Es noticia
Menú
El misterio del autodefinido sobre el cráneo de Castro Urdiales: ¿de quién es la letra?
  1. España
el crucigrama estaba completo

El misterio del autodefinido sobre el cráneo de Castro Urdiales: ¿de quién es la letra?

La Guardia Civil de Cantabria intenta averiguar por qué la sospechosa decidió guardar su cráneo en casa, en el interior de una caja, si eso la incriminaba

Foto: La casa en la que vivía la pareja del hombre asesinado en Castro Urdiales. (EFE)
La casa en la que vivía la pareja del hombre asesinado en Castro Urdiales. (EFE)

Nada se sabía de Jesús Mari, vizcaíno de 67 años, desde febrero de 2019. En septiembre, poco antes de que la Guardia Civil le dijera a Carmen, su pareja, que iba a registrar la casa, ella le entregó una caja a una amiga con la excusa de que eran juguetes sexuales y que le daba vergüenza. Dentro estaba el cráneo del desaparecido.

La Guardia Civil de Cantabria se ha roto la sesera para tratar de entender por qué Carmen, la sospechosa de asesinar a su pareja, Jesús Mari Baranda, decidió guardar su cráneo en casa, en el interior de una caja, si eso la incriminaba. Los responsables de las pesquisas reconocen que al asunto le han dado más vueltas que a una noria y que no encuentran ninguna "hipótesis razonable". Solo les surge la duda de si su pretensión era que "en un futuro, pudiera ser localizado en cualquier lugar abandonado y que a través de la correspondiente prueba de ADN, cotejado con la base de desaparecidos, diera resultado positivo de su identidad —procedimiento que nos consta como conocido por la investigada—, momento en el que declararía su fallecimiento oficial y la investigada podría así liquidar la parte de la herencia que como adjudicataria en el tercio de mejora le correspondía", afirma la Guardia Civil en un informe al que ha tenido acceso El Confidencial en primicia.

En realidad los investigadores se refieren al tercio de libre disposición porque el de legítima y el de mejora corresponderían a los hijos de la víctima, que se han personado como acusación particular. Una vez enunciada esta hipótesis, que en realidad es pura especulación, concluyen: "También puede haberlo guardado por otras circunstancias que escapan de nuestro control".

Carmen le explicó a la hermana de la receptora de la caja que le daba vergüenza porque contenía una serie de "juguetitos sexuales"

Las diligencias policiales también revelan dos cosas hasta ahora desconocidas: la presencia de un enigmático autodefinido completado a mano en una página de periódico que envolvía el cráneo y que la entrega de la caja con la cabeza de Jesús Mari es muy diferente a como se había contado hasta ahora. En una conversación normal, Carmen le explicó a la hermana de la receptora de la caja que los investigadores pensaban registrar su casa y que le daba vergüenza porque tenía una serie de "juguetitos sexuales" que no quería que vieran. Nada más. No le pidió que se la quedara ni nada por le estilo. La mujer le contó el jugoso cotilleo a su hermana que no tardó en personarse en el domicilio de Carmen "para consolarla" por la desaparición. Estando allí, la visitante saca como tema de conversación lo de los juguetes sexuales. Carmen señala la caja y le dice: "Si quieres, llévatelos". La receptora acepta el ofrecimiento y traslada la caja a su casa. Unos cuantos días después, a las dos de la madrugada —nótese lo extraño de la hora—, decide abrir el recipiente y en vez del esperado consolador encuentra un cráneo.

La cabeza, que había sido quemada, estaba envuelta en varias bolsas de plástico y, al final, en dos hojas de periódico. En una de ellas había un autodefinido completado a bolígrafo. Como es lógico, los responsables de las pesquisas pidieron una prueba caligráfica para identificar la letra. Querían saber si pertenecía a Jesús Mari y así poder determinar por la fecha del periódico la data en la que todavía permanecía vivo. En caso negativo, también pretendían averiguar si la letra podía corresponder a la de Carmen lo que implicaría que el periódico le pertenecía y se sumaría al resto de indicios en su contra. ¿Cómo es posible que el cráneo de tu pareja haya sido envuelto en un papel con tu letra y no estés vinculada al crimen? Lo sorprendente es que el juez instructor rechazó hacer la pericial caligráfica solicitada por la Guardia Civil.

Lo sorprendente respecto al autodefinido es que el juez instructor rechazó hacer la pericial caligráfica solicitada por la Guardia Civil

Quizá por reveses como el mencionado, las conclusiones de la Benemérita parecen algo deslucidas. Una de ellas es que estaba pensando en huir: "Por esta investigación se plantea la hipótesis de una posible marcha de Carmen a Cádiz". Una circunstancia que se basa en las conversaciones intervenidas con sus hijos y las consultas realizadas en páginas inmobiliarias buscando vivienda en Cádiz.

A esto hay que sumarle la importante cantidad de dinero que la investigada había escondido en el sofá de la vivienda (casi 6.000 euros) procedentes de los continuos reintegros extraídos a través de cajeros con presumible origen en la Cuenta del banco Santander, titularidad de la víctima. Fue sacando de 600 euros en 600 euros y los responsables de las pesquisas creen que el momento elegido para viajar a su tierra sería cuando hubiese dejado la cuenta de Jesús Mari vacía. La principal hipótesis es, por tanto, que Carmen pudo asesinar a su pareja para quedarse con el dinero de su cuenta y con un tercio de su herencia.

Nada se sabía de Jesús Mari, vizcaíno de 67 años, desde febrero de 2019. En septiembre, poco antes de que la Guardia Civil le dijera a Carmen, su pareja, que iba a registrar la casa, ella le entregó una caja a una amiga con la excusa de que eran juguetes sexuales y que le daba vergüenza. Dentro estaba el cráneo del desaparecido.

Guardia Civil HIjos
El redactor recomienda