Villarejo sitúa el origen del pendrive de Pujol en un exdetective que lo sacó de Método 3
  1. España
ASUNTOS INTERNOS NIEGA CONOCER EL USB

Villarejo sitúa el origen del pendrive de Pujol en un exdetective que lo sacó de Método 3

El dueño de la agencia niega haber tenido la información del dispositivo en sus instalaciones; Pujol Ferrusola asegura que los documentos eran suyos, pero no la memoria informática

placeholder Foto: Juicio 'pendrive de pujol' contra Eugenio Pino y Bonifacio Díez Sevillano. (EFE)
Juicio 'pendrive de pujol' contra Eugenio Pino y Bonifacio Díez Sevillano. (EFE)

El comisario de Policía Nacional jubilado y encarcelado en el marco del caso Tándem, José Manuel Villarejo, ha declarado desde prisión que el origen del pendrive que contenía información sobre Jordi Pujol Ferrusola fue un exdectective de Método 3 que estaba cabreado con la agencia porque no le pagaban desde hacía dos años y que accedió al ordenador de su antigua empresa para extraer los datos. Así lo ha dicho el excomisario durante la segunda sesión del juicio contra el exdirector adjunto operativo de la Policía Nacional, Eugenio Pino, y su asesor Bonifacio Díez Sevillano, por revelación de secretos, falso testimonio y estafa procesal que se celebra desde ayer en la Audiencia Provincial de Madrid.

Villarejo, que entonces trabajaba como captador de información para Pino, ha especificado que él tuvo conocimiento por una fuente de Asuntos Internos de que éste exempleado de Método 3 estaba dispuesto a entregar a la Policía el pendrive a cambio de dinero. Así se lo transmitió, de hecho, ha añadido, a su superior el director adjunto operativo con el fin de ver si éste veía adecuado pagar por ese dispositivo. Días después, sin embargo, según ha narrado a la sala, Pino le llamó a su despacho, donde también se encontraba el entonces jefe de Asuntos Internos, Marcelino Martín Blas, quien tenía en su mano el pendrive y se jactó en ese contexto de haberlo conseguido gratuitamente. "Poco menos que insinuó que yo había querido obtener dinero de aquello", ha puntualizado Villarejo en una muestra más de su manifiesta enemistad con Martín Blas.

Foto: Eugenio Pino, ex director adjunto operativo de la Policía Nacional, en la Audiencia Provincial de Madrid. (EFE)

Según el declarante, que ha aprovechado para decir que en prisión está sufriendo "malos tratos", el siguiente paso del "itinerario" que siguió el pendrive después de que Ruiloba lo sacara de Método 3 fue el jefe de Asuntos Internos. "Se lo dio a Martín Blas y éste probablemente le entregó una copia a los cecilios (apodo utilizado para referirse a los miembros del Centro Nacional de Inteligencia) y otra a Pino", ha narrado Villarejo, que ha situado la mencionada reunión a tres bandas que mantuvo en el despacho de Pino en un momento poco "después de los registros" que tuvieron lugar en la agencia de detectives por orden del Juzgado 14 de Barcelona tras la denuncia de la entonces presidenta del PP catalán Alicia Sánchez Camacho por una grabación que ella aseguró no haber consentido de un encuentro que ésta mantuvo con Víctoria Álvarez, pareja de Pujol Ferrusola, en el restaurante La Camarga.

El juicio que se celebra en la Audiencia Provincial trata de determinar si es lícito o no el origen del pendrive y si tanto Pino como Díez Sevillano pudieron incurrir en los delitos de revelación de secretos, falso testimonio y estafa procesal. La información del pendrive fue incluida en un informe elaborado por la Brigada de Blanqueo de la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) de la Policía Nacional en el marco de la causa que investiga a varios miembros de la familia Pujol en la Audiencia Nacional. Así lo ha confirmado también precisamente el autor de ese informe durante la segunda sesión de la vista, el inspector jefe Álvaro Ibáñez Alfaro, que ha relatado que él recibió el dispositivo de sus jefes, su superior directo José Manuel Álvarez Luna y el jefe de la UDEF por aquel entonces Manuel Vázquez.

Foto: El exdirector de la desaparecida agencia de detectives Método 3 Francisco Marc, durante su comparecencia en la comisión de investigación del Parlament. (EFE)

"Yo siempre tuve el conocimiento íntimo de que Luna me había dicho que procedía de los registros de Método 3", ha relatado Ibáñez Alfaro. Por su parte, Luna declaró ayer que fue Vázquez quien le entregó el pendrive. Este último aún no ha comparecido. Pino y Díez Sevillano, por su parte, también dijeron ayer que no habían entregado ningún dispositivo a Vázquez. El primero sin embargo sí matizó que en 2012 Martín Blas le entregó un pendrive que "venía de éstos" (en referencia, según Pino, a los detectives de Método 3), pero que trató de abrirlo, no pudo y se lo devolvió al comiisario que se lo había entregado. Tras ello, no supo más del dispositivo.

La versión de Villarejo sobre que fue Martín Blas quien entregó el pendrive a Pino no ha sido ratificada por el que fuera jefe de Asuntos Internos entre 2013 y 2015, que ha negado haber tenido nunca el aparato de almacenamiento informático y por lo tanto habérselo entregado al entonces director adjunto operativo. "No sé de qué me habláis", le respondió -según ha declarado él mismo- al que por aquella época era comisario general de Policía Judicial, José Santiago Sánchez Aparicio, que le había llamado -según este último- por orden del Juzgado 5 de la Audiencia Nacional para preguntarle de dónde había salido el dispositivo. Según Martín Blas, su equipo nunca encontró el pendrive en los registros en la sede de Método 3. "Se intervino solo lo que dijo la secretaria judicial del Juzgado 14 de Barcelona, se metió en cajas y se envió", ha recordado Martín Blas, que ha negado haber conocido a Ruiloba.

Foto: Eugenio Pino, exdirector operativo de la Policía, antes de entrar a la Audiencia Nacional. (EC)

El dueño de Método 3, Francisco Marco, por su parte, ha negado que en su despacho hubiera dispositivo alguno siquiera parecido al controvertido pendrive. Ha dicho que las diligencias del Juzgado 14 que dieron origen a los registros en la agencia fueron archivadas seis meses después porque no sirvieron para demostrar ilícito alguno, que durante las pesquisas los investigadores se llevaron de su despacho tres ordenadores, que por orden judicial solo podían sacar lo relativo a La Camarga y que el Juzgado luego devolvió los dispositivos. Marco ha negado que Ruiloba se fuera enfadado de Método 3 y haber visto en momento alguno el pendrive objeto de la causa. Cuando se enteró por la prensa, ha indicado, pensó que "era imposible" que el dispositivo hubiera salido de su agencia.

El propio Jordi Pujol Ferrusola, primogénito del expresidente catalán Jordi Pujol y de su mujer Marta Ferrusola, ha admitido que el pendrive estaba en su despacho, que no se lo llevó la Policía cuando registraron la instalación y que contenía información "íntima" sobre su familia y sobre sus negocios. En relación a estos últimos, ha concretado que el dispositivo tenía datos sobre sus acuerdos empresariales con su socio Jordi Puig, pero que el pendrive físico en sí no era suyo. Ha insinuado que alguien hackeó su ordenador, extremo que no denunció -según ha aclarado- porque el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata ya abrió diligencias de oficio.

Método 3 Policía Nacional