el polémico dispositivo usb

Pino niega haber manipulado el pendrive y culpa a los Pujol de querer anular la causa

El exnúmero dos de la Policía Nacional declara ante el Juzgado número 11 de Madrid después de que la Audiencia Nacional pidiera investigar el asunto al margen del caso Pujol

Foto: Eugenio Pino, exdirector operativo de la Policía, antes de entrar a la Audiencia Nacional. (EC)
Eugenio Pino, exdirector operativo de la Policía, antes de entrar a la Audiencia Nacional. (EC)

El exnúmero dos de la Policía Nacional, Eugenio Pino, ha rechazado hoy ante el Juzgado número 11 de Madrid cualquier irregularidad en torno al pendrive que le entregó el exjefe de Asuntos Internos, Marcelino Martín Blas, que contenía archivos grabados de un ordenador en poder de la agencia de detectives Método 3 y que fue incorporado al caso Pujol que instruye la Audiencia Nacional. Tras prestar declaración, Pino ha dicho que "no hay nada de nada", que lo que pretende la acusación -ejercida por el abogado de los Pujol, Cristóbal Martell- es anular la causa de la Audiencia Nacional.

El que fuera máximo responsable de la Policía durante la etapa de Jorge Fernández Díaz al frente del Ministerio del Interior ha contestado a todas las preguntas que le ha planteado el titular del juzgado, Juan Javier Pérez, la Fiscalía y su propia defensa. Se ha negado, sin embargo, a responder a las cuestiones que dejaba sobre la mesa la acusación. Según Pino, ni él ni sus colaboradores más cercanos custodiaron o manipularon el usb.

Durante toda su declaración, que se ha alargado durante poco más de una hora y que se ha centrado principalmente en la custodia del pendrive, Pino ha insistido en la línea que ya mantuvo ante el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata, que instruye el caso Pujol.

En su declaración ante el magistrado del Juzgado Central número 5 del alto tribunal, el comisario ahora jubilado apuntó que no había siquiera podido abrir el pendrive, que estaba encriptado cuando se lo entregó Martín Blas, por lo que nunca pudo acceder al contenido del dispositivo. Tras tomar declaración a Pino, De la Mata derivó la pieza separada relativa a este asunto a los juzgados de plaza de Castilla -competentes en la materia- por si éstos consideraban que podía existir un delito de prevaricación, fraude procesal y falso testimonio, dado que el juez entendía que había quedado acreditado que los archivos del pendrive habían sido obtenidos de forma ilícita y que el mando policial, a pesar de saberlo, había ordenado incluirlos en la causa de los Pujol.

Además de Pino, también declarará la próxima semana el inspector jefe Bonifacio Díez Sevillano, destinado en la embajada española de México como agregado policial. El exnúmero dos de la Policía declaró ante De la Mata que Díez Sevillano fue quien le comunicó en un primer momento que ese pendrive existía y que se lo había hecho llegar Martín Blas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios