VIAJE PRIVADO EN UN FALCON POR 39.900 EUROS

El avión y las facturas del vuelo vip de Ribó a Berlín para ver al Barça, pagados por el 3%

La Guardia Civil aporta al sumario del 3% los documentos y facturas del viaje a la final de la Champions de 2015 que un constructor imputado por corrupción pagó al polémico 'síndic de greuges'

Foto:

El 'síndic de greuges' o defensor del pueblo catalán, Rafael Ribó, que la semana pasada culpó de los problemas de la sanidad catalana a los enfermos que se desplazan desde otras comunidades autónomas, llegó al aeropuerto de El Prat con su hija Anna a primera hora del 6 de junio de 2015. Aquella mañana, en la pista, les esperaba un lujoso Dassault Falcon 900 EX con matrícula OE-IMI, el mismo avión que utilizan el Gobierno y la Casa Real para desplazarse, aunque con algunas modificaciones para aumentar su autonomía hasta los 8.300 kilómetros. Ribó se subió al aparato con su hija, menor de edad. A las 12 en punto del mediodía, despegó de Barcelona, y dos horas y cuarto después ya había aterrizado en el aeródromo alemán de Neuhardenberg, a 70 kilómetros al este de Berlín.

Un autobús los recogió para trasladarlos al estadio olímpico de la capital germana. A las 20:45, el FC Barcelona disputaba la final de la Champions contra la Juventus de Turín. La familia Ribó había conseguido entradas gratis para animar en directo a Messi, Neymar, Iniesta, Busquets, Piqué, Luis Suárez y el resto de estrellas del conjunto 'blaugrana'. El Barça ganó 1-3 y levantó el trofeo. El antiguo dirigente del Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC) y, más recientemente, de Iniciativa per Catalunya Verds, pudo celebrarlo en el campo, pero no pudo entretenerse demasiado.

Minutos después de que acabara el encuentro, Ribó y su hija emprendieron el regreso a Cataluña. El Dassault Falcon 900 EX despegó de Neuhardenberg a la 1:30 del 7 de junio y llegó a la Terminal de Aviación Corporativa de El Prat ya entrada la madrugada, a las 3:40. Durante el tiempo que estuvo en el aire, el defensor del pueblo catalán pudo saborear la victoria de su equipo con un 'catering' vip y un servicio de bar. No pagó ni un euro. Los 39.900 euros que costaron los vuelos de ida y vuelta fueron costeados por Grup Soler, una constructora catalana que presuntamente entregó a fundaciones de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) más de 600.000 euros a cambio de al menos ocho adjudicaciones públicas. Solo una de ellas alcanzó los 2,8 de millones de euros.

Los detalles del desplazamiento a la final de la Champions 2015 del 'síndic de greuges' y su hija, así como las facturas del viaje que abonó el presidente de Grup Soler, Jordi Soler Paredes, han sido incorporados recientemente a la llamada causa del 3%, en la que está imputado el empresario por la presunta financiación ilegal del actual JxCAT. La presencia de Ribó en esa expedición se conoce desde abril, pero la Guardia Civil ha incorporado al sumario nueva documentación que habría sido facilitada por la compañía que gestionó los vuelos, Air Charter Service SL, con nuevos detalles sobre el regalo que recibió el defensor del pueblo catalán, uno de los cargos más representativos en el esquema institucional de la Administración catalana.

Su salario es un buen indicador. Ribó tiene asignado un sueldo anual bruto de 130.000 euros, un 55% más de lo que percibe el presidente del Gobierno español. Además, recibe una asignación para gastos relacionados con el ejercicio de su cargo. Su adjunto cobra 110.000 euros, más que un consejero de la Generalitat. Y por si fuera poco, tiene a su disposición una plantilla integrada por 22 asesores, 22 técnicos, 14 administrativos y nueve empleados de apoyo. En total, su organismo recibe de los presupuestos 6,3 millones de euros al año.

Ribó no habría tenido problemas para pagarse un billete a Berlín, pero prefirió ahorrarse ese dinero. Entre los nuevos documentos sobre los vuelos a la final de la Champions, figura la lista completa de pasajeros que lo acompañaron. Aparecen el exdirector de Infraestructures.cat Josep Antoni Rosell, presunto responsable de gran parte de los amaños orquestados por la formación de Artur Mas y Carles Puigdemont; Francesca Guardiola, hermana del exentrenador del Barça Pep Guardiola, que en ese momento era directora general de Relaciones Exteriores de la Generalitat; su pareja, Ramón Camp, un histórico de Convergència que pasó por el Congreso y el Senado y llegó a ocupar un asiento en el CGPJ; un empresario del sector de los seguros, Josep Santasusana; Teresa Planas Vila, directora de Servicios de Edificación y Logística de la Diputación de Barcelona, otro de los organismos que están bajo la lupa de la Justicia por presuntos delitos de corrupción relacionada con el actual JxCAT, y el propio Jordi Soler, que acudió acompañado por un hijo. En total, 14 pasajeros, según los documentos a los que ha tenido acceso El Confidencial.

Ribó ha admitido su presencia en la comitiva y, también, que los gastos fueron efectivamente asumidos por el constructor. El sumario revela que este utilizó hasta tres mercantiles distintas —Soler Global Service SL, Electromecánica Soler SL y 1953 Grup Soler Constructora SL— para pagar los 39.900 euros con el objetivo de que la suma no levantara sospechas. La Guardia Civil ha localizado hasta los comprobantes de las transferencias que realizó para saldar la deuda con Air Charter Service SL.

Con todo, a pesar de la contundencia de las informaciones, Ribó, que lleva 15 años en el cargo y es conocido por su proximidad al independentismo —el expresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) Jordi Sànchez formó parte de su equipo hasta 2015—, afirmó el pasado septiembre en una comparecencia en el Parlament que no contemplaba presentar su dimisión por estos hechos. Acudió a la cámara legislativa forzado por los partidos de la oposición, aunque logró que la sesión tuviera lugar en una comisión y no en el pleno. Ribó dijo que el asunto tenía una “dimensión básicamente personal” y negó haber tenido ninguna participación en los contratos amañados por la trama del 3%.

La semana pasada, Ribó olvidó de nuevo la neutralidad que se le presupone con unas polémicas declaraciones en una entrevista concedida a la Cadena SER. El defensor del pueblo catalán salió en defensa del Gobierno de Quim Torra asegurando que no hay motivos para reprocharle nada en la gestión de las listas de espera en Cataluña, que se han disparado en los últimos meses. El problema no era culpa del Ejecutivo de Torra, según Ribó, sino de los ciudadanos que se desplazan a la comunidad desde otros puntos de España.

“La sanidad de Cataluña es una sanidad excelente, se lo puedo asegurar. La prueba es que vienen de otras comunidades autónomas a operarse a Cataluña. Yo no sé si esta es la lista de espera más larga, depende de cómo la enfoquemos. Pero lo que sí le puedo garantizar es que uno de los déficits de la sanidad pública de Cataluña es que tiene un sobrecoste con la gente que viene a Cataluña a operarse”, aseguró el 'síndic de greuges'. No tardaron en aparecer informaciones que demostraron que esa explicación carecía de la más mínima base objetiva.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
55 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios