mejores contratos y sueldos en el extranjero

Portugal, Noruega... ¿A dónde han ido las 20.000 enfermeras que faltan en España?

La crisis sanitaria ha sacado a la luz las carencias del sistema sanitario, también en la falta de enfermeras que llevan años buscando mejores condiciones en el extranjero

Foto: Huelga de enfermeros en Madrid. (EFE)
Huelga de enfermeros en Madrid. (EFE)

Oferta de trabajo 1:

Contrato indefinido. Salario entre 45 y 50.000 euros brutos al año (4.000 al mes). Alojamiento y gastos cubiertos. Billetes para visitar a la familia a cargo de la empresa.

Oferta de trabajo 2:

Contrato de un mes. Salario de 1.700 euros brutos. Gastos de transporte o alojamiento no incluidos.

Estas dos ofertas buscan un mismo tipo de profesional, pero desde países distintos. La primera pertenece a un grupo sanitario noruego que quiere contratar enfermeras españolas. La segunda, es un anuncio habitual en Madrid para los mismos profesionales.

La diferencia entre ambas evidencia por qué a España le cuesta encontrar enfermeras y enfermeros en medio de una pandemia. La paradoja se sirve sola: las condiciones nada competitivas que encuentran en algunas comunidades desde hace años han expulsado al extranjero a 20.000 enfermeras, según el Consejo General de Enfermería, que ahora se echan en falta con unos hospitales y centros colapsados por el coronavirus, hasta el punto de plantearse contratar sanitarios de otros países, como anunció Ayuso hace unas semanas.

En España faltan 25.000 enfermeras para alcanzar la media de la OCDE y la Unión Europea

La cifra de enfermeras emigradas casi coincide con las que hacen falta para tener una cobertura al nivel de la Unión Europea. “En atención primaria se necesitan 15.000 enfermeras, y en hospitalaria tendríamos que tener 10.000 más. Es imposible hacerlo ahora, pero sí demuestra que hace falta una planificación de recursos humanos para solucionar este problema que llevamos años denunciando”, considera Diego Ayuso, secretario general del consejo. “Nos llaman de grupos privados como Quirón o HM Hospitales pidiendo enfermeras, pero es que no hay”, añade.

En España hay actualmente 5,7 enfermeras por cada 1.000 habitantes. Es el sexto país con peor ratio de toda la OCDE, por detrás de países como Alemania (12,9), Rumanía (7), Francia (9,6) o Reino Unido (7,8). Curiosamente, muchos de esos países son demandantes de enfermeras españolas, aunque los países que más enfermeras españolas pescan han ido variando en el tiempo.

Hace unos años, durante la crisis, Alemania llevó a cabo una gran campaña para atraer a los profesionales sanitarios que buscaban salidas fuera ante el escaso 'stock' que tenía entre sus titulados. Proliferaron incluso las agencias intermediarias que prometían mejores condiciones de las que luego encontraban los sanitarios españoles una vez llegaban a su destino. Pero cuando la crisis fue dejándose atrás, Alemania dejó de ser tan atractiva. “Allí hay un aspecto que es importante y es que las enfermeras alemanas no son universitarias, es como una Formación Profesional. Y cuando llegaban las enfermeras españolas sus funciones eran las de auxiliares, lo que no motivaba a nadie, así que dejaron de ir cuando pasó la crisis”, apunta Ayuso. También Reino Unido, donde fueron en masa con la recesión, ha bajado ahora su capacidad de atracción a raíz del Brexit.

La formación de las enfermeras en España es más completa en años y contenidos que en otros países. Por eso son tan demandadas por las clínicas extranjeras. En Suecia, Italia o Bélgica, por ejemplo, la formación dura tres años frente a los cuatro que tiene el grado de Enfermería en España.

Hay enfermeras de Badajoz o Pontevedra que se van todos los días a trabajar a clínicas portuguesas porque ganan más que aquí

“Ahora donde más se están yendo es a países el norte de Europa, pero también a otros más cercanos como Francia o Portugal, porque se han dado cuenta de que estamos cerca y que salen con mejor formación”, relata Ayuso. “De hecho, sabemos que hay enfermeras de Badajoz o Pontevedra que se van todos los días a trabajar a clínicas portuguesas porque ganan más que aquí”. En Portugal, el ratio de enfermeras por habitante es de 6,1.

Sin embargo, el ratio de España varía mucho según la comunidad autónoma. Mientras que País Vasco y Navarra tienen 7,6 y 8,7 enfermeras por cada 1.000 ciudadanos respectivamente, Andalucía se queda en 4,3; Murcia en 4,4 y Canarias en 2,8. La media europea es de 8,4. “En algunas comunidades es imposible dar una atención de calidad con esa presión, y sus condiciones tampoco pueden ser buenas”, apunta Ayuso. “¿Por qué tienen más enfermeras en Navarra? Porque las condiciones son mejores en cuanto a jornada laboral y salario”. Los convenios también varían mucho de unas regiones a otras, con una diferencia de hasta 50 horas anuales entre el País Vasco y Andalucía.

Justo antes de la pandemia, estaba en marcha la Ley de Seguridad del Paciente que contemplaba, entre otras cosas, ratios de enfermeras por paciente obligatorios, algo pionero a nivel internacional, pero la propuesta quedó a las puertas de ser debatida en el Congreso de los Diputados con la alarma sanitaria.

Una enferma hospitalaria en el País Vasco gana 2.484 euros de media frente a los 1.961 de Madrid, unos 500 euros menos. La diferencia en Atención Primaria es todavía mayor: 664 euros. Son datos de la plataforma Enfemería de Madrid Unida, surgida hace poco más de un mes ante la presión hospitalaria de la segunda ola, y que convocó una manifestación para el 12 de octubre en la capital. La semana pasada tuvo lugar otra convocada por el sindicato Satse, también en Madrid.

Una enferma hospitalaria en el País Vasco gana 2.484 euros de media frente a los 1.961 de Madrid

Piden, entre otras cuestiones, la equiparación salarial con el resto de comunidades. “Madrid tiene uno de los PIB per cápita más altos, de 35.000 euros de media. Si el alquiler ya te cuesta mil euros y ganas en la privada 1.200 euros y en la pública 1.700, más gastos, transporte… Es difícil la vida, por eso muchas enfermeras de Madrid se van a trabajar a Toledo o Guadalajara, porque al menos ganan más”, explica Isabel García, portavoz de Enfermería de Madrid Unida. Según el 'ranking' hecho por esta plataforma en base a encuestas, Madrid es la 15º comunidad con peor sueldo para estos profesionales, pero lo que más provoca el éxodo de enfermeras es la inestabilidad y precariedad de sus contratos.

“Desde que me gradué en 2016 no he parado de trabajar, pero he pasado por tres comunidades distintas, empalmando contratos de meses y quincenas. Hace un año que firmé mi primer contrato fijo. Y he tenido suerte”, cuenta García, que trabaja actualmente en la planta de geriatría de un hospital público.

El número de contratos temporales en Enfermería ronda el 95% desde hace dos décadas. Ese otro de los grandes hándicaps que encuentran en España. “Si llega Noruega y te ofrece un contrato de dos años, te vas a ir, sobre todo si eres joven. El problema es que muchos ya no vuelven porque se asientan allí”, dice Ayuso, quien considera que también debe aumentarse la oferta universitaria para esta profesión. “Hay mucha gente que quiere estudiar Enfermería pero no puede porque no hay plazas. La última nota de corte fue de un 11,5 sobre 14 (un 8,5), o sea que la demanda existe y además hace falta”.

Concentración de enfermeros en La Paz. (EFE)
Concentración de enfermeros en La Paz. (EFE)

“Es una inestabilidad constante, y además es que no te queda otra, porque en la bolsa de la Comunidad de Madrid si rechazas una oferta no puedes volver a acceder a otra durante un año”, cuenta García. “Es decir, te pueden llamar para hacer urgencias aunque no tengas ninguna experiencia, a 50 kilómetros de donde vives, y para un contrato de días. Y no lo puedes rechazar. Por eso pedimos bolsas por especialidad”.

El 51% de las enfermeras trabaja en hospitales públicos, el 11% en atención primaria, el 29% en sanidad privada y el 7% en el extranjero. Pero para conseguir una plaza en un centro público hace falta acumular puntos mediante formación (es decir, pagar cursos) o acumulando distintos destinos (encadenando contratos).

El número de contratos temporales en Enfermería ronda el 95% desde hace dos décadas

Ni siquiera los contratos hechos durante la emergencia de la pandemia en Madrid se han mantenido para mejorar esos ratios y contener la fuga de profesionales en una red a todas luces mermada. Aunque la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Ayuso, prometió renovar hasta diciembre a los 10.000 sanitarios que contrató para la primera ola, los sindicatos denunciaron en mayo que esta medida no se había cumplido. Hace solo dos semanas, la presidenta madrileña dijo tras la reunión con Pedro Sánchez que faltaban médicos y enfermeras en España.

La pandemia ha sido la gota que ha colmado el vaso. Todas estas malas condiciones se han agravado con más: hemos tenido que trabajar sin la protección adecuada, haciendo jornadas interminables, y con gente de riesgo en casa, sin darles ninguna opción...”, explica García. “Tengo ya varios compañeros que se han ido de Madrid tras lo que ha ocurrido estos meses. A mí me gustaría quedarme, pero la verdad es que a día de hoy no sé si voy a poder. Y así estamos muchos”.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios