El PP descarta el estado de alarma y estudia la forma jurídica del 'toque de queda' al ocio
  1. España
RESTRICCIONES A LA RESTAURACIÓN Y AL OCIO

El PP descarta el estado de alarma y estudia la forma jurídica del 'toque de queda' al ocio

El PP no contempla prórrogas de la alarma y apuesta por restricciones a la restauración y al ocio que fuercen a los ciudadanos a quedarse en casa. No afectarían a derechos fundamentales

Foto: El PP descarta el estado de alarma y estudia la forma jurídica del 'toque de queda' al ocio
El PP descarta el estado de alarma y estudia la forma jurídica del 'toque de queda' al ocio

La Comunidad de Madrid ultima un plan con nuevas restricciones que deberán aplicarse en la región desde este fin de semana, cuando el estado de alarma, previsiblemente, decaiga. El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, aseguró este martes que una de las medidas que se analizan es un toque de queda como el aprobado en Francia en varias ciudades. El objetivo, dijo, sería restringir la movilidad de los ciudadanos durante algunas horas (enfocado a la noche), lo que implica necesariamente una cobertura legal desde el Gobierno central. Sin embargo, fuentes del PP descartan la prórroga del estado de alarma y dejan claro que ese no es el camino.

De hecho, poco después de que Escudero hablara del toque de queda (una propuesta que salió a colación durante la reunión que mantuvieron la presidenta y el consejero con colegios de profesionales), el consejero de Justicia y cerebro jurídico de la dirección nacional del PP, Enrique López, lo matizó. La idea más ajustada sería la de limitar la actividad económica a una hora determinada para forzar a los ciudadanos a irse a sus casas. De esta manera, se evitaría la suspensión de un derecho fundamental (la movilidad no quedaría restringida) y las medidas se centrarían solo en limitaciones horarias a ocio y restauración.

En la Comunidad de Madrid, aseguran que por ahora es “solo una propuesta que se está estudiando” y reconocen que hace falta ver “la herramienta jurídica” con la que se llevaría a cabo. Aseguran que los criterios que rigen son los de los expertos y técnicos de Sanidad y que es la consejería, como autoridad sanitaria competente, la que debe elevar las propuestas finales.

Foto: El Gobierno no prorrogará la alarma en la CAM y estudia el toque de queda en España

En la dirección nacional del PP, por su parte, insisten en que el estado de alarma no es una opción y mantienen la tesis de que el Gobierno de Pedro Sánchez debe cumplir con su promesa de legislar y dotar a las autonomías de un marco jurídico estable para poder gestionar la pandemia. Este martes, la portavoz en el Congreso, Cuca Gamarra, incidía en ello. Pero al saltar el anuncio del consejero de Ayuso, el ministro de Sanidad se apresuró a dejar claro que cualquier limitación de la movilidad (que, en realidad, es lo que se entiende como toque de queda) implica necesariamente el estado de alarma.

Salvador Illa confirmó después que es una herramienta que el Gobierno estudia para toda España a la vista de que otros países europeos ya han optado por ella, aunque dejó muy claro que para llevarla a cabo sería necesario saber qué piensan el resto de grupos parlamentarios y muy especialmente el PP. De alguna manera, dijo el ministro, si la presidenta de la Comunidad de Madrid se plantea un toque de queda, el grupo de Casado deberá respaldar al Ejecutivo central en el Congreso.

Algunos miembros del Ejecutivo regional de Ayuso creen que no debió utilizarse el término toque de queda porque lleva a error. Especialmente, si lo que está encima de la mesa ahora mismo es restringir los horarios de ocio. En realidad, expertos juristas consultados por este diario coinciden en que el concepto jurídico de toque de queda tiene un contenido indeterminado porque no está recogido como tal en ninguna norma.

De hecho, la mayoría de ellos dudan de que el estado de alarma sea realmente la única cobertura legal hasta que la Administración que lo proponga no detalle lo que realmente pretende hacer. Algunos reconocen que la necesidad de aplicar la alarma dependerá de la intensidad de las propias restricciones. También podrían influir las zonas afectadas, el contenido y el alcance horario.

Por su parte, Ciudadanos (el otro partido de la coalición madrileña) lleva días defendiendo un parón contundente de la actividad económica para doblegar la curva actual y afrontar la campaña navideña con más posibilidades. El vicepresidente, Ignacio Aguado, fue el primero en sugerirlo y ayer mismo, el consejero de Economía, Manuel Giménez (del mismo partido), pidió reflexionar la conveniencia de un “paréntesis” en vez de seguir “a medio gas” y evitar así “estrangular” la economía. La Confederación Empresarial de Madrid (CEIM) se posicionó totalmente en contra de la idea y defendió además las restricciones por áreas de salud impulsadas por Ayuso. En cuanto al toque de queda, el partido naranja también considera que no hay otra vía que no sea el estado de alarma.

La reunión del Grupo Covid, donde se ven semanalmente las dos administraciones (autonómica y central), no avanzó más en el asunto en su encuentro de este martes. Pero en las próximas horas (a más tardar el viernes), la comunidad deberá presentar su nuevo plan de medidas, las restricciones por las que la ciudadanía se regirá a partir del sábado. La intención del Gobierno regional pasa por mantener su hoja de ruta de zonas básicas de salud, cuya efectividad ha defendido siempre con vehemencia. Pero el objetivo podría pasar por añadir otras medidas para un plan más global.

Partido Popular (PP) Pedro Sánchez Salvador Illa Ciudadanos Ignacio Aguado CEIM
El redactor recomienda