La disputada paternidad del ingreso mínimo y el bloque de 'no alineados' en la coalición
  1. España
reivindicación de up, "sorpresa" de escrivá

La disputada paternidad del ingreso mínimo y el bloque de 'no alineados' en la coalición

La renta mínima es una reivindicación histórica de Unidas Podemos y su aplicación ya generó diferencias entre la vicepresidencia segunda y el Ministerio de Seguridad Social

placeholder Foto: El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá (dcha), la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias. (EFE)
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá (dcha), la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias. (EFE)

La coalición goza de buena salud, pero los pulsos internos por hacerse con la medalla de medidas estrella, como el ingreso mínimo vital, siguen acumulándose y cargando el Gobierno de nuevas tensiones. La realidad de lo que se discute en el Consejo de Ministros y las negociaciones entre los equipos departamentales no siempre coincide con los mensajes que posteriormente trasladan públicamente los miembros del Gobierno. Así lo ha reprochado durante los últimos días el ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, después de que Unidas Podemos asociase su apoyo a los Presupuestos a un acuerdo paralelo para enmendar el decreto por el que se regula el ingreso mínimo vital de cara a facilitar los requisitos de acceso. Un acuerdo que, según ha venido a enmendar Escrivá, no es tal, sería simple 'marketing' político de los morados, porque se trataría de ajustes que ha realizado su ministerio, al que atribuye la paternidad de la medida. En público, ha evitado reconocer sus molestias frente a la reivindicación de Pablo Iglesias, aunque ha expresado su "sorpresa".

Lo cierto es que los sellos de PSOE y Unidas Podemos aparecen estampados en un documento firmado pocas horas antes de cerrar el acuerdo presupuestario con el título: 'Acuerdo sobre enmiendas al real decreto ley por el que se regula el ingreso mínimo vital'. Desde Moncloa, asimismo, señalan que dicho acuerdo se cerró entre el jefe de gabinete de la presidencia del Gobierno, Iván Redondo, y su homólogo en Unidas Podemos, Juanma del Olmo, "junto a los ministerios respectivos". Escrivá, en cambio, ha reiterado en diversas entrevistas su "sorpresa" por este hecho. En la última, explicaba: "Yo conozco lo que hemos discutido y planteado en las semanas anteriores, porque efectivamente ha habido que ir haciendo algunos ajustes. Sé lo que se discutió entonces, lo que planteó cada uno y lo que hemos planteado ahora. Lo dejaría en sorpresa", concluía respecto a la pregunta de si estaba molesto con el hecho de que Iglesias se atribuyese una mejora en las condiciones de acceso al ingreso mínimo.

Foto: Colas para conseguir alimentos en Tetuán. (Carmen Castellón)

La renta mínima es una reivindicación histórica de Unidas Podemos y su aplicación ya generó diferencias entre la vicepresidencia segunda de Pablo Iglesias, que exigía promoverla de forma urgente para paliar las consecuencias sociales de la pandemia, y el Ministerio de Seguridad Social, que pretendía aplazarlo para planificarlo de la mejor forma posible. Las nuevas discrepancias, y que Escrivá no haya obtenido el respaldo de otros miembros del sector socialista del Gobierno en su relato, refuerzan su posición como ministro independiente, aunque pertenece a la cuota del PSOE. Y más que independiente, en su entorno lo sitúan en el bloque de 'no alineados'.

Todo ello después de que, durante los primeros debates tras la llegada de la pandemia y sobre el despliegue del escudo social, se situase más del lado del sector de Unidas Podemos, que reclamaba políticas expansivas, frente al sector más ortodoxo de la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. Ahora, como entonces, Unidas Podemos sigue su manual de que "sin conflicto no hay avances". A lo que se añade que si el conflicto no se hace público, no existe.

Foto: El vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, junto a María Jesús Montero y José Luis Escrivá. (EFE) Opinión

Según el nuevo acuerdo entre Unidas Podemos y PSOE, que Escrivá rebaja, se tendrán en cuenta los ingresos de los meses transcurridos durante el año en curso para poder conceder este subsidio —en estos momentos, esta medida solo se aplicaría hasta 2021—. Por otra parte, se reduce de tres a dos años de vida independiente que las personas menores de 30 años tienen que demostrar para poder tener derecho al ingreso mínimo.

Se considera que con estos cambios se va a facilitar que un mayor número de jóvenes puedan acceder a este subsidio si su situación económica empeora, por ejemplo, por quedarse en paro y no haber logrado cotizar lo suficiente para poder acceder a una prestación de desempleo. Por otra parte, el acuerdo entre socialistas y morados establece la posibilidad de que los servicios sociales puedan acreditar algunos de los requisitos exigidos para acceder al ingreso mínimo, dando respuesta a algunos de los problemas detectados en la tramitación de la prestación.

​Tensión por los alquileres

Desde Moncloa, indican, a pesar de estas discrepancias públicas, que el Gobierno de coalición goza de una "salud de hierro". Si bien las tensiones en los últimos días no se han producido solo con el ministro de Seguridad Social. Con el ministro José Luis Ábalos también hubo discusión respecto al compromiso para regular los alquileres. Tan es así que estuvo a punto de saltar por los aires el acuerdo por la negativa del Ministerio de Transportes a introducir en el texto que se crearían "mecanismos de contención, o eventualmente bajada de los precios, tanto de los nuevos contratos como de los contratos existentes". El problema estuvo respecto al término 'bajada', por el que peleaba Unidas Podemos, frente a una simple congelación, como pretendían sus socios.

Foto: Una persona sin recursos en una calle de Valencia (EFE)

Estas diferencias, sin embargo, se solventaron de puertas adentro. En los días previos, sí se habían visibilizado diferencias respecto a los plazos para sacar adelante el compromiso programático de regular el precio de los alquileres en las zonas especialmente tensionadas. Unidas Podemos presionó, junto a otros socios de la investidura como ERC y Bildu, para que este compromiso se vinculase dentro del acuerdo de los Presupuestos Generales del Estado para 2021, mientras que los socialistas pretendían aplazarlo hasta que se estabilice el mercado con motivo de la crisis generada por la pandemia. El propio Ábalos llegó a descartar una regulación a corto plazo, al entender que por la situación actual de la pandemia el mercado "no se está comportando de forma normalizada". Defendía así que era preciso "despejar incertidumbres" antes de materializar este compromiso programático.

Pablo Iglesias José Luis Escrivá Renta básica universal Nadia Calviño María Jesús Montero
El redactor recomienda