Atasco para vacunarse de la gripe: "Soy de riesgo y me citan para dentro de dos meses"
  1. España
DESABASTECIMIENTO EN ALGUNOS CENTROS

Atasco para vacunarse de la gripe: "Soy de riesgo y me citan para dentro de dos meses"

La alta demanda para prevenir el virus este año ha generado un cuello de botella y desabastecimiento en algunos centros, donde se está citando con más retraso que nunca

Foto: Atasco para vacunarse de la gripe: "Soy de riesgo y me citan para dentro de dos meses"
Atasco para vacunarse de la gripe: "Soy de riesgo y me citan para dentro de dos meses"

Cristina es asmática y, como cada año, pidió cita para vacunarse nada más abrirse el plazo de la campaña anual de prevención contra la gripe en su centro de Parla, en Madrid. Debía acudir a la cita el jueves pasado, pero un día antes la llamaron para anulársela: “Me dijeron que ya no quedaban vacunas y que estuviese pendiente para ir en diciembre. No sé por qué puede ser, nunca había tenido problemas”.

Lo mismo le ha ocurrido a Marta, de Alcorcón, que convive desde pequeña con la fibrosis quística y debe vacunarse cada año. “Llevo llamando desde el día antes de empezar la campaña y es imposible, no me cogen el teléfono, al final, me la pondrá mi hermana, que es enfermera”.

La alta demanda de vacunas este año y la saturación que atraviesa la Atención Primaria han generado un cuello de botella

Uno de los grandes temores de este invierno es la convivencia de la tradicional gripe estacional con un covid que no acaba de dejarse domar y que sigue acaparando toda la atención hospitalaria y ambulatoria. Por eso, este año, tanto Gobierno como comunidades han priorizado la vacunación adelantando la campaña e incluyendo más colectivos vulnerables. Sin embargo, la alta demanda para protegerse de la gripe esta temporada y la saturación que atraviesa la Atención Primaria han generado un cuello de botella que está complicando más que otros años la vacunación, especialmente para los colectivos sensibles, para quienes contraer ambas infecciones a la vez puede ser fatal, ya que duplica la mortalidad.

“Otros años, somos las enfermeras las que vamos llamando a nuestros pacientes de riesgo para darles cita y que sean los primeros en vacunarse. Pero este año no se está haciendo así, porque no podemos hacer triajes en la puerta, trabajar de rastreadoras, atender citas telefónicas y vacunar”, explica Carmen del Moral, enfermera y portavoz de Atención Primaria del sindicato de enfermeras Satse. “Están siendo los pacientes los que piden la cita como pueden a su centro de salud, o a través de un canal único que ha habilitado la comunidad, pero que no diferencia si son de riesgo o no, con lo cual no hay ninguna prioridad. Está siendo un desastre porque no hay enfermeras”.

Foto: Los españoles invertirían en más hospitales, pero no es eso lo más necesario en sanidad

Paradójicamente, este año la campaña se había adelantado al 14 de octubre, dos semanas antes de lo habitual, para evitar colapsos y así dar cobertura a toda la población objetivo. "Se ha lanzado la campaña de que hay que vacunarse antes, se está diciendo a la población que vaya, pero no hay personal suficiente y tiene que hacerse de manera escalonada", añade Del Moral.

En Valdezarza, por ejemplo, se están dando citas para dentro de 20 días, en Pirámides, para principios de diciembre, lo mismo que en el barrio de El Pilar o Torrejón de Ardoz. "Me metí en la 'app' para pedir cita cuando no habían transcurrido ni 24 horas desde que arrancó la campaña y me encuentro con que me dan para el 21 de diciembre para mi madre y para mí, ¡cuando somos los dos colectivos de riesgo!", explica Alberto, otro madrileño que se quejaba en Twitter de la situación.

“Todo ha sido por no sacar las vacunas antigripales fuera de los centros de salud. Por eso hay citas tardías, porque se han llenado los huecos rápidamente. Hay que ampliarlos, pero ¿qué dejamos de hacer?”, se queja Vicente Baos, médico de familia en Collado Villalba. “No hay sitio ni tiempo para hacer cientos de test de antígenos, vacunar, etc. Las enfermeras están al límite”. En Sevilla, donde también está habiendo colapso, se han habilitado parroquias para vacunar y disminuir así la presión ambulatoria.

Sin vacunas para los profesores

Otro objetivo de la Comunidad de Madrid para esta campaña era ampliar la tasa de empleados públicos vacunados al 75%, frente al 35,6% de 2019, incluyendo otros colectivos como los docentes. Pero estos tampoco están pudiendo coger cita en los tres centros que ha habilitado para ello la Dirección General de Salud Pública: “Llevo desde el 14 de octubre llamando a los tres a distintas horas, mañana y tarde, y no he conseguido ni que me cojan el teléfono. En dos, ya te dice directamente que el buzón está lleno”, cuenta Luis, un profesor de Fuenlabrada. "Nunca me he vacunado, pero seguiré intentándolo para poner mi granito de arena y liberar presión a la sanidad este año".

“Un día antes de empezar la vacunación, ya me dijeron en el centro al que voy a través de Muface que no me podían dar cita porque se habían quedado sin vacunas", cuenta otra profesora de un centro público de Getafe que prefiere no dar su nombre. "Estoy intentando que me la pongan en mi centro de salud, aunque sea pagándola de mi bolsillo, pero tampoco quedan en las farmacias. Me he apuntado ya a tres listas de espera”.

La Comunidad de Madrid ha comprado este año 50.000 dosis más para hacer frente al incremento de vacunaciones

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid reconoce los problemas de abastecimiento en algunos centros, a pesar de haber adquirido este año 50.000 dosis más (hasta 1.300.000 en total). Además de la prematura demanda, hay que tener en cuenta que cada centro tiene una capacidad más o menos limitada para almacenar en frío las vacunas y que hasta enero, cuando acaba la campaña, se reciben varias remesas, así que aunque en algunos centros no haya vacunas, no quiere decir que no vaya a haber en los próximos días. De hecho, según explican desde la consejería, para paliar esta escasez inicial, el pasado viernes se distribuyeron otras 789.668 dosis entre los centros de salud.

Lo mismo explican desde Sanofi Pasteur, una de las farmacéuticas que proveen de vacunas a Sanidad y que ha aumentado su suministro un 20% ante el aumento previsible de la vacunación. “Ante una campaña de vacunación marcada por el contexto del covid-19 y la más que probable cocirculación de ambos virus, SARS-CoV- 2 y gripe, es posible que el número de personas que se han vacunado durante las primeras semanas de la campaña de vacunación antigripal sea superior al de años anteriores, y esto, por tanto, podría estar ocasionando cierta tensión en la disponibilidad de dosis de algunos centros de salud”.

Foto: Las farmacias quieren poner vacunas y hacer test covid: "Evitaríamos el colapso"

La Comunidad de Madrid no es el único sitio en el que la campaña de vacunación no ha arrancado con normalidad. En Asturias, la semana pasada hubo problemas con la vacuna infantil que se solventarán en estos días. En Castilla y León, donde también habían convocado este año a los profesores, se han encontrado con que no había vacunas para ellos, y en la comarca de El Bierzo las dosis para menores de 60 años también se han agotado en la primera semana. También Málaga está experimentando demoras en las citas, a pesar de haber reforzado la Atención Primaria, por lo que ha anunciado que estos días va a empezar a vacunar fuera de los centros de salud, en locales municipales y casetas prefabricadas.

Pero el problema a medio plazo no es tanto el desabastecimiento como el retraso en la vacunación. Convivir con las dos infecciones en el ambiente puede generar un plus de mortalidad, porque al colapso hospitalario generado por el covid se sumaría el pico de afectados por la influenza. Sin embargo, todavía se está a tiempo de evitarlo, ya que se tarda un mes en generar anticuerpos desde que se inyecta la vacuna y el pico de infecciones por gripe se produce normalmente a partir de navidades. "No hay motivo para la alarma, vacunas habrá para todos, pero tenemos que ser capaces de atenderlos y ahora mismo nos faltan manos", apunta Del Moral.

Gripe Vacunación Coronavirus
El redactor recomienda