ENCUESTA METROSCOPIA PARA EL CONFIDENCIAL

Feijóo retiene una ajustada mayoría sin Vox y el BNG disputa al PSOE la segunda plaza

A ocho domingos de las elecciones, el escenario es de todo o nada para el PP, que inicia la carrera electoral desde una posición de mayor debilidad que la lograda hace cuatro años

Foto: El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en un tractor de grandes dimensiones el pasado lunes durante la visita a una explotación ganadera. (EFE)
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en un tractor de grandes dimensiones el pasado lunes durante la visita a una explotación ganadera. (EFE)
Adelantado en

Alberto Núñez Feijóo conservaría la mayoría absoluta en las próximas elecciones gallegas del 5 de abril, aunque con el escaso margen de un escaño (39 asientos y el 46,6% de los votos). Vox y Ciudadanos se quedarían lejos de alcanzar la barrera del 5% de votos necesarios para obtener representación, mientras que el bloque de la izquierda avanza posiciones al sumar dos escaños más respecto a los anteriores comicios autonómicos (escalando de los actuales 34 a 36 y el 47% de los votos). La correlación de fuerzas entre los actores del bloque que aspira a sumar fuerzas para arrebatar la Xunta al Partido Popular se reconfigura con el PSOE liderando la alternativa (16 escaños), seguido de cerca por el BNG (14), que crece a costa del intenso descenso del espacio de la confluencia gallega de Unidas Podemos, Galicia en Común (6), todavía sin candidato oficial.

A ocho domingos de que se produzca la cita electoral, la encuesta de Metroscopia que publica El Confidencial señala que hay partido en un escenario de todo o nada para el PP, que inicia la carrera electoral desde una posición de mayor debilidad que la lograda hace cuatro años. O mayoría absoluta revalidando un plácido cuarto mandato de Feijóo como presidente de la Xunta o vuelco electoral con un Gobierno tripartito de izquierdas que lideraría el socialista Gonzalo Caballero mirándose al espejo del Gobierno de coalición en el Estado.

Los negativos resultados de Cs y Vox en la encuesta de un millar de entrevistas telefónicas realizadas los días inmediatos a que se confirmasen las fechas de las elecciones dejan sin margen a los populares para apoyarse en el centro o a su derecha, como ocurre en otras comunidades con menos peso identitario. Cualquier pérdida de votos de los populares que no rentabilicen otras formaciones políticas del espacio de centro derecha, puede llevar a un cambio de titularidad en el Pazo do Hórreo.

Ciudadanos apenas supera el 1% de los votos y el partido liderado por Santiago Abascal se quedaría con el 2,7%, unos resultados muy inferiores a los que obtuvieron en esta misma comunidad en los comicios generales de hace apenas tres meses (7,8% en el caso de Vox y 4,3% en el de Cs) como efecto del voto dual y del voto útil. Este último incluso podría incrementarse en favor del PP si durante la campaña se observa entre el electorado conservador el riesgo a una alternativa progresista y nacionalista. "Cuando hay una dualidad entre identidad y poder, el votante se decanta por lo segundo y en este caso las opciones son Gobierno del PP o tripartito. En las generales, en cambio, el votante de derechas apenas tenía expectativas de cambio ni de poder y se decantó por las opciones con las que más se identificaba", explica el investigador principal de Metroscopia José Pablo Ferrándiz. Feijóo no encuentra sentido en concurrir conjuntamente con Ciudadanos a las elecciones con una nueva marca.

La volatilidad entre el votante de derechas, que duda entre PP, Vox o Ciudadanos es así escasa, de apenas 40.000 votantes. Todo lo contrario de lo que ocurre en el bloque de las izquierdas, que además las tres fuerzas tienen opciones de representación al superar la barrera electoral que Manuel Fraga elevó en 1992 del 3% al 5% de los votos válidos en cada provincia. El flujo de votos entre PSOE, BNG y Galicia en Común, la confluencia gallega de Unidas Podemos, supera en cambio los 200.000. Un trasvase que se juegan principalmente entre BNG y Unidas Podemos, a favor de los primeros.

Los soberanistas gallegos, de hecho, experimentan un acelerado crecimiento de seis a 14 escaños, principalmente a costa de los morados, quienes todavía no han oficializado ni la marca, ni el candidato -cuyo favorito es el portavoz en el Congreso de Galicia en Común Antón Gómez-Reino- y mantienen en el aire la confluencia con el partido Anova que fundó Xosé Manuel Beiras.

El portavoz de Galicia en Común en el Congreso, Antón Gómez-Reino. (EFE)
El portavoz de Galicia en Común en el Congreso, Antón Gómez-Reino. (EFE)

La resurrección del BNG con Ana Pontón al frente, acercándose a los históricos resultados que obtuvo con Beiras como candidato en 1997 (18 escaños) y 2001 (17), coincide con su entrada en el Congreso y el posterior acuerdo de investidura con un completo plan de inversiones para Galicia que arrancaron al PSOE a cambio de la investidura. Sin embargo, no es el único dato de la encuesta esperanzador para los nacionalistas gallegos.Son la primera opción política entre el electorado más joven (el nacido en la década de los 90), con un 29% de intención directa de voto, por lo que se sitúa como alternativa de futuro.

La participación será una de las claves, con una mayor indecisión entre el electorado del bloque alternativo al PP. La participación estimada hoy por hoy es inferior en seis puntos a la de hace cuatro años, pero atendiendo a la serie histórica existen amplias probabilidades de que aumente, pues en las cuatro últimas citas autonómicas se ha mantenido estable en el entorno del 64%.

Si bien el PP está a solo dos escaños de perder la mayoría absoluta, la marca gallega de los populares es la que muestra una mayor fortaleza electoral. Además de contar con la mayor fidelidad de voto de todos los partidos -el 73% de quienes le votaron en 2016 repetirían ahora su voto-, es el que menos fuga de votos sufre en dirección a otros partidos (apenas el 5%). Un fuerte contraste respecto a lo que le sucede a la marca PP en otras regiones.

Los socialistas gallegos, por su parte, se consolidan como líderes del bloque alternativo mejorando 2,2 puntos (del 17.9 al 20.1%) y dos escaños su resultado de hace cuatro años. BNG y Unidas Podemos intercambiarían papeles con respecto a los últimos comicios. La confluencia lograría el 8.4% de los votos y seis diputados, precisamente el mismo porcentaje y el mismo número de escaños que el BNG hace cuatro años.

Ficha técnica

-Universo: población con derecho a voto en las elecciones autonómicas de Galicia.

-Técnica y diseño muestral: entrevistas telefónicas a partir de cuotas de sexo, edad y tamaño de municipio.

-Trabajo de campo: sondeo realizado entre el 11 y el 12 de febrero de 2020.

-Tamaño muestral: 1.000 entrevistas telefónicas.

-Margen de error de muestreo: ± 3.2 puntos.

-Instituto responsable de la investigación: Metroscopia.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios