Aragonés envía una carta al presidente

Cataluña pide a Sánchez una moratoria de impuestos y descarta aún un toque de queda

La situación epidemiológica en la comunidad sigue empeorando, con más de 2.800 nuevos casos este sábado. El conseller de Interior, Miquel Sàmper, descarta por el momento el toque de queda

Foto: El vicepresidente del Govern en funciones de presidente, Pere Aragonès. (EFE)
El vicepresidente del Govern en funciones de presidente, Pere Aragonès. (EFE)

El vicepresidente de la Generalitat en funciones de presidente, Pere Aragonès, ha pedido en una carta al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, una moratoria en el pago del IVA, el Impuesto sobre Sociedades y las cotizaciones de la Seguridad Social para los sectores más afectados por las medidas para frenar la pandemia del covid-19. Aragonès, también 'conseller' de Economía y Hacienda del Govern catalán, destaca en su carta que las medidas "difíciles pero del todo imprescindibles" que adopta la Generalitat por la pandemia afectan especialmente a sectores como el de bares y restaurantes y crean un escenario económico difícil, por lo que pide al ejecutivo central que "esté a la altura".

Las últimas medidas decretadas por el Govern para tratar de contener el avance del virus entraron en vigor este viernes: los bares y restaurantes permanecerán cerrados durante 15 días, se controlarán los aforos en los locales comerciales y la obligación de realizar controles de acceso en los locales con más de 400 metros cuadrados. Los establecimientos culturales como cines y teatros reducen su aforo al 50% y cerrarán sus puertas a las 23 horas, mientras que los parques y jardines deberán cerrar a partir de las 20 horas. En el ámbito deportivo, se reduce el aforo de los gimnasios al 50% y se suspenden las competiciones deportivas salvo las profesionales.

La situación epidemiológica de Cataluña sigue empeorando. Este sábado se han notificado 2.846 nuevos contagios, nueve fallecidos más y se ha superado la barrera de las 200 personas ingresadas en UCI, con 204 en total. El riesgo de rebrote ha aumentado hasta los 392,06 puntos, desde los 367,28 puntos de este viernes, y el número de hospitalizados se sitúa ya en 1.103 pacientes.

"Hemos tomado decisiones difíciles —explica Aragonès— porque tienen un impacto muy severo sobre sectores económicos de nuestro país muy importantes. Pero hemos tomado las decisiones necesarias para intentar avanzar la respuesta a una evolución del covid-19 que amenaza, si no la frenamos a tiempo, con provocar una situación tan complicada como la que vivimos la pasada primavera".

Aragonès subraya que "una de las medidas más destacadas y con una derivada económica de mayor calado" es la de limitar la actividad de bares y restaurantes durante 15 días. "Tras esta medida —aduce— no hay ninguna otra voluntad que contribuir a limitar las interacciones sociales en unos espacios en los que, a pesar del gran esfuerzo de los profesionales, la ciudadanía se relaja en exceso y facilita la propagación de la pandemia. Es una medida severa a nivel económico pero al tiempo, totalmente imprescindible a nivel sanitario".

"Hemos intentado avanzar la respuesta a una evolución que amenaza con provocar una situación tan complicada como la de la primavera pasada"

El vicepresidente señala también que se han tomado otras medidas similares, como el cierre de ludotecas, parques de atracciones, salas de juego y centros de estética, y limitado el aforo a ámbitos económicos tan diversos como el del ocio nocturno, "que lleva meses sin poder trabajar", subraya. El vicepresidente indica que el Govern, en su próxima reunión, aprobará un paquete de medidas económicas dirigidas a esos sectores, entre ellas una línea de avales extraordinarios por medio del Institut Català de Finances (ICF) para cubrir las necesidades de tesorería a corto plazo de las empresas.

"Pero si queremos que realmente (las medidas) actúen como un auténtico plan de rescate —agrega Aragonès—, necesitamos ir acompañados de una moratoria del cobro de impuestos". El vicepresidente incide en que "es imprescindible que ante la difícil situación a que se ven abocadas muchas empresas catalanas", el Gobierno decrete la moratoria en el pago del IVA, Impuesto sobre Sociedades y cotizaciones de la Seguridad Social, además de una moratoria en el pago de préstamos y de los suministros básicos.

Asegura el consejero de Economía y Hacienda que la suya "es una exigencia urgente", que si dependiera de la Generalitat, "ya" se habría tomado

"Lo que no tendría ningún sentido —continúa el vicepresidente— es que el Estado continuara cobrando impuestos con normalidad cuando muchas empresas, a consecuencias de las medidas para frenar el covid-19, no pueden operar con normalidad". Aragonès pide, por ello, que el Gobierno actúe "con la máxima celeridad y adopte todas las medidas necesarias para evitar que las acciones adoptadas para frenar el covid-19 acaben con la viabilidad de muchas empresas".

Asegura el consejero de Economía y Hacienda que la suya "es una exigencia urgente", que si dependiera de la Generalitat, "ya" se habría tomado, y que se suma, recuerda, "a la necesidad no atendida de ayudar económicamente a los padres y madres que no pueden trabajar porque deben atender a menores en cuarentena preventiva". Aragonès reitera también en su carta la petición de que la Generalitat gestione directamente la parte de los fondos europeos de reconstrucción que le corresponden a Cataluña, y explica que su gobierno ha diseñado "un plan de reactivación con una clara vocación transformadora del modelo productivo".

"Por tanto — sigue la carta— solo falta el compromiso del Gobierno del Estado de trasladar a la Generalitat los recursos europeos que nos corresponden para poder comenzar a establecer las bases de la salida de la crisis". La construcción de un nuevo "futuro de oportunidades", concluye Aragonès, pasa también "inevitablemente, por el ejercicio del derecho a la autodeterminación".

El toque de queda no está aún sobre la mesa

Pese al empeoramiento de la situación, el gobierno catalán descarta por el momento aplicar un toque de queda nocturno como ha implantado recientemente París. "Queremos ver los resultados y la eficacia que tiene" en Francia, aunque "ni en el Govern ni en ninguna reunión del Procicat se ha hablado de esto todavía", ha dicho a 'RAC1' el 'conseller' de Interior, Miquel Sàmper.

El 'conseller' también se ha referido a las medidas ya implantadas en Cataluña, y ha explicado que "hasta las ocho de la mañana la reducción de la movilidad" con salidas de vehículos desde el área de Barcelona "es del 22% con respecto al mismo fin de semana del año pasado". Esto es un buen indicador, ha apuntado, de que "la gente está teniendo en cuenta las medidas" aprobadas por el gobierno catalán para tratar de frenar el incremento de contagios por el covid-19.

Con respecto a las protestas del sector de la restauración por la medida de ordenar el cierre de sus establecimientos, el 'conseller' de Interior ha puntualizado que "lo que provoca malestar en el sector, y con toda la razón del mundo, es que los restaurantes no estén cerrados en una comunidad autónoma donde hay estado de alarma".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios