"NO ESTAMOS AQUÍ PARA HACER RECORTES"

Iglesias redobla la presión sobre Sánchez y se planta exigiendo políticas sociales 'anticrisis'

"Se trata de que el estado de alarma sea un estado de alarma de un Gobierno progresista, con medidas socialdemócratas o ni siquiera eso, en línea con algunas iniciativas promovidas por Merkel"

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (c), presidiendo la reunión de Consejo de Ministros, junto al vicepresidente Pablo Iglesias (i) y la vicepresidenta, Carmen Calvo (d). (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (c), presidiendo la reunión de Consejo de Ministros, junto al vicepresidente Pablo Iglesias (i) y la vicepresidenta, Carmen Calvo (d). (EFE)

Podemos fue hijo del 15-M y este movimiento surgió como reacción social a la crisis financiera del 2008, cuyos efectos todavía se dejan sentir. Ahora, con la crisis global del coronavirus se presuponen unas consecuencias similares, como ha advertido la propia presidenta del BCE Christine Lagarde, y desde Unidas Podemos quieren priorizar lo que llaman un "escudo social" para reducir lo máximo posible sus efectos sobre la población más vulnerable. Para ello, los de Pablo Iglesias han redoblado la presión sobre Pedro Sánchez, y están dispuestos a llegar hasta el final a pesar de que las tensiones y polifonía en el seno del Ejecutivo en un escenario crítico como el actual podría ser contraproducente. Entienden que si no se garantiza ahora la protección a las clases trabajadoras y pequeños empresarios el Gobierno no estará a la altura de las circunstancias y no tendrá razón de ser. El Consejo de Ministros del próximo martes será clave para el devenir del Gobierno de coalición.

"Se trata de que el estado de alarma sea un estado de alarma de un Gobierno progresista, con medidas socialdemócratas o ni siquiera eso, en línea con algunas iniciativas que ha aprobado incluso Angela Merkel", explican fuentes de la formación en referencia a la decisión alemana de conceder créditos sin límite para ayudar a las empresas afectadas. "El estado de alarma no debe servir solo para cerrar el país y sacar a los militares a las calles, sino también para poner en el centro a la gente que va a sufrir las consecuencias de una nueva crisis", añaden estas mismas fuentes.

"El estado de alarma debe servir también para poner en el centro a la gente que va a sufrir las consecuencias de una nueva crisis"

El paro, los desahucios, el cierre de negocios o la marcha de jóvenes formados para trabajar en el extranjero vuelve a colear en el imaginario de Podemos y Pablo Iglesias acudió al Consejo de Ministros de este sábado con el traje de asaltar los cielos, el mismo que lo acompañó durante la primera fase del partido tras su fundación. Incluso vuelven a escucharse eslóganes y relatos similares a los de aquellos tiempos: "Hay una parte del Gobierno que defiende priorizar la macroeconomía, el Ibex35 y la banca y otra que quiere priorizar a los parados, trabajadores familias y autónomos", máxime cuando las grandes empresas preparan ya una avalancha de ERTEs, explicaba este diario una fuente del partido morado. Rescatar a las personas antes que a los bancos, se decía en el 15-M.

El presidente del Gobierno se encuentra entre dos bloques, que no se dividen precisamente entre socialistas y morados, sino que son heterogéneos y deberá elegir. Tiene menos de 48 horas. La apuesta de Unidas Podemos es de máximos y desde la formación aseguran a este diario que no van a arredrarse. El momento es excepcional, ya no solo en lo sanitario y socioeconómico, sino también en lo político. En las próximas se traslucirá ya públicamente: la dirección del partido ha decidido en esta apuesta cercana al todo o nada a visibilizar públicamente sus discrepancias y exigencias.

El momento es excepcional, no solo en lo sanitario y socioeconómico, también en lo político

Si el Consejo de Ministros del sábado se alargó, reconocen desde Podemos, fue porque Iglesias acudió a defender "a muerte" en lo que cree su partido y "la propia esencia del programa de gobierno pactado. En esa posición está todo el espacio de Unidas Podemos", concluyen. Su objetivo, dicen, pasa por "evitar que las familias trabajadoras carguen sobre sus espaldas las consecuencias de la crisis".

Llevar la presiones de los últimos días a la esfera pública, exigiendo así al Gobierno del que forman parte que "adopte y priorice medidas económicas y sociales" a través de políticas monetarias expansivas "para afrontar estas medidas con garantías". El ejemplo de Merkel no es baladí, tanto por su color político como por sus iniciativas. En plenas negociaciones para la formación del Gobierno de coalición, un dirigente de Podemos respondía a este diario, ante la pregunta de qué harían si se presentase una recesión económica en línea con los indicadores de aquel momento que "nosotros no vamos a estar en el Gobierno para aplicar recortes o hacer políticas que no vayan en la dirección de proteger a la gente". En términos similares se expresaron después más miembros del partido. Ahora, esa máxima parece cobrar todo el sentido.

Yolanda Díaz (Trabajo): "Esta emergencia debe ser un paréntesis temporal en la actividad y no una nueva crisis para las mayorías"

El estado de alarma también ha entrado de lleno en el Ejecutivo de coalición. Unidas Podemos se mantendrá en su posición de requerir que se garanticen lo que consideran derechos básicos e indispensables, tanto durante lo que dure la crisis sanitaria como después con la económica. Para ello buscan que se establezca un plan de ayudas para aquellos que por despidos, cierre de negocios o falta de actividad entre los autónomos no puedan hacer frente al pago de hipotecas de sus alquileres -el BNG ya ha pedido una moratoria-, que se ponga el foco en la atención a las personas más vulnerables, como los ancianos, garantizar los suministros básicos en todos los hogares que no puedan hacer frente al pago de las facturas, o asegurar las condiciones de todos aquellos que tengan que trabajar durante estos días de cuarentena -no solo personal sanitario- para reducir el riesgo de contagio.

Inversión pública y flexibilidad con la regla de gasto. "La salud es más importante que el pago de los intereses a las entidades financieras", explicaba el diputado y dirigente de IU Enrique Santiago antes del Consejo de Ministros a través de las redes sociales, a lo que añadía: "Necesitamos blindar los servicios sociales". La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, expresaba este mismo mediodía a través de Twitter que "el siguiente paso es hacer frente a la paralización de la actividad económica y laboral", concluyendo que "esta emergencia debe ser un paréntesis temporal en la actividad y no una nueva crisis para las mayorías".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
55 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios