claves de seguridad personal y física

Cómo mantener segura la casa en verano: claves para evitar robos y allanamientos

Si vas a irte de vacaciones fuera de tu ciudad, es esencial que mantengas a salvo tanto tu vivienda como tu propia información personal. Estas son las recomendaciones que debes seguir

Foto:
Autor
Tiempo de lectura6 min

El cuidado de la seguridad de nuestra vivienda es algo que nos inquieta durante todo el año, pero en verano dicha preocupación se suele acrecentar de manera significativa entre quienes viven en las ciudades. Las viviendas se quedan vacías más tiempo mientras los dueños se van a pasar unos días fuera.

Aunque no es la época del año en que más se concentran los robos. Si nos fijamos en los datos del Portal Estadístico de Criminalidad del Ministerio del Interior, el tercer trimestre, que coincide con los meses de verano, suele experimentar un pequeño repunte en el número de robos en viviendas, establecimientos y otras instalaciones, aunque está lejos de ser el periodo más acusado.

Es decir, aumentan ligeramente, si bien el porcentaje no es significativo. Lo que sí es cierto es que se produce una concentración de los mismos. Según Laura Gonzalvo, directora de Comunicación y RSC de Securitas Direct, en este periodo del año los ladrones "aprovechan la huida de los ciudadanos de las grandes ciudades a su lugar de vacaciones para perpetrar el robo o allanamiento con mayor facilidad, al saber que las viviendas suelen estar vacías y, por tanto, pueden invertir más tiempo en ello". En el caso de los negocios, también aprovechan la ausencia de actividad en los polígonos industriales, así como el cierre de los pequeños comercios a pie de calle durante el periodo estival.

Desde la compañía de seguridad, recuerdan que esos robos suelen ser más comunes en aquellas viviendas más fáciles de asaltar, con pocas medidas de seguridad y que les lleven menos tiempo perpetrar el delito. Por eso, recomiendan ser especialmente cuidadosos durante los meses de verano. Y este cuidado debe orquestarse de dos maneras: asegurando tanto nuestra vivienda como nuestra información personal.

Claves de seguridad en casa

1.- Aspecto exterior

Revisa todas las veces que haga falta que no te estás dejando ninguna ventana abierta y que cualquier tipo de acceso a tu casa, por inusual que sea, está correctamente cerrado y asegurado. "Un truco bastante efectivo es hacer que parezca que la vivienda esté habitada, como dejar alguna persiana subida o pedir a un vecino que recoja nuestro correo", asegura Gonzalvo. Si cuentas con aparatos de 'smart home', puedes dejar programado un automatismo que, por ejemplo, apague y encienda luces durante el día y la noche.

Antes de irte, sal de tu casa y obsérvala con detenimiento desde fuera. ¿Puedes ver algún objeto de valor desde el exterior? Guárdalo de inmediato. Procura también asegurar un mínimo de iluminación nocturna para que tus vecinos puedan ver cualquier actividad sospechosa cerca de tu vivienda.

2.- Interior y seguridad

Para empezar, revisa el aspecto de tus cerraduras. Al salir de casa, cierra la puerta con vuelta de llave, pero vigila también las cerraduras de las ventanas, que pueden deteriorarse con el tiempo. Tampoco olvides conectar el sistema de alarma o videovigilancia —conectado a una central receptora de alarmas— durante las vacaciones si cuentas con uno; si no es así, pídele a un familiar o amigo que visite tu vivienda para comprobar que todo está en orden.

Y un aspecto muy importante que a veces suele olvidarse: el teléfono. Si tienes fijo, desvía sus llamadas al móvil, ya que si alguien llama y nadie lo coge puede dar por hecho que estáis fuera. Por otro lado, como recuerda la Policía Nacional en su guía para evitar robos, tampoco dejes, de ninguna de las maneras, un mensaje en el buzón de voz contando que estás de vacaciones.

Claves de seguridad personal

1.- Información innecesaria

Si vas a salir de vacaciones, no lo cuentes en tus redes sociales. Ni antes de ir ni durante el viaje. Tus amigos estarán encantados de saber que estás disfrutando lejos de casa, pero los ladrones a buen seguro que también. Esas fotos y vídeos de Instagram pueden esperar para que las publiques a tu vuelta.

Si de todos modos publicas contenido, haz lo posible para que nadie pueda identificar tu destino: no solo a través de los edificios o museos en los que estés, sino también enseñando pantallas de vuelo, billetes de tren o reservas de alojamiento.

2.- Conexiones peligrosas

Conectar tu ubicación de GPS en el móvil tampoco es una práctica precisamente buena. Podrás hacerlo cuando estés buscando un destino que no sabes bien dónde está, pero el mejor consejo es que desactives la geolocalización de forma permanente, ya que puedes publicar algo en redes sociales y que, sin que te des cuenta, salga tu ubicación.

Tampoco es una buena idea conectarte a wifis abiertas, por mucho que te ahorres datos móviles, ya que pueden estar intervenidas. Si tienes que hacerlo, en ningún caso hagas compras desde tu dispositivo ni realices ningún tipo de operación bancaria o financiera.

Así actúan los ladrones

Según los datos de la Central Receptora de Alarmas de Securitas Direct, los momentos en que se producen más robos o intentos de intrusión son las noches y madrugadas de los fines de semana, desde las 21:00 hasta las 2:00. Los ladrones suelen acceder por puertas, ventanas y techos, con lo que las villas independientes suelen estar en su punto de mira, ya que tienen más puntos de acceso o suelen estar más aisladas. También las segundas residencias, porque la mayor parte del tiempo están vacías.

En cuanto a los métodos más utilizados por los intrusos, se encuentran el resbalón (abrir la cerradura con una radiografía o utensilio similar si no se ha cerrado la puerta con vuelta de llave), el 'bumping' (golpe seco con un martillo a una llave que se ha introducido previamente en la cerradura y que hace saltar la misma) o el ganzuado (manipulación de los sistemas internos de bloqueo del bombín mediante una ganzúa). A esto se suma el uso de microcámaras en las mirillas que permiten controlar los movimientos de la casa o el barrido de Bluetooth para saber si una casa está vacía o no. Y es que, ante todo, los ladones buscan robos fáciles, que se puedan producir en un corto espacio de tiempo y que tengan los menores mecanismos de seguridad.

La policía también recomienda tener especial precaución si percibimos en nuestras puertas pequeños trozos de plástico, casi imperceptibles, que son colocados en los marcos para detectar si la vivienda está habitada, ya que caen al suelo en cuanto se abren.

Para evitar robos, allanamientos o incluso okupaciones, desde Securitas Direct recomiendan tener el ideal de seguridad, el que combina medidas físicas con medidas electrónicas. Los elementos físicos son todos aquellos que hacen que el ladrón invierta tiempo para acceder al hogar o negocio, y le obligan, además, a hacer mucho ruido para poder derribar esas barreras, dejándole más expuesto. Es el caso de rejas, cerraduras, puertas blindadas, etc. Los elementos electrónicos son, ante todo, disuasorios y, en caso de que el ladrón decida finalmente acceder a la instalación, le apremian a abandonarla, como una alarma conectada a una central receptora de alarmas.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios