ACUDIÓ TANTO EN 2009 COMO EN 2015

El 'síndic de greuges' dice que no sabía quién pagaba sus viajes a las finales de Champions

Anticorrupción sostiene que los desplazamientos fueron abonados por Jordi Soler, imputado en la causa del 3% ante la sospecha de que ayudó a ocultar mordidas a CDC a cambio de obra pública

Foto: El Síndic de Greuges de Cataluña, Rafael Ribó. (EFE)
El Síndic de Greuges de Cataluña, Rafael Ribó. (EFE)

El Síndic de Greuges Rafael Ribó, cargo equivalente al del defensor del pueblo en Cataluña, ha tratado de justificar este martes ante la Audiencia Nacional sus viajes a las finales de la Liga de Campeones de 2009 y 2015, desplazamientos que fueron pagado por el empresario Jordi Soler, imputado en la causa del 3%. El Ministerio Público pide investigar a Ribó por cohecho impropio porque no tenía "relaciones de amistad o afecto con Soler", acusación de la que el defensor del pueblo catalán ha tratado de escabullirse diciendo que en aquel momento no sabía quién pagaba los viajes y que en 2015 ofreció sufragarlo de su propio bolsillo, explican fuentes jurídicas.

El pasado 24 de enero, el magistrado de la Audiencia Nacional José de la Mata acordó imputar por estos hechos a Soler y dio traslado de las actuaciones al propio Síndic de Greuges: al gozar de la condición de aforado, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña sería el órgano competente para proceder a la imputación de Ribó, pero el juez quiso darle la oportunidad de personarse antes en la causa, como ha ocurrido este martes. En su comparecencia, Ribó ha tenido que responder a Anticorrupción, que apunta a que el viaje de 2015 tuvo un coste total de 39.300 euros y se facturó a nombre de tres empresas de Soler, todas ellas bajo la lupa de la Audiencia Nacional ante la sospecha de que ayudaron a ocultar mordidas a CDC a cambio de obra pública.

El fiscal José Grinda ha recordado además a Ribó que, tras el viaje de 2009, invitó a comer en un restaurante a varias personas, entre ellas Soler, pero el defensor del pueblo ha asegurado que no lo hizo por el viaje a la final de la Champions. Cuando se le ha preguntado por otra cena que mantuvo después de 2015 con el empresario, Ribó ha matenido una línea similar: reconoce la misma, pero dice no acordarse de si se produjo en su casa o en la del ex diputado de Convergència, Ramón Camp.

En cuanto a la invitación de 2015, a la que se sumó su entonces pareja, el defensor del pueblo catalán ha afirmado que en un primer momento adquirió dos entradas al Barça y que después le ofrecieron otras dos, lo que le llevó a poner las que le sobraban a disposición del grupo con el que había acudido a la final de 2009. Según ha asegurado, la situación cambió después de que su hija le pidiera ir al partido, decisión por la que recompró una de ellas por alrededor de 1500 euros a Camp mediante una transferencia bancaria que se ha comprometido a presentar ante el juzgado. Otro de los documentos que supuestamente va a entregar es un correo electrónico que envió a Camp después del viaje de 2015, mensaje en el que planteaba la posibilidad de pagar sus costes, los de su entonces mujer y los de su hija.

El pasado 3 de febrero, Soler ya declaró como investigado en la Audiencia Nacional y admitió que fletó un avión en el que viajaron Ribó, su pareja y su hija para acudir a la final de Champions de 2015 en Berlín. También reconoció que sufragó ese viaje con dinero de sus empresas, pero aseguró que nunca tuvo ninguna compensación contractual por parte de la Sindicatura de Greuges, aspecto en el que Ribó ha insistido este martes: los contratos públicos dependen de la Generalitat.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios