PP y Ciudadanos se alejan de Vox (y de Álvarez de Toledo) y estarán en el 8-M
  1. España
LOS POPULARES RECTIFICAN SU ESTRATEGIA

PP y Ciudadanos se alejan de Vox (y de Álvarez de Toledo) y estarán en el 8-M

Mientras PP y Cs coinciden en participar en el 8-M y no dejar que la izquierda patrimonialice el día, el grupo popular se molesta con su portavoz por postulados que coinciden con los de Vox

Foto: PP y Ciudadanos se alejan de Vox (y de Álvarez de Toledo) y estarán en el 8-M
PP y Ciudadanos se alejan de Vox (y de Álvarez de Toledo) y estarán en el 8-M

El 8 de marzo se ha convertido en un día clave en el calendario social, pero también en el político. La relación del feminismo y las formaciones de la derecha siempre ha sido complicada, y los actos que rodean al Día Internacional de la Mujer han generado algunas tensiones en los últimos años. PP y Ciudadanos ya criticaron el pasado 8-M la “patrimonialización” que la izquierda hace del movimiento. Los populares se desmarcaron de las manifestaciones convocadas para ese día y no acudieron; mientras que el partido naranja decidió estar aunque desmarcándose por completo del manifiesto aprobado por el colectivo que clamaba, entre otras cuestiones, “contra el orden capitalista”.

En esta edición, los dos partidos estarán. El PP ha rectificado su estrategia y enviará a una delegación del partido a la principal concentración de la capital. El giro es evidente y ya cuenta con una cabeza visible. La vicesecretaria de Política Social, Cuca Gamarra —que pertenece al núcleo duro de Pablo Casado—, está siendo la encargada de explicar la nueva visión de la formación conservadora.

Gamarra, que se declaró abiertamente “feminista” este martes en un programa de TVE, dejó claro que “las cosas evolucionan, igual que los contextos”, y aseguró que en un asunto como la igualdad lo último que pueden consentir desde las filas populares es la división.

Foto: Álvarez de Toledo marca distancia con el PP y agita el 8-M: "Soy feminista amazónica"

Un posicionamiento que coincide ampliamente con el de Ciudadanos, y que choca por completo con Vox (que cuestiona incluso la iluminación de color violeta en la fachada del Congreso) y con su propia portavoz parlamentaria en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, que se consolida como verso suelto en los cuadros del PP. El mismo día en que Gamarra defendía “el siglo de las mujeres” y el papel que han de reivindicar ante una igualdad que no termina de llegar, Álvarez de Toledo dejaba claro que ella no participará en ninguna manifestación y que el único feminismo con el que se identifica es el “amazónico”.

El PP seguirá defendiendo que no puede haber una división “entre mujeres buenas y malas” en función de lo que decidan hacer el 8-M, “y que ir a la manifestación está igual de bien que no ir”. Sin embargo, en esta ocasión entienden que deben adaptarse a la situación actual y que la izquierda no puede continuar arrogándose el éxito de las iniciativas reales que trabajan por la igualdad entre hombres y mujeres. “Vamos a ir como han estado cientos y cientos de representantes del PP de manera personal, igual que votantes”, explicaba Gamarra.

La vicesecretaria de Política Social del PP, Cuca Gamarra. (EFE)
La vicesecretaria de Política Social del PP, Cuca Gamarra. (EFE)

El descontento en el grupo parlamentario a raíz de las últimas declaraciones de Álvarez de Toledo no hace más que crecer. Si hace dos días incendió el partido por unas declaraciones contra La Sexta, su crítica cerrada hacia el 8 de marzo —“que en muchos casos se identifica con una protesta enfadada y pesimista contra una presunta cultura machista”, llegó a decir este martes en el Congreso— no ha sentado nada bien dentro del equipo parlamentario.

Porque muchos de sus dirigentes entienden que el PP debe sacar pecho de los logros que anteriores ejecutivos con sus siglas han llevado a cabo y, sobre todo, que el feminismo no es una bandera única de la izquierda. Consideran que las declaraciones de la portavoz pueden ser malinterpretadas y que, en parte, se acercan más a postulados de Vox en una cuestión en la que quieren diferenciarse por completo.

El partido de Santiago Abascal no solo no estará en la manifestación del domingo, sino que encabezará un acto paralelo en la plaza de Vistalegre. La principal dirigente de Vox en el Congreso, Macarena Olona, cargó abiertamente contra el llamado “feminazismo” que considera que “incita el odio” contra su partido político. La portavoz del partido de ultraderecha en el Congreso anunció que el acto del domingo será “una concentración de españoles” en defensa de la igualdad “sin distinción de género” —a pesar de ser el Día de la Mujer— y que pedirá “una ley de violencia intrafamiliar” —sin mencionar la violencia específica contra las mujeres—. La ciudad de Madrid, sin ir más lejos, no tiene este año declaración institucional (se requiere la unanimidad de los partidos) al impedir el grupo que encabeza Javier Ortega Smith un texto que incluía una condena expresa del "negacionismo de la violencia de género".

Rivera y las principales dirigentes del partido presentaron el decálogo sobre feminismo liberal el pasado marzo de 2019. (EFE)
Rivera y las principales dirigentes del partido presentaron el decálogo sobre feminismo liberal el pasado marzo de 2019. (EFE)

En cuanto a Ciudadanos, el partido ya ha avanzado que habrá una delegación de dirigentes en la concentración madrileña (Arrimadas no estará, por su embarazo) y en otras que se celebrarán, como es el caso de Sevilla, con la consejera de Igualdad de la Junta, Rocío Ruiz. La presencia institucional naranja estará en todas las comunidades en que gobiernan. La vicealcaldesa de la capital, Begoña Villacís, mostró el camino: "Lo que no voy a permitir es que me digan dónde puedo o no puedo estar".

Ya el año pasado, a pesar del polémico manifiesto lanzado por el colectivo organizador, sus principales dirigentes —Inés Arrimadas, la propia Villacís y Patricia Reyes, que entonces era la responsable de Igualdad en el partido— decidieron acudir. Fue el mismo año en que bautizaron el llamado 'feminismo liberal', rotulado en una pancarta propia con la que recorrieron las calles de Madrid. El posicionamiento sigue siendo el mismo: “Hay diferentes maneras de entender el feminismo. Nosotras luchamos por la igualdad real y no por decir portavozas”, defendieron entonces y lo hacen ahora. Este miércoles, de hecho, los diputados Edmundo Bal y Sara Giménez (actual portavoz de Igualdad) registrarán una ley de medidas de desarrollo del pacto de Estado contra la violencia machista.

Partido Popular (PP) Día Internacional de la Mujer Pablo Casado Violencia de género Ciudadanos
El redactor recomienda