POLÉMICA PROPUESTA DEL GOBIERNO

Rufián apoya el nombramiento de Delgado para que cambie la orientación de la Fiscalía

El líder de los republicanos en el Congreso se muestra esperanzado respecto a que la exministra de Justicia haga "más justa y decente" a la Fiscalía de cara a las causas judiciales pendientes

Foto: El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, bajo la mirada de Pedro Sánchez (d), durante la sesión de investidura. (EFE)
El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, bajo la mirada de Pedro Sánchez (d), durante la sesión de investidura. (EFE)

El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, se ha sumado a la línea de apaciguamiento marcada por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias sobre la polémica propuesta del Consejo de Ministros para que la exministra de Justicia Dolores Delgado sea la nueva Fiscal General del Estado. "No se puede juzgar a alguien antes de que empiece a ejercer su cargo", ha pedido esta mañana el líder de los republicanos en el Congreso, replicando las mismas palabras que el líder de Unidas Podemos, y ejerciendo como bombero del incendio que ha generado la propuesta. Un incendio que rápidamente ha ido extendiéndose desde las asociaciones de fiscales, que han criticado la politización del nombramiento, hasta la oposición, con el PP a la cabeza anunciando que recurrirá el nombramiento.

Sobre la mesa de Delgado estarán en el corto plazo asuntos tan delicados que afectan de lleno a ERC. Se trata de la actuación de los fiscales frente a la concesión de un régimen de semilibertad a los políticos presos del 'procés' o el seguimiento de la desobediencia que ya han anunciado el 'president' de la Generalitat, Quim Torra, y el jefe del Parlament, Roger Torrent, frente la inhabilitación como diputado del primero. A la hora de afrontar estos asuntos, Rufián ha trasladado públicamente que "le pedimos a la Fiscalía que sea justa, decente e independiente, lo que hasta ahora no ha sucedido".

Más allá de contribuir a amortiguar la polémica generada por el nombramiento, el portavoz de los republicanos ha bendecido indirectamente el nombramiento al cargar contra la actual Fiscal General, María José Segarra. "Hasta ahora hemos visto una Fiscalía absolutamente desaforada, básicamente haciendo política", ha afeado desde su defensa a la despolitización del conflicto catalán, una prioridad compartida por el nuevo Ejecutivo de coalición. Rufián se ha mostrado también esperanzado respecto a que la llegada de la exministra de Justicia a esta institución suponga un "cambio" frente a la orientación de la Fiscalía, por lo que ha avanzado que "estaremos atentos".

"Sobre todo lo que pase con el PSOE esperamos lo mejor y estamos preparados para lo peor", ha advertido dando un voto de confianza a la espera de los pasos que vaya dando el Ejecutivo. Sobre el cambio de criterio de Pablo Iglesias respecto a Delgado, puesto que su grupo parlamentario facilitó con su abstención que fuese reprobada como ministra por el Congreso, Rufián le echó un capote asegurando que "lo entiendo" porque "al final la política es cabalgar contradicciones". Iglesias ha defendido ahora el nombramiento, aunque coincidiendo con la reprobación de Delgado criticó que "alguien que se reúne de manera afable con un personaje de la basura, de las cloacas de Interior en nuestro país, debe alejarse de la vida política porque hace daño a la mayoría parlamentaria que protagonizó la moción de censura y porque no es aceptable que en este país haya ministros que sean amigos de tipejos como Villarejo".

Pedro Sánchez, por su parte, se aferró ayer a que no está incumpliendo el Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal (reformado por última vez en 2010), que señala que el responsable máximo del Ministerio Público será nombrado por el Rey, a propuesta del Gobierno, oído el Consejo del Poder Judicial, "eligiéndolo entre juristas españoles de reconocido prestigio con más de quince años de ejercicio efectivo de su profesión". "Desde el punto de vista de la experiencia, solvencia, acreditación profesional, está fuera de toda duda", defendió el líder socialista, remarcando que la oposición "está en contra de este nombramiento y de todos, incluso de los que no conoce".

Para encontrar el único precedente en el nombramiento de un ministro como fiscal general hay que remontarse a 1986, cuando Felipe González situó a Javier Moscoso en el cargo, quien ejercía el cargo de ministro de la Presidencia. Si la sombra de la duda siempre se extendió sobre este puesto, dado que es propuesto por el Consejo de Ministros y nombrado por el Rey, el hecho de que lo ostente un exministro, y además de Justicia, aumenta la posibilidad de que pueda recibir instrucciones u órdenes por parte del presidente. Delgado, además, fue elegida el 28-A y el 10-N como diputada del PSOE por Madrid.

La propuesta de Delgado para el cargo que deberá afrontar un complejo horizonte judicial en Cataluña ha puesto en pie de guerra a las asociaciones de fiscales, provocado indignación en la oposición, que tiene previsto recurrir el nombramiento porque "es atacar al Estado de derecho", y generado dudas en el sector judicial respecto a la imparcialidad que se le presupone a este cargo. Desde la Asociación de Fiscales, su presidenta, Cristina Dexeus, consideró que no es "adecuado" que "un ministro de Justicia que formaba parte de un Gobierno de un partido determinado pase a ostentar el cargo máximo de la carrera fiscal". La propuesta, dijo, le ha causado "estupor" y juzga que "es una manera muy clara de indicar" que el Gobierno quiere tener "sometida" a la Fiscalía. Algunos profetizan en esta línea que el nombramiento de Delgado "abrirá una guerra en la institución y tendrá a la mayor parte de frente".

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
39 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios