prácticamente en los meses siguientes. Las prórrogas de la alarma, la situación socioeconómica o la propia gestión de la pandemia como titular de Derechos Sociales no afectaron especialmente a su evaluación y en mayo, junio y julio se quedó en el 3,7, tan solo una décima menos. En septiembre, superados los meses de verano, sí que se desplomó cuatro décimas, hasta un 3,3, que no ha variado desde entonces. Entre su máximo y su mínimo, solo hay cinco décimas de diferencia, el menor margen entre los líderes citados en el barómetro, aunque es el segundo peor valorado por su actuación ante la pandemia.

Quien durante muchos momentos ha sido la segunda líder que mejor 'nota covid' obtenía —y obtiene—, pese a dirigir el partido nacional con menos apoyos, es Inés Arrimadas. La presidenta de Ciudadanos se encuentra ahora mismo por encima de Abascal, Iglesias y Casado. En abril, los españoles le dieron un 3,9 por su respuesta en los comienzos de la epidemia, pero fue en mayo cuando logró su mejor valoración, con un 4, y desde entonces solo Sánchez ha estado por encima, aunque también ha ido flaqueando. Fue cuando el PP marcaba distancias con el Gobierno cuando los naranjas vieron una oportunidad para fijar perfil propio y empezar a negociar con Moncloa.

En junio y julio, Cs bajó una décima y se mantuvo en el 3,9. Tras las vacaciones estivales, no ha dejado de caer: se desplomó al 3,7 en septiembre, luego al 3,5 en octubre y ahora al 3,4 en este último barómetro. La imagen de Arrimadas en torno al covid ha estado marcada durante toda la crisis sanitaria por sus negociaciones con Sánchez sobre el estado de alarma, pero también por la condición de Ciudadanos como socio de gobierno de Isabel Díaz Ayuso, que ha alcanzado proyección nacional durante la epidemia.

Barómetro del CIS Política PSOE Pandemia Partido Popular (PP) Unidas Podemos Vox Ciudadanos Pedro Sánchez Pablo Iglesias Santiago Abascal Pablo Casado Inés Arrimadas
El redactor recomienda