COMISIÓN DE RECONSTRUCCIÓN

UP se desmarca del PSOE y vota a favor del impuesto a las grandes fortunas

Desde la formación morada avisan de que "no nos vamos a mover de esta posición", con vistas a volver a recuperar esta propuesta en la negociación de los Presupuestos

Foto: El secretario general de Comisiones Obreras (CCOO), Unai Sordo (c), conversa con el vicepresidente primero de la comisión de reconstrucción, Enrique Santiago Romero (i), y el presidente, Patxi López (d). (EFE)
El secretario general de Comisiones Obreras (CCOO), Unai Sordo (c), conversa con el vicepresidente primero de la comisión de reconstrucción, Enrique Santiago Romero (i), y el presidente, Patxi López (d). (EFE)

Después de pactar con el PSOE la retirada del impuesto a las grandes fortunas del documento conjunto de propuestas de resolución en la comisión de reconstrucción, Unidas Podemos ha votado a favor de las enmiendas presentadas por otros grupos parlamentarios en este sentido. Pese a que estas enmiendas al borrador de ERC, Más País, Compromís y Bildu votadas en el grupo de trabajo de reactivación económica no saldrán adelante sin el apoyo de los socialistas, desde la formación morada avisan que "no nos vamos a mover de esta posición", con vistas a volver a recuperar el impuesto a las grandes fortunas en la negociación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

El voto de Unidas Podemos este jueves en el grupo de trabajo de la comisión ha sido en un primer momento abstención, pero según fuentes del grupo parlamentario se trata de un error humano, dado que su intención era votar a favor y, según recalcan, ese será el sentido de su voto el viernes en el Congreso cuando se traten las conclusiones de la comisión. Finalmente, y después de que la portavoz del grupo haya pedido posteriormente a viva voz cambiar la abstención por voto a favor, se ha aceptado la modificación.

No ha sido el único error. En el mismo grupo de trabajo también se había aprobado por mayoría, gracias a los votos del PSOE, otra enmienda de Bildu que pide "derogar la reforma laboral del 2012, sustituyéndola por una nueva legislación laboral garantista y justa con los derechos laborales de los y las trabajadoras". Sin embargo, reclamaron también repetir la votación, lo cual se aceptó por mayoría, para cambiar su voto y hacerlo en contra de esta enmienda sobre la reforma laboral.

En el documento conjunto negociado con el grupo socialista se optó por una propuesta genérica de "reducir la brecha fiscal con Europa" y aumentar la progresividad para llegar a un acuerdo de mínimos, con la suficiente transversalidad de cara a alcanzar un mayor consenso con otras formaciones como Ciudadanos. Una declaración de intenciones, sin apenas concretar, en la que se aduce que "nuestro país tiene unos ingresos fiscales sobre PIB más de siete puntos por debajo de la media de la Zona Euro. Esto supone decenas de miles de millones de euros cada año que no se pueden invertir en fortalecer nuestro estado del bienestar o nuestro modelo productivo. Para reconstruir social y económicamente nuestro país, es indispensable reducir esta brecha".

El texto incluye también una apuesta por la "progresividad de nuestro sistema fiscal, de manera que permita mejorar la capacidad de recaudación en términos de justicia fiscal y capacidad de pago de los contribuyentes (tanto para personas físicas como jurídicas), con el fin de que aporten más quienes más tienen para que reciban más quienes más lo necesitan".

El diputado de la confluencia catalana de Unidas Podemos y secretario primero de la Mesa del Congreso, Gerardo Pisarello, ha insistido este martes en rueda de prensa en el Congreso sobre la necesidad de gravar a las grandes fortunas y las grandes tecnológicas. Respecto al voto a favor de su grupo parlamentario sobre el impuesto a las grandes fortunas ha aclarado que su posición "prefigura" lo que volverán a defender y votar de cara a los Presupuestos. Esto es, según ha concluido, "posiciones valientes desde el punto de vista fiscal y económica" para propiciar una salida a la crisis económica en términos diametralmente opuestos a las fórmulas empleadas tras la crisis financiera de 2008.

El representante de Unidas Podemos ha aplaudido también la disposición del PP para llegar a acuerdos en el grupo de trabajo sobre Unión Europea, "pasando de boicotear la posición de España en Europa a apoyar una posición común". Una buena noticia, dijo, porque "se alejan de las posiciones de Vox" y favorecen la posición negociadora del Gobierno español en Bruselas. Agradecimiento que hizo extensivo a Ciudadanos, remarcando su "actitud positiva" y esfuerzo por desarrollar enmiendas centradas en buscar "acuerdos transversales". Con todo, en materia de política social y económica no ha escondido las "discrepancias muy profundas" que los alejan de los naranjas. "No comulgamos con su visión neoliberal de la economía", sentenció el diputado catalán.

La reforma fiscal que persigue Unidas Podemos no se centra solo en la creación de nuevos tributos, como a las grandes fortunas, sino que busca también subir de forma progresiva el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF), tanto a las rentas altas como al rendimiento de capitales. La idea inicial, que ya se había reflejado en el acuerdo programático de la coalición, pasa por incrementar dos puntos los tipos impositivos sobre la base general para los contribuyentes que tengan rentas superiores a 130.000 euros y cuatro puntos para la parte que exceda de 300.000 euros. El tipo estatal sobre las rentas de capital se incrementaría en cuatro puntos porcentuales para dichas rentas superiores a 140.000 euros.

"Reconstruir la justicia fiscal es también una cuestión de patriotismo. En 2019, España recaudó un 7,4% del PIB menos que la media de la zona euro. A todos nosotros nos pagan los ciudadanos para defender sus intereses y para defender España, y creo, por tanto, que todos tenemos la obligación de trabajar para corregir esa desventaja en términos de justicia fiscal que en nuestra patria respecto a los países de nuestro entorno", explicó Pablo Iglesias en su intervención a finales del pasado mes de mayo en la comisión de reconstrucción, dibujando una hoja de ruta neokeynesiana. Una reforma fiscal que justificó entonces "para que los que más ganen puedan arrimar el hombro y disponer de mecanismos para expresar su solidaridad con su patria aportando recursos para reconstruir los servicios públicos y los derechos de todos". Unidas Podemos no tira la toalla respecto a la reforma fiscal y volverá a dar la batalla de cara a los PGE, aunque se abren a moderarla en función de los acuerdos que se alcancen en Bruselas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
34 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios