dos diputados abandonan el partido

Vox se rompe en Ceuta tras la publicación de mensajes islamófobos de sus responsables

El auge de la ultraderecha en la ciudad, cuya población es mitad musulmana, pone en peligro la convivencia y obliga al PP a replantearse sus alianzas

Foto: Los diputados de Vox en la Asamblea de Ceuta María del Carmen Vázquez (i) y José María Rodríguez. (EFE)
Los diputados de Vox en la Asamblea de Ceuta María del Carmen Vázquez (i) y José María Rodríguez. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura5 min

No todos los días alguien que ha conseguido un acta de diputada autonómica siendo candidata de Vox tacha al partido que la incluyó en la lista de “islamófobo”, “maquiavélico” y de tener también “mucha maldad incluso premeditadamente”. Eso es lo que hizo este lunes Carmen Vázquez al anunciar su dimisión de Vox, aunque mantendrá su escaño como diputada en la Asamblea de Ceuta.

Carmen Vázquez tomó esa decisión, junto con su compañero de partido José María Rodríguez, tras constatar que la formación ultraderechista es “opaca” y es “una dictadura” en la que impera el “caciquismo”. Previamente, mantuvieron conversaciones con la dirección del partido. La gota que colmó el vaso de su paciencia fueron los mensajes intercambiados por los responsables locales de Vox en tres chats internos de WhatsApp (Gestora Vox Ceuta, Grupo Parlamentario y Comité Estratégico).

“De momento, la batalla la vamos a plantear en el terreno electoral, pero tal y como están las cosas de mal, no es para nada extraño que al final haya que combatir militarmente”, escribió, por ejemplo, Juan Sergio Redondo, presidente de Vox en Ceuta, en un mensaje reproducido por 'El Foro de Ceuta' y cuya autoría no ha desmentido. “Os aseguro que esta gente, en breve, si no aceptamos su visión islamizante, empezará a tratarnos como ocupantes, algo así como a los israelíes”, añadió.

“La Tercera Guerra Mundial tendrá que empezar algún día y será contra el islam”, le respondió Francisco José Ruíz, policía nacional en excedencia, porque ahora es diputado de Vox en la Asamblea de Ceuta. Ambos también arremetieron contra la Fiesta del Sacrificio, una de las más importantes del islam, mientras que Yolanda Melero, que fue candidata al Senado por Vox en las elecciones de abril, ironizaba sobre la Gran Cruz de la Orden del Mérito de la Guardia Civil, otorgada en septiembre por el ministro Fernando Grande-Marlaska al general Mohamed Haramou, que manda la Gendarmería marroquí. “Miremos el lado positivo: le hemos puesto una cruz a un moro”, escribió.

“Si aquí el 50% de la población es musulmana, eso hay que respetarlo mal que les pese”, comentó Carmen Vázquez durante la rueda de prensa. La diputada ceutí se confesó “muy de derechas”, pero ante “esas barbaridades” optó por romper con Vox, un partido en el que entró porque la llamaron “porque necesitaban mujeres”. “No sabía dónde me estaba metiendo”, reconoció. Esa experiencia ha sido, según ella, uno de los peores momentos de su vida.

Tendrá, probablemente, que pasar otros malos ratos. “Los traidores me tendrán personalmente enfrente, sin tregua ni cuartel”, anunció en Twitter Carlos Verdejo, portavoz de Vox en la Asamblea de Ceuta. “Esas actas usurpadas no son vuestras, son de Vox. Prepararos para lo que se os viene encima en cada pleno”, advirtió.

La ruptura de Vox también complica la gobernanza de la ciudad. Su presidente, Juan Jesús Vivas (PP), perdió la mayoría absoluta en las elecciones de mayo y logró la investidura gracias a la abstención del PSOE, con el que mantuvo una estrecha colaboración hasta finales del otoño. Para sacar adelante los Presupuestos, ha buscado, sin embargo, la colaboración de Vox, que ahora solo dispondrá de cuatro diputados tras la salida de Vázquez y Rodríguez. La actitud del presidente contrasta con la del presidente de Melilla, Eduardo de Castro (Ciudadanos), que repite que no está dispuesto ni siquiera a recoger con Vox billetes de 500 euros.

Vox se convirtió, en las elecciones legislativas de noviembre, en el primer partido de Ceuta. Arrebató su escaño al Congreso al PSOE. Su auge conlleva riesgos para la convivencia en una ciudad en la que, según el Observatorio Andalusí, hay 37.000 musulmanes sobre un total de 85.000 habitantes. La concordia interconfesional ya ha saltado por los aires en algunas ocasiones, como en 2006, cuando unos policías locales profirieron desde una chirigota insultos a la comunidad musulmana.

El partido sostiene que las acusaciones de islamofobia siguen los dictados de la izquierda

Vox respondió con un duro comunicado contra los salientes. "Vázquez y Rodríguez comenzaron a distanciarse de la línea de Vox tras no ver cumplidas sus aspiraciones de dar el salto a la política nacional. Desde el mes de abril, la conducta de estos dos cargos electos se distanció de la línea política de esta formación, en un claro desafío a la dirección nacional y traicionando a los votantes que les habían concedido su confianza". Según el partido, entonces "empezaron a difamar y criticar a la dirección del partido en la provincia intentando generar una ruptura del partido en Ceuta" y empezaron a negociar con otras formaciones políticas.

El partido critica en su nota que Vázquez y Rodríguez no entendían qué era Vox. "Han dejado clara su distancia con Vox al señalar que el partido no ha funcionado de manera asamblearia, dejando clara su ignorancia sobre el modelo de partido político por el que se han presentado, y no han dudado en comprar los argumentos de la izquierda cuando Vázquez ha asegurado que la dirección de Vox 'es islamófoba".

Manuel Hernández, secretario general del PSOE de Ceuta, hizo ayer un llamamiento “a la calma, a la mesura y a la moderación en pos de mantener la convivencia en Ceuta”. “(…) nunca imaginamos que podrían llegar tan lejos”, añadió refiriéndose a los comentarios de los responsables del partido ultraderechista desvelados por los dos disidentes.

El Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía, una de las dos formaciones musulmanas con representación en la Asamblea de Ceuta, anunció, por su parte, que llevará los mensajes de Vox a la Fiscalía para que “actúe y depure cualquier tipo de responsabilidades”. Fatima Hamed, la lideresa del partido, los tachó de “islamófobos y racistas” porque “destilan odio hacia la comunidad musulmana”.

Mohamed Ali, que encabeza el partido Caballas, instó, por su parte, a Juan Jesús Vivas a buscar una mayoría alternativa para aprobar sus Presupuestos, porque los que se dispone a sacar adelante con la colaboración de Vox “están impregnados de odio y de fascismo”. De las principales formaciones de Ceuta, solo el PP no se ha pronunciado.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios