al límite de que se cumpla el plazo

Torra deja en manos del Síndic de Greuges la retirada del lazo amarillo del Palau

Así lo habría acordado el Govern en una reunión mantenida este martes. El 'president' habría dejado en manos de los 'consellers' la decisión de retirar los símbolos independentistas

Foto: Vista del cartel reclamando la libertad de los líderes independentistas presos y un lazo amarillo en la fachada del Palau de la Generalitat, este martes. (EFE)
Vista del cartel reclamando la libertad de los líderes independentistas presos y un lazo amarillo en la fachada del Palau de la Generalitat, este martes. (EFE)

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, se escudará en un informe del Síndic de Greuges -el defensor del pueblo catalán- para retirar el lazo amarillo que hay en la fachada del Palau de la Generalitat, según acordó este martes la portavoz, Elsa Artadi, tras la reunión del Consell Executiu en donde se tomó esta decisión. De esta manera, Torra amaga con desobedecer pero en realidad está preparando el terreno para acatar el ultimátum de la Junta Electoral Central, que le daba hasta este martes a las cinco de la tarde para retirar el lazo gigante y su pancarta por entender que se rompía la neutralidad política exigible a las instituciones en período electoral.

Torra hizo de la retirada del lazo amarillo una cuestión de principios. Sin embargo, todo apunta a que al final acabará cediendo ya que dio libertad a las consellerias para hacer lo que crean necesario con la retirada de sus respectivos lazos amarillos y otras muestras de apoyo a los políticos encausados en el Tribunal Supremo por los denominados 'hechos de octubre'.

Quim Torra actuará en función de lo que le diga el Síndic de Greuges, que preside Rafael Ribó. Pero no se espera que este organismo le anime a desafiar a la Junta Electoral Central.

Según adelantó Elsa Artadi, "el president Quim Torra informó a los miembros del Govern de su decisión de mantener la pancarta en el Palau. El 'president' entiende que esto preserva la libertad de expresión". A pesar de esta declaración, la portavoz no detalló cuánto durará esta firmeza del 'president', que está a expensas de cuándo el Síndic de Greuges entregue su dictamen.

Fuentes del Palau explicaron que Torra llevaba dos días reuniéndose con tuiteros independentistas para valorar qué hacer con el ultimátum de la Junta Electoral. Es significativo que no se haya pedido a los Servicios Jurídicos de la Generalitat su opinión al respecto, lo que pondría indicar que el propio Torra ve perdida esta batalla del lazo.

Libertades en peligro

Artadi justificó la petición del informe "para ver cómo lo ve la institución que vela por los derechos y libertades, y se seguirán las recomendaciones de esta institución propia", apuntando que se trataba de un acto de soberanía.

Para Elsa Artadi, las libertades en Cataluña están amenazadas y como prueba aporta que "estamos viendo muchas anomalías. La misma Junta Electoral que pide marcar las personas con discapacidad si habían ido a votar condicionadas o no, tiene dos miembros en el TS que juzga a los presos políticos. La deriva de limitación de derechos es evidente".

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios