EL CAOS INICIAL MEJORA, PERO NO LOS EPI

La polémica de Ifema: ¿milagro sanitario, caos sin medios o un poco de todo?

El jefe de expertos Covid-19 de la OMS se deshizo ayer en elogios: "Es increíble lo que han puesto en marcha en Madrid para desahogar hospitales, es extraordinario"

Foto: Camas montadas en el recinto de Ifema. (Reuters)
Camas montadas en el recinto de Ifema. (Reuters)

El gigantesco hospital de campaña de Ifema se ha convertido en el orgullo de Madrid, ejemplo de cómo se combate la pandemia e imagen que ha circulado por todos los rotativos del mundo. El Hospital temporal es el más grande de España, con 1.300 camas disponibles pero ampliables hasta 5.500, de ellas 500 UCIs. El centro contará con los primeros 16 puestos de UCI a partir de este miércoles y la previsión es llegar a 96 entre los pabellones 7 y 9. El hospital lleva 1.380 ingresos acumulados y 531 altas. En este momento, hay hospitalizados 850 pacientes.

Ayer mismo, el jefe de expertos Covid-19 de la Organización Mundial de la Salud, Bruce Aylward visitó la instalación y se deshizo en elogios: "Es increíble lo que han puesto en marcha en Madrid para desahogar hospitales, es extraordinario", afirmó.

"En cuanto entré, me recordó inmediatamente a China, a aquella gigantesca instalación que pusieron en pie muy rápidamente, aunque esto es diferente, porque allí los pacientes eran leves y aquí ustedes están tratando a pacientes complicados; los madrileños deberían sentirse muy orgullosos", sentenció el experto, que también alabó a "médicos, enfermeros, personal de logística, militares, conductores de ambulancia y transportistas".

La cúpula de la Sociedad Estatal de Neumología y Cirugía Torácica se unió al coro que difundió la comunidad y felicitó el pasado lunes al director del hospital provisional de Ifema, Antonio Zapatero, "por la rapidez mostrada en la puesta en marcha de la infraestructura". En la misma línea, la junta directiva de la Sociedad Española de Medicina Interna aplaudió "la encomiable labor" del máximo responsable de la instalación y la "rapidez" con que se había habilitado el hospital. "En nombre de todos los profesionales de la medicina interna, una especialidad que está vertebrando en gran medida la atención al paciente de coronavirus, te enviamos todo nuestro ánimo y aliento para seguir haciendo frente a la actual situación de crisis sanitaria", trasladaban los especialistas.

Estos elogios internacionales, sin embargo, tienen su contrarréplica en España, en el ámbito sindical. Para la portavoz de CSIF, Maite Castilla, los profesionales sanitarios "no pueden ir ni al baño, acaban sudando porque todo es de plástico, mezclan la ropa sucia con sus pertenencias personales, no tienen taquillas para todos, pierden mucho tiempo para que les den el uniforme, el problema no está solventado". El Sindicato de Médicos, primero, y el Colegio de Médicos de Madrid, después, censuraron que no había material y que, especialmente en su estreno, todo fue un caos a costa de vaciar los centros de atención primaria de profesionales sanitarios. El hospital que la Comunidad de Madrid comparó con el que China levantó en Wuhan en 10 días se estrenó con mal pie.

El Colegio de Médicos, que agrupa a todos los galenos de la comunidad, recibió la apertura de Ifema con un duro comunicado: "Se ha preferido seguir a países como China, Corea del Sur, Irán o Italia, que tratan de agrupar y tratar (...) a los pacientes en centros específicos porque no cuentan con una atención primaria tan desarrollada" como la de España, que "es capaz de hacer frente tanto al seguimiento de síntomas y la evolución de los casos como a su derivación al hospital en caso de empeoramiento" del paciente.

La polémica de Ifema: ¿milagro sanitario, caos sin medios o un poco de todo?

La Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (Amyts), que fue crítica en el inicio, está ahora en un punto intermedio y reconoce los logros del hospital de Ifema. La pandemia de Covid evoluciona tan rápido que del viernes a hoy han cambiado muchas cosas. Amyts considera que "Ifema es un servicio necesario", según la responsable de Atención Primaria de la organización, Alicia Martín, que sí coincide con el organismo colegial en que "la atención primaria es la que mayor volumen de pacientes atiende y está derivando profesionales hacia Ifema". Martín, sin embargo, lo enfoca de forma diferente. "Necesitamos que haya el menor número de profesionales que estén esperando para que los centros de salud no se queden sin atender", añade.

Esto es, precisamente, lo que están viviendo algunos profesionales de los centros de salud: "No me dieron zuecos, porque ya no quedaban", recuerda una auxiliar de enfermería enviada a Ifema por su superiora. "Trabajé con las playeras que me llevé de casa". Agarró el 'pijama' que le habían entregado y se fue directa al improvisado vestuario que había levantado la organización. Allí se encontró con un centenar de mujeres que se estaban cambiando en un espacio muy reducido. "No había taquillas y todo estaba lleno de bolsos, abrigos y batas de compañeras que ya se habían ido amontonando en el suelo", rememora.

Desde la Comunidad de Madrid, se limitan a explicar que ayer comenzó a funcionar el pabellón 7 y que esto ha sido lo que ha motivado que se suprima la estructura montada en el 5, que comenzó como un concepto provisional. La Consejería de Sanidad asegura que los profesionales están recibiendo "el material reglamentario fijado por el Ministerio de Sanidad". "Hay profesionales que deciden, además, cubrirse con batas, gorros y calzas de bolsas de plástico, pero como añadido", añaden. La visión de esta técnica de enfermería consultada mejoró ayer. "Seguimos con la bata quirúrgica y el mandil de plástico", ilustra la profesional sanitaria. Más positivas ve las cosas Alicia Martín, quien asegura que ya se está entregando el material de forma más ordenada, que han puesto taquillas en los vestuarios. "La Adminisración empieza a ser sensible a las demandas que les hacemos", entiende.

El pasado viernes, la auxiliar de enfermería tenía previsto acudir de guardia al centro de salud de Madrid en el que trabaja. Pero a las 12:40, recibió una llamada de su superiora. Tenía que estar a las tres de la tarde en Ifema, el palacio de congresos de Madrid reconvertido en tiempo récord en gigantesco hospital de campaña. Ifema, el orgullo de la Comunidad de Madrid, empezaba a reclutar a toda máquina personal a costa de centros de atención primaria.

Llegó al pabellón nueve sobre las dos y media porque quería ir con tiempo. Cuando le tocó el turno, dio su nombre —que pide que no salga por miedo a represalias—, su categoría profesional y su DNI. Intercambió los datos por un uniforme. "No me dieron zuecos, porque ya no quedaban", recuerda la técnica. "Trabajé con las playeras que me llevé de casa". Agarró el 'pijama' que le habían entregado y se fue directa al improvisado vestuario que había levantado la organización. Allí se encontró con un centenar de mujeres que se estaban cambiando en un espacio muy reducido. "No había taquillas y todo estaba lleno de bolsos, abrigos y batas de compañeras que ya se habían ido amontonando en el suelo", rememora.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
45 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios